Está saliendo estos días en las revistas de electrodomésticos una nota informativa de CATA (Grupo CNA) donde explica que han mejorado su oferta por los restos del Grupo FAGOR, que se encuentra en situación de Concurso de Acreedores (antigua suspensión de pagos) desde el 16 de Octubre de 2.013. Esta segunda oferta mejora la anterior presentada por CATA aportando 16,2 M€ y contempla el compromiso de atender toda la Asistencia Técnica de los productos del Grupo FAGOR (FAGOR, EDESA y ASPES) así como poner en producción dos plantas del Grupo (Escoriaza y Garagarza) y dar empleo a 1.397 trabajadores. Vamos hoy a analizar esta oferta de CATA y aportar algunos comentarios de interés.

Comenzaré diciendo que esta información viene de una nota de CATA, del Grupo CNA complementada por la revista de electrodomésticos ALIMARKET, a mi juicio la mejor informada del sector en el caso del Concurso de FAGOR y sus consecuencia. A quienes les interese el tema, les recomiendo la lectura íntegra de ese artículo de ALIMARKET del que yo tomaré las partes de más internes para comentarlas.
Comenzaré explicando que el grupo CNA, cabecera de CATA Electrodomésticos, S. L, una empresa catalana ubicada en Torelló (Barcelona), especializada en aparatos de extracción, y con otras dos marcas en su haber: NODOR y APÊLSON. Este grupo presento la mejora de su oferta primera el 20 de Junio, con una oferta de 16,2 M€ y, según informa ALIMARKET, “La empresa, a través de un comunicado, asumiría el compromiso de llevar la totalidad de la Asistencia Técnica de las marcas ‘Fagor’, ‘Edesa’ y ‘Aspes’, “garantizando así una respuesta rápida y eficiente del Servicio Postventa y de las garantías de todos sus productos”
Añade CNA que está interesada en quedarse las plantas de producción de FAGOR de Garagarza y Escoriaza, de fabricación de PAE (pequeño electrodoméstico) y Menaje de cocina, para comercializar productos con las marcas FAGOR, ASPES y EDESA. Por supuesto está descartada la adquisición de la factoría de FAGOR de electrodomésticos de línea blanca.
Estos aparatos PAE y Menaje se complementan con los actuales productos del Grupo CNA (CATA), de idéntico sector. Además de la oferta económica, la jugada maestra de CNA es la ya mencionada de quedarse con la Asistencia Técnica del Grupo FAGOR. Tal como se explica en ALIMARKET “su oferta al plan de liquidación se contempla dar empleo a un total de 1.397 trabajadores, con 500 de ellos directos, con un proyecto industrial para las factorías de Garagarza (Mondragón) y Escoriaza, y de 897 trabajadores indirectos, que prestarían sus servicios a través de los acuerdos con las empresas subcontratadas tanto a nivel de Servicio de Atención al Cliente como de servicio técnico…
Con gran inteligencia y astucia, el Grupo CNA no solo aporta un dinero, sino que se compromete a dar trabajo a 1.397 trabajadores. 500 en las dos plantas que pondría en marcha en el país vasco, y a 897 de los Servicios Técnicos de FAGOR de toda España. Esto a primera vista es impactante, dadas las dificultades de crear empleos actualmente. Se trata pues de una baza muy inteligente que parece paliar en parte el desastre de FAGOR recuperando, 500 empleos en el caso de las dos plantas citadas, y otros 897 trabajadores en los Servicios Técnicos y de atención al cliente. Pero eso es falso. O al menos no es del todo cierto.
Los Servicios Técnicos de FAGOR, como la mayoría del los servicios y técnicos de electrodomésticos en España, son Servicios subcontratados por el fabricante, con el que están vinculados mediante un contrato de concesión. No son de la plantilla del fabricante, por lo que éste, si quiere, puede prescindir de ellos como siempre ha sido y será.
¿Por qué han seguido funcionando los Servicios Técnicos de FAGOR y demás marcas del Grupo si los trabajadores de FAGOR fueron despedidos todos? Pues porque los Servicios Técnicos son concesionarios, no empleados. Y por otra parte, a FAGOR le interesaba que los Servicios Técnicos siguieran funcionando para que las marcas no se vinieran abajo al día siguiente de la suspensión de pagos, en cuyo caso no hubieran podido venderse los aparatos de stock ni atenderse la garantía, por lo que la venta de activos a otros posibles compradores, como ahora puede suceder con CATA, hubiera sido imposible o muy difícil.
Los Servicios de FAGOR siguen atendiendo la garantía, con limitaciones, y recibiendo las piezas de recambio del stock de FAGOR. Porque a ellos, a los Servicios Técnicos, también les interesa que no se hunda el mercado de las marcas del grupo si existen posibilidades de que alguien las compre. Y sobre todo los Servicios Técnicos tienen que aguantar porque una vez terminada la garantía de dos años (han pasado 9 meses de los 24 obligatorios), quedará  un parque impresionante de varios millones de aparatos de las marcas del grupo que hay que atender. Por las piezas de recambio no habrá mucho problema, pues la inmensa mayoría de ellas son estándar, o sea, comunes con otros fabricantes o bien fabricadas por empresas auxiliares a las que ya habrán visitado y contratado todos los recambistas españoles para abastecerse de piezas.
Ese gran volumen de trabajo que queda con el parque de aparatos de dichas marcas lo atiende fundamentalmente la organización de servicios del fabricante, además de servicios libres y también de piratas.
Queda carro pues qiue los Servicios Técnicos de FAGOR seguirán funcionando porque son los primeros interesados en no perder su trabajo. Entonces, ¿Qué pinta aquí el ofrecimiento de CATA-CNA de “quedarse” con la Red de Servicios FAGOR? No pinta absolutamente nada. Ni va a salvar ni a rescatar a ningún Servicio y por consiguiente a ningún trabajador, ni va a hacer negocio con ellos. A menos que quiera utilizarlos para sus propias marcas actuales….prescindiendo en tal caso de sus Servicios actuales. Pero favor a los Servicios Técnicos de FAGOR, no veo ninguno. Todo lo contrario: el argumento de que los Servicios Técnicos de FAGOR se salvarán de mandar al paro a 897 trabajadores, como he explicado, es absolutamente falso.
También es cierto que esos Servicios actuales deberán diversificar su trabajo buscando contratar complementos con otras marcas, pues el pastel del parque de aparatos de FAGOR es limitado e irá menguando cada año al ir reemplazando los aparatos por otros nuevos, de otras marcas. Eso tampoco le preocupa a CATA-CNA, puesto que el problema de falta de trabajo, si se quedan con los Servicios de FAGOR, tampoco les afecta. A quienes les afecta es a los pequeños empresarios propietarios de esos Servicios que o buscan trabajo por otra parte o irán teniendo menos cada día. El nuevo grupo no les va a buscar más trabajo, y si no espabilan, cuando no lo tengan, ellos mismos se darán de baja, los titulares de los Servicios y sus empleados. CATA no arriesga nada. Solo aprovechan la situación con una aparente aportación que no aporta nada que no sea hacer creer que salvan a 897 trabajadores. sin embargo su argumento está muy bien traído. Muy inteligente y que embaucará a muchos. A unos por interés de que se crea y a otros porque no se enteran. Y lo del refrán: “del árbol caído todos hacen leña”