Ayer explicaba el Ahorro Energético (y económico) que se puede obtener con el Aire Acondicionado en función del tipo de aparato que se vaya a comprar. Ver artículo 
 
 
Todavía se puede añadir ahorro, o lo que es lo mismo, menos gasto, teniendo en cuenta los consejos que voy a dar a continuación.
 
Comenzaré por la casa. Debe estar completamente aisladadel exterior, ajustando ventanas para que no pueda entrar aire del exterior. Esto es válido para el invierno y para el verano.
 
La ubicación de la unidad exterior (compresor) es importante. Si es posible, que no le esté dando el sol para que no vaya más forzado (y más consumo).
 
Vamos ahora con la “Temperatura Ideal”.  Es aconsejable graduar la temperatura entre los 22 y los 25 grados centígrados, procurando no alcanzar más de 12º de reducción respecto al exterior, pues cada grado menos de temperatura se convertirá en un mayor consumo del 8%.
 
Hay que tener en cuenta que en el aire acondicionado se da también la “sensación térmica”, que va condicionada no solo por la temperatura, sino también tanto o más por el grado de la humedad relativa del aire. El aparato rebaja la humedad, dejándola alrededor del 50 %, con lo que la temperatura entre 22 y 25 grados es muy confortable. Este efecto de reducción de la humedad lo trataré más ampliamente en otro momento, pues afecta no solo al aire acondicionado, sino también a los frigoríficos, ventiladores, secadoras, etc.
 
Huir de la mala costumbre, cuando se pone en marcha el Aire Acondicionado, de poner menos temperatura de la Ideal ya descrita, para cambiarla luego a la Ideal, porque además de no acelerar el tiempo necesario, finalmente se consumirá más.
 
Por último, es conveniente un mantenimiento del aparato, especialmente los filtros del evaporador (unidad interior), que se extraen fácilmente sacando o levantando la rejilla frontal del aparato. Los filtros deben limpiarse con frecuencia y al menos una vez al año.
 
Siguiendo estos consejos obtendrás un elevado grado de confort, tanto en invierno como en verano, y a un coste inferior al que pensabas. Y además, en invierno, ahorrarás mucho dinero cada día en calefacción utilizando la Bomba de Calor.