Este es el V artículo de esta serie. La instalación del aparato de aire acondicionado es tan importante como la buena calidad del mismo. El mejor aparato, instalado deficientemente, puede resultar un fracaso. Es necesario elegir bien el instalador, las mejores fechas para hacerla, y su coste. En este artículo y siguientes profundizaba en esta cuestión, por lo que en éste solo daré las ideas generales a tener en cuenta.

 
La mejor época para instalar un aparato de aire acondicionado es en cualquier momento menos en pleno verano. Si queremos disponer de los mejores técnicos instaladores, hay que decidirse antes de que apriete el calor, que es cuando más ocupados están, y en tal caso no tendremos acceso a los mejores, que ya estañan comprometidos.
Es importantísimo que la instalación esté bien hecha. Hay más de un 50 % de avisos de reparación al principio del funcionamiento de los aparatos que se deben a una defectuosa instalación, por lo que hay que seleccionar bien el instalador.
Mi consejo es que se procure que el mismo vendedor del aparato sea quien lo instale o quien nos facilite el instalador y se responsabilice de su actuación, y si es posible, que sea el propio vendedor que nos facture por el aparato y por la instalación. Eso simplificará mucho un posible problema que pueda surgir por una instalación defectuosa, ya que la Ley responsabiliza siempre al vendedor del aparato, que debe garantizarlo por sí mismo o a través del Servicio Técnico de la marca. Pero la instalación no queda garantizada si no es el propio vendedor quien la asume y la factura, por lo que si hace ambas cosas, toda la responsabilidad del aparato y de la instalación, es de él.
Frecuentemente, al principio del funcionamiento del aparato se llama al Servicio Técnico por una avería y resulta que el problema es de la instalación, por lo que el Servicio Técnico de la marca no solo se lava las manos sino que cobra el desplazamiento y el tiempo perdido, sin reparar el aparato, ya que el problema no des del aparato. Y si luego tienes que perseguir al instalador, lo primero que te dirá es que el problema es del aparato. Si haces las dos cosas, compra e instalación por el mismo responsable, no tiene posibilidad de echarle las culpas a otro.
Otra cosa importante es la experiencia del instalador, ya que debe buscar la solución más idónea en cada caso, que es distinta en función de la ubicación del aparato y las posibilidades de instalar tanto la unidad interior como la exterior. Así pues busca un instalador experimentado y responsable. No busques ni compares solo precio en la instalación. A veces lo más barato sale caro. Pide varios presupuestos de aparato e instalación e infórmate de la seriedad y solvencia del vendedor/instalador. Es tu seguro de buen funcionamiento.

Y no te olvides que hay normativas para la instalación de la unidad exterior, según los ayuntamientos, y que la estética y el lugar adecuado para la unidad interior son también parte importante del consejo del instalador.