Leo en la revista de electrodomésticos MARRÓN y BLANCO unos curiosos argumentos y consejos para prolongar la vida de los lavavajillas. Entre esos consejos los hay correctos, otros no tanto y algunos, interesados.

Voy a ir reproduciendo lo importante de estas informaciones añadiendo en cada caso mis opiniones y comentarios sobre estas informaciones. En cualquier caso, leyendo este artículo  aprenderéis muchas cosas sobre el funcionamiento de los lavavajillas así como de su fácil mantenimiento, los cuidados para alargar su vida y consejos para que podáis vosotros mismos solucionar pequeños problemas sin necesidad de recurrir a los Servicios Técnicos.

Los contenidos de este artículo son los siguientes:

1.- ¿Cuál es la vida media de un lavavajillas?

2.- Cómo alargar la vida útil de un lavavajillas.

3.- Limpiar e higienizar semanalmente el aparato

4.- No dejar muchos días la vajilla lavada dentro del aparato

5.- ¿Cambiar las piezas oxidadas o muy desgastadas?

6.-  Si el consejo en muchos casos es no reparar ¿Qué solución tengo?

7.- Conclusiones

Vamos a desarrollar estos contenidos. Como es habitual, “entrecomillados” y letra cursiva los textos originales, y en letra normal mis explicaciones.

 

1.- ¿Cuál es la vida media de un lavavajillas? 

El autor de ese trabajo dice lo siguiente:

“Los electrodomésticos cada vez tienen una vida más corta. Al menos así lo indica un estudio del Instituto Oko y la Universidad de Bonn y difundido por la Agencia Federal de Medio Ambiente de Alemania, que revela que el promedio de la vida útil de la mayoría de aparatos electrónicos disminuyó desde los 14,1 años a los 13 años entre el 2004 y el 2012/2013. En el caso del lavavajillas, la media de años que duran es de 12,4.”

“Esta situación no sólo supone una inversión económica mayor por parte del consumidor sino que también tiene un impacto ambiental que podría evitarse si el usuario realizara un mejor mantenimiento.”

 

2.- Cómo alargar la vida útil de un lavavajillas: limpiar los filtros

Vanos a analizar la afirmación del autor de que los electrodomésticos tienen cada vez la vida más corta. lo dice la Agencia Federal de Medio Ambiente de Alemania,”. Según estos datos, en 13 años se ha reducido la vida útil de los lavavajillas en un 8 %. Bien. Y eso ¿Qué significa?, ¿Se fabrican peor?, ¿Por qué duran menos? Todo eso y mucho más lo iremos analizando en este artículo para llegar a conclusiones válidas para el usuario, pues sois vosotros, amigos lectores, los que vais a comprar esos aparatos y por eso es importante que apartéis de vuestra decisión de compra los intereses de quienes pretenden aprovecharse de consejos e informaciones grandilocuentes pero sin contenido practico. A vosotros, apreciados lectores, no se os debe engañar con argumentos pseudo-técnicos sobre la vida de los aparatos precisamente por empresas que su objetivo es que les compréis recambios que, o bien no vais a saber colocar o que vuestros conocimientos sobre reparaciones no alcanzan normalmente para ello.

Por consiguiente voy a analizar los consejos y recomendaros los que pueden ser de interés rechazando las sinrazones o las recomendaciones de que compréis recambios que puede resultar que no sirvan para solucionar el problema o que su sustitución os resulte imposible o que simplemente no sirvan para solucionar el problema.

Dice el autor:

“ Los expertos señalan que no basta con retirar los restos de alimentos de los platos o con elegir el detergente más adecuado, también es necesario hacer una limpieza detenida tanto de los filtros como de las aspas al menos una vez al mes.”

Realmente es importante retirar los restos de comida de los filtros. Eso es muy sencillo, pues los filtros se desmontan fácilmente y sacudiéndolos y eliminando los restos permiten que fluya correctamente el agua por esos mismos filtros aumentando la eficacia de lavado del aparato.

También es muy conveniente desmontar los rociadores girando la tuerca de plástico que los sujeta, y limpiando los agujeros por donde sale el agua mediante un palillo mondadientes, por ejemplo, introduciendo tales restos dentro del rociador y luego haciéndolos salir moviendo el rociador para que salgan, inclinándolos,  por el agujero de sujeción del rociador. 

 

3.- Limpiar e higienizar semanalmente el aparato

“Semanalmente, además, conviene higienizar y desinfectar todo el aparato, poniendo especial énfasis en los bordes de la puerta, para evitar malos olores. Para ello, recomiendan utilizar algún producto específico, o bien realizar una receta casera a base de agua, zumo de limón, bicarbonato y vinagre.” 

Hay numerosos productos en el mercado para la limpieza interior del lavavajillas, que si bien el interior está perfectamente limpio por efecto de los lavados, pueden quedar restos en los bordes de la puerta que conviene limpiar de vez en cuando. Por eso no considero interesante la receta casera, complicada y sin garantías de efectividad.

 

4.- No dejar muchos días la vajilla lavada dentro del aparato. 

“Otro consejo es evitar que los platos permanezcan demasiado tiempo en el interior del lavavajillas, una vez estén limpios, ya que la humedad y el calor propician la aparición de hongos, moho y malos olores.”

Si se hace un lavado diario o cada dos días, se puede dejar perfectamente la vajilla en el interior del lavavajillas una vez terminado el lavado. Pero si son varios los días sin sacar la vajilla limpia, realmente puede suceder que aparezcan hongos, moho y malos olores.

Revista Marrón y Blanco

Revista Marrón y Blanco

 

5.- ¿Cambiar las piezas oxidadas o muy desgastadas?

Aquí el autor enseña ya la patita: hace publicidad de su empresa, https://www.todorepuestoselectro.com/ , dedicada a la venta de recambios de electrodomésticos, para que compréis allí las piezas necesarias…Dice así:

“También es conveniente cambiar las piezas oxidadas o muy desgastadas, que pueden adquirirse en tiendas especializadas donde cuentan con profesionales disponibles, en caso de que el usuario no cuente con suficientes conocimientos técnicos para sustituir la pieza por su cuenta.”

No se me ocurre cuales pueden ser esas piezas desgastadas y oxidadas. Tengo que decir que los actuales lavavajillas no son los de hace 15 ó 20 años, donde veías todas las piezas rápidamente y podías sustituir el programados, la bomba de vaciado, la bomba de circulación, el calefactor, el cableado, etc. etc.

Eso hoy en día no se puede hacer, pues los lavavajillas, como las lavadoras, tienen todas los componentes en bloques: el cableado es mínimo, pues no tienen programador  ya que todas las funciones las controla y realiza la Placa Electrónica, y la bomba de circulación está integrada en un bloque donde está, de manera inseparable, el calefactor. Tampoco puedes cambiar ningún control ni botonera pues todo está integrado en la citada Placa Electrónica.

A Los controles de esa placa electrónica no se tiene acceso como usuario y menos una persona que no domine en profundidad la electrónica y disponga de los esquemas y circuitos. Por consiguiente, cualquier avería de uno solo de esos componentes te obliga a recurrir al Servicio Técnico oficial del fabricante. No se os ocurra trastear en esos elementos pues podéis crear más daño que soluciones. Hay que recurrir al Servicio Técnico. 

 

6.-  Si el consejo en muchos casos es no reparar ¿Qué solución tengo?

Os voy a contar dos experiencias personales: una fue hace dos años con mi lavadoras BOSCH. Dejó de funcionar y como tenía la dichosa placa electrónica, nadie que no sea el Servicio Técnico Oficial tiene la documentación ni las herramientas de verificación necesarias para  reparar porque el conjunto, la placa electrónica, NO DEBE repararse porque NO ES REPARABLE por un técnico normal. Vino el Servicio Técnico, comprobó los test de averías y daba dos posibilidades, ambas en la placa electrónica. No había nada más que hacer que cambiarla. Y entonces llegó la pregunta del millón por mi parte: ¿Cuánto me cuesta la reparación? La respuesta: contando el coste de la placa electrónica mas la consiguiente nueva visita, más el IVA, total 380 €. 

Eso significaba que si cualquiera de esos elementos, montados en bloques o conjuntos se estropea, hay que cambiar todo el bloque, en este caso la placa electrónica. 

Mi respuesta: Le pago la visita de hoy y me compro una lavadora nueva. Fui a E.C.I., elegí una nueva lavadora más eficiente que la anterior, con más capacidad de ropa, y me costó, puesta en casa, instalada y llevándose la vieja, 405 €, o sea, por 25 € más que la repaeación, con 2 años de garantía. 

Otro caso parecido me sucedió hace cuatro semanas con el lavavajillas. Los programas se volvían locos y no conseguía que funcionaran. Llamé al  Servicio Oficia de BOSCH, que vino a las pocas horas y estuvo comprobando el funcionamiento de la placa electrónica con los instrumentos específicos que le dieron una pauta. Después de algunas pruebas y de desmontar el lavavajillas, concluyó que el conjunto bomba de circulación-calefactor, habían dejado unas pérdidas de agua en el suelo.

La solución, me dijo, era cambiar el conjunto puesto que la fuga de agua podría reproducirse en cualquier momento, obligándome a cambiar el conjunto. Le pregunté el coste y me hizo el cálculo: El conjunto de bomba y calefactor costaba 320 € más 40 € de mano de obra y desplazamiento del técnico. Total 360 €. Precio lavavajillas nuevo A+ en E.C.I, 409 €. Como puede verse, por 46 € más que el coste de la reparación, tenía un lavavajillas nuevo y de mayor eficiencia energética. 

Sin embargo, decidí seguir lavando con el teóricamente averiado lavavajillas hasta que se “muriera”. De eso hace ya cuatro semana, funcionando todos los días, y lava perfectamente. Cuando realmente se averíe compraré otro nuevo… y de la misma marca. 

 

7.- Conclusiones

Finalmente, conviene cuidar el exterior. Si es de acero inoxidable, no son recomendables los productos abrasivos como el cloro o la lejía, ni los estropajos metálicos.

No cabe duda de que el diseño de los productos es esencial para que duren más años, pero un correcto mantenimiento y las reparaciones oportunas pueden contribuir a alargar la vida útil de manera ostensible.”

No es que la vida de los electrodomésticos sea actualmente más corta y que se estropeen antes, sino que la realidad es que en la mayoría de los casos donde se produce una reparación importante cuesta más reparar el aparato que comprar uno nuevo, casi por el mismo precio de la reparación y, con el añadido de que el aparato nuevo tiene dos años de garantía y además es de mayor eficiencia energética. 

Hoy en día cuesta menos fabricar los electrodomésticos que cambiar piezas importantes, pues los costes de los recambios importantes (placa electrónica, motores, conjuntos o bloques, que cambiar el aparato por uno nuevo. 

Tampoco es cierto que los aparatos sean de peor calidad. Simplemente es que 20 años atrás era rentable reparar las averías, pero con los precios actuales de los recambios, elevados abusivamente por los fabricantes, y con los mayores costes de la mano de obra de las reparaciones, sale más económico comprar aparatos nuevos que repararlos, especialmente cuando la avería es de un bloque de piezas. 

Finalmente, en relación con esta empresa que vende recambios, con la idea de hace muchos años de “hágaselo Ud. mismo” actualmente no funciona. Especialmente en lavavajillas y lavadoras. La complejidad de las reparaciones, el precio de los recambios y la falta de documentación y herramientas técnicas para poder reparar, obligan, por economía, a cambiar el aparato. 

Realmente hoy día hay menos averías en los electrodomésticos, pero las que se producen son, normalmente, “mortales” para el aparato. 

Termino informando que la empresa de recambios que ha originado que escribiera este artículo después de leer su publicidad, dice textualmente::

“La empresa Todorepuestoselectro tiene todo tipo de piezas de repuesto para toda la gama de electrodomésticos de línea blanca y PAE.”

Esta es la empresa: TODOREPUESTOSELECTRO.COM

 

Espero que este artículo haya sido de utilidad para mis amables lectores. Y si os interesan estos artículos, sabéis que CADA LUNES publico un nuevo artículo. Muchas gracias por vuestra atención y hasta el próximo lunes.