En esta época que nos ha tocado vivir, hay de todo: buenos y malos consejos. A base del método tan frecuente de copiar y pegar, proliferan mentiras y disparates que se van repitiendo, muchas veces copiadas reiteradamente. Pero es mucho peor “copiar y pegar” sandeces, barbaridades, errores  y explicaciones sin base técnica que se repiten y repiten hasta la saciedad, que llegan a convertirse, de tanta repetición, en verdaderas leyendas urbanas en las que mucha gente las llega a tomar por ciertas de tanto que se prodigan.
La mayoría de estas incertezas se leen en los periódicos, convirtiéndolos en estos casos en una desinformación contraria a su verdadera labor de informar,  pero informar de hechos y noticias con fundamento. Y eso sucede cuando, cual papagayo, el periodista desconoce el tema y simplemente copia o repite algo que ha visto repetido muchas veces, y por ello y por su desconocimiento del tema, cree que es cierto. Pero entiendo que la labor de un buen periodista es verificar las noticias antes de publicarlas, y por desgracia, no es eeste el caso.
Me refiero a un artículo  de un periódico de la provincia de Alicante: INFORMACION.es un producto de Editorial Prensa Ibérica., de fecha 11 de este mes de Diciembre. Su título es “Cómo ahorrar en electricidad”. Voy a copiar partes del texto para ir comentándolas respetando, eso sí, todas las faltas de ortografía originales, pues en estos casos, cuando “entrecomillo” y lo pongo en letra cursiva, simplemente copio el texto y lo pego. No vaya a ser que alguien pueda decirme que no respeto el original corrigiendo faltas y poniendo acentos de mi cosecha. Comienza diciendo:
 

“En el primer mensaje, veremos algunos consejos para ahorrar en electricidad, que sin duda es uno de los gastos esenciales de cualquier hogar”
Cierto que lo es: el consumo eléctrico es cada vez más uno de los costes importantes del hogar. Y precisamente por eso, por ser un tema que preocupa a la gente, debe irse con mucho cuidado al dar consejos que, o no sirven para nada, o son incorrectos, o incluso peligrosos.
Veamos dónde dice el autor del artículo que se puede ahorrar.
1.-“Elegir la compañía”.- Según se dice, como la competencia es libre, hay que buscar la compañía suministradora más económica. Primer error: es tal el maremágnum de planteamientos publicitarios (todos ellos con trucos más o menos visibles) que es dificilísimo que el ciudadano de a pié llegue a encontrar la compañía que es realmente la más barata. Y digo esto porque la publicidad de todas ellas es grandilocuente: “descuentos hasta del 15 %” pero luego, como quien no quiere la cosa añaden “en el coste fijo” con lo que si profundizas en la oferta de descuento final, anunciada a bombo y platillo de un 10 ó 15 %, se convierte en un uno o dos por ciento y con condiciones.


Está claro que todas las compañías eléctricas forman un  cártel de intereses (En economía se denomina cartel o cártel a un acuerdo entre empresas del mismo sector, cuyo objetivo es reducir o eliminar la competencia en un mercado) . Por éso ninguna destaca, al final, por ofrecer algo mucho más interesante que otras, pues esto llevaría a una verdadera competencia, y todas ellas perderían beneficiando únicamente al sufrido cliente.
2.- Tarifa nocturna: se habla de que el coste de la electricidad con esta tarifa nocturna puede llegar a ser del 50 %, como se dice tranquilamente en este artículo. Pero la falta de conocimientos del autor orienta al usuario a un verdadero engaño. No se habla del coste del recibo eléctrico, sino de solo una de las partidas de este coste, que es el coste directo, limpio, de la electricidad. Si por ejemplo, esa partida del recibo se factura normalmente a 0,08 euros el KWh, te lo pueden llegar a ofrecer a 0,04 KWh. Y dicen que te ahorras en electricidad con la tarifa nocturna el 50 %. Falso. El coste del KWh está compuesto de ese coste directo, 0,08 €, más alquileres de contador, fijo de potencia, impuestos, compensación de tarifas, prebendas, estafas, mentiras, abusos, etc, Al final, el KWh se pone en 0,18 euros.


Si te dicen que en tarifa nocturna te ahorras en el coste el 50 % se trata de pasar de 0,08  € el KWh a 0,04, pero todos los demás añadidos se cargan igual, por lo que el KWh resultante te cuesta 0,14 €. Y las matemáticas, que nunca fallan, dicen que un ahorro de 0.04 euros sobre un total de 0,18 representa un 22,2 %, no el 50 %. Tampoco dicen que esas tarifas hay que pedirlas, que hay que instalar otro contador, y que a veces se anulan sin más. Y luego, la incomodidad de que soplo las aprovechas por la noche. Debes poner la lavadora y el lavavajillas por la noche, la calefacción solo por la noche, la televisión solo por la noche, etc. ¿Y el frigorífico, el aparto que más consume, lo desconectamos durante el día?


3.- Evitar dejar los electrodomésticos en reposo (stand by).- Dice el articulista: “Es importante apagar totalmente los aparatos electricos por la noche evitando dejarlos en stand by ya que así pueden consumir hasta un 15%. Lo podemos hacer facilmente conectandolos todos a una regleta que disponga de interruptor y apagandolo cuando nos vayamos a dormir”. Y añade: Si somos olvidadizos podemos comprar un programador electrico que apague automáticamente la regleta por la noche. Un programador electrico mecanico puede suponer alrededor de 3-4 euros y nos permitirá ahorrar todos los dias.”


Este párrafo no tiene desperdicio. Habla de que los aparatos electrodomésticos en “stand by consumen hasta un 15 % del total. Eso era antes. Hoy en día todos los electrodomésticos, televisión, etc, tienen como luces piloto para Stand By bombillas LED de 1 vatio. Eso significa que estando 24 horas encendida consumiría 24 vatios al día, o sea, 0,024 KWh, que cuesta 0,18 € el KWh x 0,024 KWh al día = 0,004 € por día, ó 1,57 € al año. Un frigorífico, por ejemplo, consume actualmente unos250 KWh al año y su coste sería de 45 euros. Si tiene un LED piloto, su coste anual hemos dicho que sería de 1,57  €. El porcentaje de consumo de este piloto, siempre encendido, representaría 1,57 / 45 x 100 = 3,48 %, NO EL 15 % como dice el autor. ¡Qué fácil es decir tonterías cuando se desconoce el tema!


Pero veamos su maravillosa solución: “Para evitar este gasto, dice, “Lo podemos hacer facilmente conectandolos todos a una regleta que disponga de interruptor y apagandolo cuando nos vayamos a dormir.”


Habréis visto, amigos lectores lo fácil que es evitar este cuantioso gasto de  1,57 €/año en cada electrodoméstico conectándolos, todos, a una regleta múltiple con interruptor. Para apagarla por la noche… Pero cuidado! Ni se os ocurra hacerlo. Mucho más fácil es que si funcionan varios aparatos en la misma regleta, tarde solo unos minutos en producirse un incendio y quemar la vivienda y hasta vidas humanas


Además se quemaría la bonita estampa de los cables eléctricos que, saliendo de cada aparato electrodoméstico, van por los suelos de la casa en busca de su fuente de energía: la decorativa regleta múltiple con interruptor y luz piloto, para apagarla todas las noches antes de irse a dormir.
Pero hay otro problema: antes, el autor ha recomendado que pasemos a tarifa nocturna para poner, entre otros , los electrodomésticos a funcionar por la noche, que es más barato. Y ahora ¿Qué hacemos? Vaya duda ¿Apagamos la regleta o no? Hamlet era un principiante dudando…


El autor ha oído campanas, pero no sabe dónde. Eso puede hacerse, por ejemplo, para conectar dos lámparas (pongamos 100 + 100 vatios, y si mucho me apuráis, un ordenador, una batidora, un televisor, Pero NUNCA, NUNCA un electrodoméstico, como una lavadora, lavavajillas, horno, encimera, etc, aparatos que cada uno de ellos consume, en funcionamiento, más de 2.000 vatios (2 KW) . Os aseguro que ponéis dos aparatos y en un momento, sale ardiendo el alargo, la regleta múltiple con su bonito interruptor incluido y la preciosidad decorativa de los cables desde cada electrodomésticos, por los suelos, hasta llegar a la base de enchufe múltiple. No digamos si, como recomienda el autor, conectamos varios aparatos… 


Los electrodomésticos, amigos míos, deben conectarse SIEMPRE, en una base de enchufe potente y nunca interponiendo un ladrón y mucho menos una regleta múltiple, De uno en uno, y cada uno en su base de enchufe. Recordad siempre esto. No lo olvidéis..


Pero el autor lo tiene todo previsto, si somos olvidadizos: Solución: “…Si somos olvidadizos podemos comprar un programador electrico que apague automáticamente la regleta por la noche. Un programador electrico mecanico puede suponer alrededor de 3-4 euros y nos permitirá ahorrar todos los dias.”


Ya lo sabéis: compráis un programador eléctrico o mejor uno eléctrico mecánico (querra decir, supongo, un programador electromecánico) de 3-4 euros ( y 50 euros también). Entre el programador y la regleta para enchufar todos los electrodomésticos, tardaremos unos 20 años en amortizar el ahorro de los LEDs del Stand by. Pero no temáis amigos lectores: no tendréis que soportar estos aparatos 20 años: el primero que saldrá ardiendo es el programador, electromecánico o “electro mecánico”, como dice el autor, pues en pocos minutos, e incluso en segundos, saldrá ardiendo al empezar a pasar por sus delicadas tripas, 20 amperios de intensidadque corresponderían solamente a dos aparatos.


¿Os dais cuenta de las majaderías que se pueden decir cuando no se tiene ni idea del tema y se dedican solo a copiar (o a malcopiar)?


Pero este artículo es ya muy largo. En el siguiente acabaré de tratar el resto de absurdos:
  • Bombillas de bajo consumo.
  • Estufas siempre que mantengan el calor (¡?!)
  • Desconectar los cargadores
  • Cocinar con encimeras y hornos apagados
  • Neveras y congeladores
  • Medidores de consumo de electrodomésticos.
Como dicen en las novelas por entregas, no os perdáis mi siguiente artículo, pues os quedaríais sin conocer los nuevos y maravillosos descubrimientos del autor en cuestión (Os aseguro que no es el profesor Franz de Copenhague).