Este tercer artículo de la serie de Aire Acondicionado se refiere a dos sistemas importantes que definen los grupos de aparatos: uno es la incorporación del sistema de BOMBA DE CALOR, que sirve para refrescar en verano y para CALENTAR en invierno, y el otro es la incorporación del sistema INVERTER, que estabiliza mejor la temperatura de la habitación y rebaja el consumo eléctrico hasta un 30 % en relación con los aparatos convencionales. Veremos ambos sistemas en este artículo. 

Debo insistir en que el objetivo de esta serie sobre Aire Acondicionado es dar unas explicaciones suficientes para entender todos los aspectos que hay que tener en cuenta para la compra de uno de estos aparatos, pero para quienes deseen profundizar en los temas deben leer los artículos anteriores sobre bomba de calor y sistema inverter.
La bomba de calor es un sistema incorporado al clásico aparato de aire acondicionado que bombea el calor del aire del exterior de la casa y lo introduce en el interior, por lo que el calor lo toma “gratuitamente” del aire exterior, siendo el gasto eléctrico solo el del compresor, no la generación del calor, que como decía, es gratuita. Ya sé que muchos pensarán que no se puede tomar calor del aire exterior si está, por ejemplo, a -5 ºC, pero están equivocados, pues existe calor a esa temperatura y a mucho más baja. Leed este artículo concreto, donde se explica detalladamente cómo funciona la bomba de calor. 
El rendimiento energético generado por el sistema de bomba de calor, en modo calefacción,  puede llegar a ser de hasta 4 veces su consumo eléctrico. O sea, cada KWh consumido aporta, en calor, el equivalente de 4 KWh. Es `por lo tanto el sistema más económico que existe en la producción de calor.
Hay que decir también que el rendimiento de estos aparatos se va superando día a día. Si dispones de un aparato antiguo de este tipo, posiblemente el COP (su rendimiento) sea mucho menor, hasta de 2 ó 3. Ese rendimiento está hoy en día por encima de 4, y en laboratorio se esta trabajando ya con un rendimiento de 7.
Sistema inverter. 
Como decía en este artículo, ” la diferencia con el sistema tradicional es que en lugar de trabajar el compresor siempre al máximo ritmo, con momentos de paro y marcha, (ver gráfico, parte superior) en el sistema Inverter el compresor trabaja a pleno ritmo hasta alcanzar la temperatura programada, pero luego va manteniendo la temperatura prácticamente constante, a baja velocidad, no con saltos o tirones que consumen más energía, pudiendo ahorrar hasta un 30 %.”
Cada vez que un motor (el compresor del aparato) arranca, produce un pico elevado de consumo eléctrico. Si en lugar de ir parando cuando alcanza la temperatura y arrancando de nuevo cuando baja un diferencial determinado por el termostato, mantuviéramos el funcionamiento a muy baja marcha del compresor, no se producirían esos picos de consumo. Esa es la base del sistema INVERTER.
Actualmente la mayoría de apartas de aire acondicionado son con bomba de calor, y muchos de ellos, llevan incorporado el sistema inverter. Ambos sistemas deben ser pedidos al comprar un aparato. Uno para ahorrar en la calefacción y el otro para ahorrar en calefacción y en refrigeración.