Hoy me voy a tomar la licencia de contaros un chiste u ocurrencia que me contó un coreano hace muchos años. Aunque no lo parezca, sí tiene relación con los electrodomésticos. 
 
A primeros de los años 90, me llamó un coreano, Mr. LEE, de Madrid, que quería hablar conmigo (Barcelona) para llegar a un acuerdo comercial. Era el delegado para España de la empresa coreana GOLD STAR, que con los años cambió su nombre, pasando a llamarse, desde entonces, LG, el fabricante que vende más frigoríficos en España en la actualidad y desde hace varios años.
Vino a verme para pedirme que mi empresa le llavera la asistencia técnica de sus electrodomésticos de línea blanca en España. Venía con muy buena recomendación: la dirección de compras de EL CORTE INGLES estaba interesada por sus electrodomésticos, pero la condición “sine qua non” era que contratara un Servicio Técnico para la marca, en toda España, y le recomendaron que hablara conmigo. Si se producía el acuerdo, comenzarían a vender sus aparatos, como así fue.
Se hizo la hora de comer y lo hicimos juntos Mr. LEE y yo. Hablando de los fabricantes de electrodomésticos salió el tema de los japoneses, de los coreanos, como era su caso, que estaban produciendo el gran salto, y me habló también del futuro: China. Le dije que en las ferias anuales de los electrodomésticos en Colonia (Alemania) cada año veía más orientales visitando los stands de las primeras marcas, haciendo fotografías de los aparatos expuestos, de su interior y de su detalle…Me preguntó si eran japoneses, chinos o coreanos. Mi respuesta fue que yo no sabía distinguirlos, pues todos, para mí, tenían un rostro parecido.
Entonces Mr. LEE me contó lo que me pareció un chiste muy gracioso. Me dijo:”es muy fácil saber si el oriental es un japonés, un coreano o un chino. No es necesario verle la cara. Fíjese solo en su vestimenta. El coreano es un japonés mal vestido. Y el chino es un coreano mal vestido.” 
Me olvidé del chiste hasta años después. Los japoneses, “bien vestidos”, habían llegado a su cénit tecnológico. Eran los líderes en tecnología, especialmente en automoción y electrodomésticos. Sus exportaciones llegaban a todos los países del mundo. Sus fábricas de electrodomésticos y aire acondicionado (SONY, PANASONIC, SANYO, HITACHI, MITSUBISHI, DAIKIN, TOSHIBA, CANON, SHARP, FUJITSU…). Indudablemente eran las mejores. Pero llegó un período de estancamiento en el crecimiento.
Mientras, los coreanos no habían perdido el tiempo. Las compañías LG y SAMSUNG son líderes mundiales en electrodomésticos, ordenadores, televisión, aire acondicionado, telefonía, etc… Estas dos empresas de electrodomésticos tienen asegurados dos de los primeros puestos entre los 15 más importantes del mundo, que son los que quedarán en pocos años. Todos los demás fabricantes de electrodomésticos irán desapareciendo en poco más de una década. Los coreanos, hoy, ya pueden “vestir” como los japoneses. Ya visten igual. Ya han llegado al top ten de los electrodomésticos. 
¿Y los chinos? ¿Cómo “visten” actualmente los chinos? Pues China ha dado un salto de gigante. Tiene innumerables empresas de electrodomésticos y aire acondicionado. Es la fábrica del mundo. Empezaron hace pocos años a copiar o a utilizar tecnologías europeas (y japonesas en el aire acondicionado) en los electrodomésticos y hoy están alcanzando niveles ya muy considerables. HAIER se ha constituido ya en el mayor fabricante de electrodomésticos del mundo. Y no bastando con eso, y para asegurar su supremacía y un puesto también entre los 15 fabricantes de electrodomésticos que, como he dicho, van a quedar antes de una década, ha enfocado ya su programa de futuro inmediato. 
En el pasado año facturó 23,3 miles de millones de dólares. Ha instalado en Osaka (Japón) su sede asiática, para dirigir la investigación, el desarrollo, la fabricación y el marketing en Asia.
Ha situado dos centros de I+D en Tokio y Kyoto. Ha comprado el pasado año las actividades de fabricación de lavadoras y frigoríficos de SANYO (fabricante japonés). En 2.012 se producirá la salida de la lavadora número 100 millones de HAIER producida en Asia, concretamente en la fábrica tailandesa del grupo.
Hace tiempo que abandonó VARESE, población del norte de Italia, donde inició su actividad HAIER EUROPE en el año 2.000, trasladando su sede europea a París.
En China hay ya más de 100 millones de chinos que viven a un nivel superior a la media europea…. Esos 100 millones de chinos ya “visten” como los japoneses. Y detrás de ellos hay otros 1.200 millones de chinos que pugnan por “vestir” como los japoneses. Todo llegará. Y además, muy rápido…
Cuando llegue ese momento, al ver un oriental, como todos irán “bien vestidos” yo ya no podré saber si se trata de un japonés, un coreano o un chino…