LLUMOR, una empresa ilerdense de calefacción por infrarrojos me dejó un comentario en mi artículo. En dicho comentario daba el enlace de la empresa y enunciaba los  milagros en cuanto a eficiencia de los radiadores por rayos infrarrojos. Venía a decir que este sistema ahorra hasta el 62 % de energía eléctrica para calentar y que el calor por infrarrojos es parecido al del sol, que a -5ºC calienta en medio de la nieve. Como lo que dicen no es exactamente así, pongo a continuación su comentario, lo comento y menciono también otros puntos de Web que no son correctos. 

Voy primero a reproducir el comentario citado para luego ir explicando mis opiniones.
Llumor, 8 de Noviermbre de 2012 

Buenos días Antonio, 

Tu articulo es ciertamente interesante porque tratas de mentalizar a la gente que los radiadores de bajo consumo/alto rendimiento en realidad son una gran campaña publicitaría y una mentira ya que su consumo siempre está vinculado a su potencia, quiero decir que si un radiador eléctrico tiene una potencia de 2000Vatios es más que evidente que en 1 hora consumirá 2kWh y esto multiplicado por el precio de la tarifa eléctrica sabremos cuánto nos cuesta tener encendido nuestro “radiador eléctrico de bajo consumo” por cada hora.

Sin embargo quiero argumentar sobre una variable que no comentas en está entrada y es la transmisión de energía o calor como sería en el caso de la calefacción. Casi el 100% de los radiadores que actualmente se comercializan son por convección, son “elementos térmicos” que se limitan a calentar el aire y posteriormente el resto de la vivienda como paredes, techos, suelo… sin embargo, las leyes de la física dicen que el aire es el PEOR transmisor de calor que existe, es más sabemos que en muchas ocasiones se utilizan cámaras de aire en paredes para aislar. En pocas palabras, la calefacción por convección es poco eficiente, consume mucho y calienta poco.

hora vamos al grano… la mejor transmisión de calor se obtiene por medio de la radiación, quiere decir que el transporte energético es directo del emisor al receptor. Un buen ejemplo serían las clásicas estufas de leña, los rayos del sol… todos ellos transmiten el calor por radiación. Yo me llamo Johan soy de la empresa www.llumor.es y, somos una empresa que precisamente buscamos dar soluciones de calor radiante donde vuelvo a coincidir con Antonio que su consumo él es que indica la potencia pero ¿y si los modelos más grandes solo son de 600Vatios para 15 metros cuadrados? entonces no hay engaño sino que no se pierde energía cuando se escaba el aire caliente por las ventanas… para seguir leyendo http://www.llumor.es/calefaccion/radiador-por-infrarrojos-biothermic.html 

 

He ido a la Web de LLUMOR y encuentro el siguiente párrafo:

“Para no confundir… El efecto del calor emitido por estos paneles es parecido al calor que sentimos cuando estamos en pistas de esquí donde la temperatura ambiente es muy baja pero como brilla el sol sentimos su calor directamente sobre nuestra piel.” 

Tiene razón LLUMOR: soy aficionado al esquí y puedo dar fe de este asunto de los rayos del sol. En efecto, después de una buena esquiada es un placer pararse en una terraza, quitarse los esquís y beber algún refresco al sol. Hasta te quitas la parte superior del mono de esquiar.
Mientras te tomas un refresco, a -5ºC. El sol, te da en la cara. Perfecto. Pero la espalda y el trasero están tan fríos como se puede estar a -5ºC, o sea, congelados. Y ese es el calor por infrarrojos: calor que calienta solo “lo que ve”, o sea, lo que está delante de la placa o radiador. Pero parece que LLUMOR ha descubierto la sopa de ajo: Como no le preocupa si tenemos con este sistema la espalda helada igual que las posaderas, es cuestión de sentarse en nuestro sofá preferido, olvidarnos de nuestras partes traseras y contemplar embelesados cómo los rayos infrarrojos de la placa nos calientan nuestra parte delantera…Y tenemos al niño en el ordenador, en un costado de la habitación, que dice que tiene un frío de narices y la abuela en su rincón haciendo calceta y acordándose del buen brasero del pueblo, bajo la mesa camilla, que calentaba los pies y parte del cuerpo, y que ahora, con ese invento moderno tiene los pies como palos…y congelada salva sea la parte. Menos mal que la espalda, entre la bufanda y la toquilla…
Ese es el calor de los rayos infrarrojos: calentar solo hacia delante. Pero si con eso ahorra…. Veamos lo que dice la Web de LLUMOR:

“Somos verdaderos especialistas de eficiencia energética y por eso tenemos los nuevos radiadores eléctricos por infrarrojos con un ahorro de hasta un 62% en kW/h calefacción de bajo consumo de electricidad y capaces de climatizar hasta 24m2 con tan sólo un panel radiante de 940W, siendo una verdadera alternativa en calefacción eficiente. “

Resulta que el invento se basa en la “Eficiencia Energética” que llega a ser de hasta el 62 %. ¿Quién da más? . Veamos el gráfico de LLUMOR
La sopa de ajo hace muchísimos años que está inventada, igual que los radiadores de infrarrojos. Las primeras estufas eléctricas se basaban en una resistencia eléctrica con una pantalla parabólica y alargada que reflejaba hacia delante los rayos infrarrojos creados por la resistencia y los concentraba hacia adelante. Unos aparatos perfectos para calentarse en un pequeño cuarto de baño, durante unos minutos, como a veces aconsejo en mi blog.
Las primeras estufas de butano tenían unas placas de cerámica que calentaban también por infrarrojos. Pero la queja era que se notaba el calor en la cara pero no en la espàlda, por lo que se inventó la estufa catalítica, que calienta la superficie del panel catalítico y manda los rayos infrarrojos para adelante mediante la especie de parábola que rodea la manta. Con eso se nota enseguida el calor frontal, pero al mismo tiempo parte del calor generado se transmite por convección, o sea por bucles de aire caliente circulando por la habitación. Con esta combinación en poco tiempo se caldea la habitación de 24 m2 que dice LLUMOR, ambientándola completamente en pocos minutos. Porque la potencia equivalente de una estufa de butano es de 4 KW y la placa de infrarrojos de LLUMOR tiene solo 940 vatios. O sea cuatro veces menos. Por lo que  produce exactamente cuatro veces menos de calor en relación con la estufa.
Pero si uno se conforma con que se le caliente la cara y medio cuerpo, como el otro medio, está detrás y no lo vemos,  que se aguante. En otro punto de la Web dice:

“Con los radiadores por infrarrojos se logra un ambiente agradable teniendo temperaturas de ambiente/aire de unos 2 o 3ºC menos que no en comparación con los sistemas de convección donde la temperatura del aire es a veces muy elevada pero la sensación de frío es la misma. Recuerda que cada grado Celsius menos significa un ahorro de un 7% multiplicando este porcentaje por 3 x 7 = 21% de ahorro directo.” 

O sea que estos aparatos ¿CREAN calor sin consumir? Porque eso es lo que quieren decir: que al final, la habitación se ambienta. Pues claro que se ambienta. Si comparamos este sistema, con 940 vatios de potencia con otro, por ejemplo, de 4 KW, como la estufa citada o un radiador normal de esta potencia, si tarada por ejemplo, 1 hora, el ambientar la habitación, el calor generado que pasa a la habitación será de 4 KWh x 860 Kilocalorías el KWh x 1 hora = 3.440 Kcalorías que pasan a ambientar la habitación. Este invento, con 1 KW de potencia tardara 4 horas en ambientar la habitación, o sea, 1KW de potencia X 4 horas X 860 Kcalorías por KWh = 3.440 Kcaloías. ¿Dónde está el ahorro de energía si quieres que la temperatura ambiente de la habitación sea la misma? Este invento tardará 4 horas. Porque como sabemos, la energía ni se crea ni se destruye…etc.
Pero tiene otro argumento. Dice así:

“Con los radiadores por infrarrojos se logra un ambiente agradable teniendo temperaturas de ambiente/aire de unos 2 o 3ºC menos que no en comparación con los sistemas de convección donde la temperatura del aire es a veces muy elevada pero la sensación de frío es la misma. Recuerda que cada grado Celsius menos significa un ahorro de un 7% multiplicando este porcentaje por 3 x 7 = 21% de ahorro directo.” 

Está demostrado que por cada grado que se reduzca la temperatura ambiente se ahorra en calefacción un 7 %. Por lo tanto, si este aparato en lugar de llegar a 21 ºC, solo llega a 18ºC (lo dicen ellos, no yo) resulta que ahorrará un 7 %. Genial. He aquí un verdadero ahorro del 21 %. Pero… ¿No es cierto que bajando cualquier sistema de calefacción, SEA EL QUE SEA, ESOS MISMOS 3 ºC SE AHORRA TAMBIÉN EL MISMO 21 %? Sea bomba de calor, estufa de butano, radiador eléctrico, estufa de leña, y hasta calentando a bofetadas…
Respecto a la figura del las eficiencias energéticas, A ver si entienden de una vez que la eficiencia energética en calefacción eléctrica NO EXISTE. Toda la energía eléctrica consumida se transforma íntegramente en calor. No hay pérdidas pues si la hubiera serían en calor, que es lo que buscamos. Por lo tanto, cualquiera de los sistemas transforma el 100 % del consumo eléctrico en calor. No hay aparatos que consuman menos ni más TODOS CONSUMEN igual, a igualdad de potencia, claro. Y quien diga lo contrario, o no sabe lo que dice porque no conoce el tema o, si lo conoce, miente como un bellaco engañando a la gente.
Cosa muy distinta es el confort de cada sistema. La rapidez en transmitir el calor, la demora al iniciar el calor y la misma demora en dejar de producirlo… Eso sí es cierto. Pero el consumó, a igualdad de temperatura y de potencia, en la misma habitación, es el mismo. Es como si necesitas beberte una botella de un litro de agua al día: Puedes hacerlo de un trago, o a pequeños sorbitos, o echándola en vasos,  tantos como quieras. Pero la cantidad de agua que al final te beberás no varía, porque te bebes el 100 % de la botella en cualquier caso. Si tienes que beber una botella de un litro no puedes beber ni más ni menos que un litro. Solo un litro… Igual sucede con la calefacción eléctrica. Cambia el litro por KWh.