Como consecuencia de las desproporcionadas subidas del coste de los peajes de acceso a la electricidad, que forman la parte fija de la factura de la luz, los usuarios se han volcado en solicitar rebajas en la Potencia Contratada, con lo que se pueden conseguir ahorros importantes en la factura. Recordemos que la parte”fija” del recibo de la luz supone aproximadamente el 50 % del coste total de la factura, y que se paga se consuma o no electricidad. Como consecuencia de estas reducciones,  los ingresos de las compañías eléctricas están descendiendo, por lo que el Ministerio de Industria está sopesando volver a subir, por tercera vez en un año, la parte fija del recibo.

 
Recientemente, un artículo de CINCO DÍAS alertaba sobre este asunto, informando de las intenciones del Ministerio de Industria. Comenzaba así:

“…Con su solicitud, el ministerio quiere “disponer de información que explique la situación” con el objeto de“adoptar las medidas que resulten necesarias”, si bien, no aclara qué medidas. Industria pide, a la mayor brevedad, “información relativa a la reducción de la demanda eléctrica y de la potencia contratada en la red en 2012 y 2013 con la mayor desagregación posible y, al menos, por meses, peaje de acceso y escalón de tensión”. También reclama datos sobre las pérdidas medias de la red o “pérdidas de ingresos no justificados”.

La respuesta de las distribuidoras de las cinco grandes (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Eon y EDP) y las 300 pequeñas asociadas en Cide y Aseme, que mantuvieron la semana pasada una reunión en el ministerio para tratar esta cuestión, coincide: las bajadas de potencia no son significativa y han pedido tiempo para entregar unos datos que no son fáciles de desagregar y para comprobar cómo evoluciona la situación en los primeros meses del año.
Además, aunque alguna empresa reconoce que las solicitudes de cambio de potencia (tanto bajadas, como subidas o nuevas) se han multiplicado por tres o cuatro, su volumen no justificaría el descenso de la recaudación por peajes al que se refiere Industria. Su titualr, José Manuel Soria, ha alertado en alguna ocasión del riesgo de bajar la potencia.”

Recordemos que la parte fija del recibo de la luz, que no influye en el consumo eléctrico, sino que se paga siempre, se consuma lo que se consuma, es de alrededor del 50 % de la factura. El abuso del Término de la Potencia Contratada es que se paga siempre, aunque consumas menos o no consumas durante el período facturado. En el caso de la calefacción por aparatos eléctricos, se necesita una importante Potencia Instalada para poder poner varios aparatos. Por esa razón, la factura de la luz se incrementa sensiblemente durante cada mes. En invierno podría estar justificado por el consumo para calefacción, pero los siete u ocho meses restantes, sin usar la calefacción, el usuario está pagando un exceso innecesario de potencia, que cada vez incrementa más su coste.
De otra parte, el usuario cada vez es más consciente de que debe ahorra electricidad, dado su coste abusivo. Si este ahorro se suma a la reducción de la potencia contratada, ya tenemos el problema: Las Eléctricas facturan menos. Pierden dinero (mejor dicho, GANAN MENOS). Y eso amparado por el inmenso error del latrocinio del llamado Déficit de Tarifa, ardid de las Eléctricas para sacarnos los cuartos sin ninguna justificación que no sea otra que el robo directo a los consumidores, todo ello consentido y avalado por los gobiernos de turno,
Ese Déficit de Tarifa es un coste que supuestamente las Eléctricas van facturando con el argumento que lo que cobran por el coste de la electricidad es menor que el coste de producción y distribución. Y nadie mete mano a tamaña falsedad. Tenemos el coste de la electricidad mas cara de Europa y aún así, las Eléctricas dicen que no cobran lo suficiente. Pues bien, NADIE, ningún gobierno, ha sido capaz de coger el toro por los cuernos y plantarse ante este enorme abuso. No creo que la producción de electricidad en España sea más cara que en otros países europeos. Y si realmente lo es, no será por culpa de los consumidores, sino por la falta de eficiencia y de gestión de las eléctricas, O de su desmesurada avaricia. 
La cosa es bien sencilla de resolver: solo y simplemente desbaratando el Cártel de las compañías. Que son un Oligopolio y no esiste, en este caso, un mercado de libre competencia. Se muerden entre ellas, pero sin pasarse. Nos publicitan cambiar de compañía con ridículos ahorros que, además de insignificantes, duran el primer año. Y todas hacen lo mismo. ¿Dónde está la libertad de mercado? ¿A qué espera la Unión Europea a dar un puñetazo encima de la mesa de estos abusos? 
Sigamos con el artículo de CINCO DÍAS:

“Hoy por hoy, el único modo de ahorrar algo en el recibo de la luz que tienen los consumidores es bajar la potencia. Pero no todos pueden hacerlo pues depende de los aparatos eléctricos que tenga el hogar.

La bajada de potencia se ha de solicitar a la distribuidora y requiere cambiar el interruptor de control de potencia (ICP), o automático, lo que tiene un coste de unos 20 euros. También se paga por el nuevo derecho de acceso. Dos puntos de bajada puede suponer unos 150 euros al año.”

“Alentados por las campañas de asociaciones de consumidores y otros colectivos, las bajadas masivas de la potencia contratada por parte de los usuarios responde a las fuertes subidas del término de potencia de la factura eléctrica aprobadas por el Gobierno en las dos últimas revisiones de los peajes:la del 1 de agosto y la del 1 de febrero. Los incrementos, superior al 12% en agosto (hasta un 76% para la mayoría de los domésticos) y más del 9,8% en febrero, se han debido al cambio de estructura del recibo, en el que se ha dado mayor peso a la potencia y menor a la energía. En febrero, el fijo pasó de representar el 63,9% de los ingresos de acceso al 68,8%.

Curiosamente, en agosto, el ministerio justificó la medida por la necesidad de frenar la caída de los ingresos del sistema debido a la caída de la demanda. Ingresos que, según ha comunicado a las distribuidoras, siguen cayendo de significativamente, aunque no lo atribuye a la evolución de una demanda que no deja de caer.”

La conclusión de todo esto la resume así el citado periódico:

“Fuentes del sector opinan que la menor recaudación detectada por el ministerio se puede deber a algún tipo de confusión con las liquidaciones. En todo caso, si se confirman los temores del ministerio, se produciría un déficit tarifario que obligaría a subidas no previstas de los peajes.”

La solución es clara: ¿Quién pagará el pato? Has acertado, amigo lector: el de siempre, El sufrido CONSUMIDOR.
Y añado: ¿A quién le tocará pagar más? ¿A quien más consuma? Pues no. Todo lo contrario. Pagará más el que menos consuma, el que ahorre energía. Has leído bien, no es un error. Pero de eso  trataré en mi próximo artículo.