2.1.2013. Cuando redacté ayer este artículo, estaba convencido, pues así se había anunciado, que no solamente se iba a producir el incremento del 3 % en el recibo de la luz a partir del 1.1.2013, sino que también se iba a aplicar la penalización por mayor consumo, lo que supondría otro 3 % adicional. Un lector me ha informado que finalmente este último incremento no ha aparecido en el BOE. Dicho esto, y pensando que no se tardará mucho en aplicar este nuevo latrocinio a los consumidores, dejo el resto del artículo sin modificar el texto que ayer escribí, y que sí incluía ese nuevo impuesto confiscatorio de penalizar el mayor consumo, pues no creo que se tarde mucho en aplicarlo. Dicho esto, dejo a partir de este punto el texto íntegro de ayer.

 No, amigos, NO. No se trata de un error. He dicho, y lo mantengo, que a partir de hoy ha subido el recibo de la luz como míno un 6 %. Ya sé que me vais a decir que la subida ha sido “solo” de un 3 %, pero no es así. No os olvidéis de que también, a partir de hoy, ha vuelto el fantasma de la penalización por elevado consumo. Otro eufemismo para sacarnos los cuartos a los españoles por parte de las eléctricas y la habitual connivencia del gobierno, de los políticos y de la judicatura.


Este nuevo robo, hurto, asalto, latrocinio, o como queráis llamarlo, ha sido ejecutado de nuevo por el lobby de las eléctricas en dos vertientes: La llamada “subasta energética” que se realiza cada tres meses y la penalización por exceso de consumo. 
 
La primera, la “subasta” del coste de la electricidad es una tomadura de pelo ejecutada por la pillería que guía a las eléctricas. Eso de subastar el coste de la producción de la electricidad sería válido si hubiera competencia entre las compañías, pero de todos es sabido que dentro de un cártel, las decisiones se toman por consenso. Pongo un ejemplo: imaginar que eN España hubiera sido limitada por trabas y disposiciones y exigencias administrativas la cantidad de agricultores que crían melones y fueran 5 en todo el país. Los cinco venden los melones producidos a los grandes mercados del país: Mercamadrid, Mercabarna, Mercavalencia, etc. Pero como saben que tiene que haber libertad de precios, se reúnen cada tres meses para estudiar el tema de los costes de producción. En la reunión se exponen cifras, costes, etc, y pronto llegan a un acuerdo: el coste de producción de melones dirán que ha sido, en el último trimestre, de 1 euro por kilo. Además acuerdan que el coste del transporte se suba 20 céntimos por kilo de melón, y que cuantos más melones compre el mercado, los irán vendiendo más caros. Los pedidos serán de 100 en 100 melones. Después de los 100 primeros melones que compre el mercado, cada kilo de melón más lo subirán 3 céntimos de euro, para que no compren tantos, o sea, penalizar el consumo. 
Y a partir de ese momento, a vender todos al mismo precio acordado. Eso sí, dirán: es el coste de producción medio entre todos. ¿Es eso libertad de mercado? Pues lo mismo sucede con las eléctricas: se ponen de acuerdo en cuanto deben decir que han subido los costes en el último trimestre, entre ellos (yo me lo guiso, yo me lo como) y a aplicar los incrementos…Pero existe la CNE (Comisión Nacional de la Energía) que debería controlar esos costes. Efectivamente, DEBERÍA, pero o no quiere o no puede o no le dejan. 
Algunos diréis: pero esto no es mercado libre. ¿Quién ha dicho que lo haya? ¿Quién ha dicho que haya en Espala libertad de mercado eléctrico? Las eléctricas imponen su precio y se acabó. Y uno, incrédulo, va y dice: pues se denuncia. Bien, denunciamos. Recurso tras recurso, sin prisas, y mientras, incrementos aplicados. Hasta que por fin, llega al Supremo. Y la cúspide de la judicatura aplica la LEY. Y resulta que se le dá la razón a las eléctricas. 
Entonces el ciudadano (mejor dicho, “el pagano” de a pié va y dice: pues los jueces están comprados y el Supremo también…Pues no tiene por qué ser así No es necesario. Basta con haber tejido alrededor de las eléctricas una maraña de legislación atando todos los cabos habidos y por haber para que en una situación conflictiva sean ellas, las eléctricas, a las que las leyes favorezcan, Y el Superemo, en tal caso, solo hizo que aplicar la ley.
¿Quién tiene la culpa de esa legislación tan controlada por las eléctricas? Pues quien hace las leyes. O quien no las cambia. Las leyes las hace el segundo poder del Estado, que es el Legislativo. Y ese poder está en el Congreso de los Diputados. ¿Quién manda en el Congreso? Los partidos políticos. Y quién manda sobre los jueces? ¿No serán aquellos que los eligen o que permiten su elección? Pues entonces, los partidos políticos.
En una situación así, si se tuvieran los suficientes “electrones” se pondrían sobre la mesa y simplemente, con una mora verde se quita la mancha de una madura. O lo que es lo mismo: con una nueva ley se elimina, corrige o modifica el contenido de la anterior…Pero hay que pensar en el futuro inmediato, no hay que precipitarse… ¿Cuánto dura en el poder el partido político en cuestión? ¿Una o dos legislaturas? Después de tantas prebendas, coches oficiales, sueldos millonarios, jubilaciones fabulosas, ¿Cómo puede continuar la mamandurria, el pesebre? Pues muy sencillo,  fichar por una eléctrica. De esa manera, se asegura el futuro del político. A cobrar sueldos millonarios y a vivir, que son dos días… Entonces, ¿Cómo van a ser tan estúpidos esos políticos de tirar piedras sobre su propio “futuro” tejado?
La segunda parte del aumento es la penalización por exceso de consumo. Eso podría adornarse con “velar por el ahorro energético”. Hay que consumir menos, y si consumes mucho, pagarás más caro el KWh. El mundo al revés. Por dos razones. La primera es que desde 2.008 está descendiendo, por la crisis, el consumo eléctrico en España, por lo que el cártel está desesperado buscando artilugios para compensar ese descenso del consumo/ingresos. O sea que no se trata de frenar el consumo, sino de pagar más por lo que consumimos. Y consumir más es “penalizable?. El mundo al revés. Yo, pobre de mí, he creído siempre en la eficacia de la competencia para rebajar precios. Pues aquí no hay competencia. Es un cártel. Bueno, pues creo en que a mayor cantidad de compra, se obtiene mejor precio… Pues tampoco. Aquí, el mundo al revés: consumes más, y en lugar de bajar el coste (porque a las eléctricas sí les baja si se consume más), a los ciudadanos se nos penaliza.
Esa segunda parte del aumento, esa penalización inaceptable que afecta a 20 millones de hogares españoles y a cientos de miles de pequeñas empresas, comercios, oficinas, autónomos, fábricas, etc., sirven para ir saciando la voracidad de las eléctricas con otro 3 %. Por eso decía al principio que el incremento no es de un 3 %, sino de otro 3 % más que es lo que se calcula por el bandolerismo de las eléctricas. Y no olvidemos que quedan todavía en el aire, pendientes de confiscarnos a los ciudadanos en cualquier momento, los 25.000 MILLONES de euros del robo del Déficit de Tarifa.
El problema de este incremento no acaba en los bolsillos de los españoles particulares. Tenemos la energía más cara de Europa. En Francia, por ejemplo, el coste de la energía es de un 60’ % más bajo que en España. ¿Por qué no nos enchufamos a Francia y que las eléctricas se vayan a robar a otras Sierra Morenas?.
Para terminar, voy a recordar unas palabras de nuestro insigne Presidente Mariano Rajoy que ya citaba en mi artículo del 13 de Julio pasado, sobre las indecisiones del Gobierno sobre los costes de las eléctricas: decía así, (os recomiendo la lectura completa) 

“El Presidente habló del Déficit Tarifario eléctrico en los siguientes términos, en su medida nº 26 de las 35 tomadas

 
“26. Reforma del sector energético 
Déficit tarifario: es uno de los problemas que el Gobierno se ha propuesto abordar en su legislatura, que no ha parado de engordar, y que se repartirá entre los diferentes sectores”. Ambiguas declaraciones que no aclaraban nada más que una intención de hacer algo.” 
Recordemos que hace pocos meses, en su sesión de investidura, dijo que “el coste de la energía condiciona la competitividad de nuestra economía”… y “puede llegar a representar hasta el 50% de los costes de producción de la industria, y tiene un fuerte impacto en el IPC”. Yo añado que si en la industria reduce la competitividad de los fabricados, como reconocía el Presidente, no es menos gravoso en el caso de los particulares, que hemos sufrido recortes en todo y encima ahora, además de quedar pendiente de resolver el Déficit Tarifario, que el Presidente dijo que, redondeando, era ya de 25.000 millones de euros, la subida del IVA vuelve a gravar la electricidad (y el resto de las energéticas) con tres puntos más. Y puede suponerse que ese nuevo IVA se podría aplicar también a lo pendiente del Déficit de Tarifa, lo que sería ya el colmo. “ 
Eso lo dijo Don Mariano. No yo. Se han traspasado ya todas las líneas rojas. Cuando el Ministro Soria se hizo cargo de la cosa, pensé que a la vista de su buena voluntad y de las palabras de su jefe, podrían enfocarse adecuadamente los problemas del robo de las eléctricas. Pero estaba muy equivocado. A las pruebas me remito. Donde Don Mariano dijo DIGO, quería decir Diego. Y hasta las próximas elecciones, donde nuevas promesas electorales y buenas voluntades, serán, como siempre, incumplidas. Y es que, amigos lectores, como hubiera dicho el ilustre hidalgo, “con las eléctricas hemos topado, Sancho” 
 
Si queréis saber todos los detalles sobre las estafas de las eléctricas, acudid al español más informado de sus golferías. Se trata del ingeniero sevillano Antonio Moreno Alfaro, y en su blog ESTAFALUZ encontraréis una completísima información con todo lujo de detalles.