En este segundo artículo de la serie “AIRE ACONDICIONADO” vamos a ver qué tipos de aparatos de aire acondicionado existen en el mercado para uso domestico. Dentro de las dos grandes clasificaciones, de fijos y móviles, tenemos, entre los fijos, los subgrupos de ventana, murales (split y multi-split), verticales, de suelo y de techo. Vamos a ver someramente las particularidades de cada tipo. 

De ventana, es el tipo más antiguo, compuesto de un solo conjunto, del que una mitad, el evaporador, queda dentro de la habitación y la parte del compresor queda en el exterior de la pared o ventana. Limitado actualmente a barracones de obras o casas provisionales.
El tener todos los elementos en un solo conjunto eleva el nivel sonoro, que se nota más en el interior que con otros tipos de aparatos. Las ventajas son su simplicidad de instalación y su precio, más bajo. 
Murales, son los split y los mult-split. La palabra split es un anglicismo que significa partido o dividido, ya que estos aparatos, colócalos en una pared de la habitación, (o habitaciones en el caso de los multi-split) tienen el evaporador en el interior de la habitaciones y el condensador o compresor en el exterior. En el caso de multi-split, para el elemento exterior puede haber dos o más elementos interiores. En domicilios es el sistema de splits el más instalado.
Verticales, para grandes estancias, cuando se precisan potencias elevadas de calefacción o refrigeración.
De suelo o techo, cuando hay problemas para colocarlos en paredes, pueden colocarse en el suelo, si está despejado, pegado a la base de la pared, o de techo, cuando no se puede poner el split en la pared.
Conductos, cuando la habitación a climatizar tiene un falso techo, donde llegan los conductos del aire provenientes del exterior conducidos hacia las salidas en el falso techo. También pueden ser de conductos y salir el aire por unas rejillas en la pared o paredes.
Como puede deducirse, la funcionalidad de cada tipo, dependerá de las disponibilidades de cada caso el tipo más adecuado para ser elegido. El mismo instalador/vendedor del aparato, después de visitar nuestra casa, será quien aconseje el sistema más adecuado.
En el próximo artículo (nº 3 de la serie) veremos los aparatos portátiles, en sus diferentes versiones.