De vez en cuando conviene recordar algunos consejos y actuaciones que ayudan a rebajar nuestra factura de gas o electricidad para calentar nuestra casa. De eso voy a tratar hoy después de haber oído barbaridades en consejos de los que creen en las leyendas urbanas y  que en lugar de ahorrar en calefacción lo que hacen es agravar sus costes. A continuación un resumen de los puntos importantes a considerar para ahorrar en esos costes de calefacción.

 

Veamos la tabla de contenidos de este artículo.

1.- Procurar aislar la casa

2.- Limpiar y mantener los radiadores

3.- ¿Qué temperatura debo poner en la calefacción?

4.- ¿Cuánto dinero me cuesta subir la temperatura por encima de los 17 ºC aconsejados?

5.- Comprobar en lo posible y corregir las fugas de calor

6.- Dejar entrar el calor del sol7.- Dejar las rejillas de ventilación abiertas

7.- Dejar las rejillas de ventilación abiertas

A continuación vamos a ir desarrollando los contenidos de manera sencilla y concretándonos en lo importante.

 

1.- Procurar aislar la casa

Cerrar y ajustar puertas y ventanas y colocar burletes que impidan el paso del frío y las pérdidas de calor. Si es posible, poner ventanas de doble cristal. Poner cortinas que impidan las fugas de calor.

 

2.- Limpiar y mantener los radiadores

Los radiadores de agua caliente precisan ser revisados como mínimo una vez al año. Deben limpiarse de polvo y no tapar la parte superior, pues dificultaríamos la emisión del calor al ambiente.

Deben purgarse si notamos una parte del radiador que no calienta, y que normalmente se debe a que en esa zona del radiador se ha creado una bolsa de aire. La purga es fácil, puesto que basta con abrir el purgador desenroscándolo un poco. El purgador es un pequeño tubito situado en la cabeza del radiador para que salga el aire y luego, vuelta a enroscarlo. Con eso  conseguiremosque todo el radiador envíe el calor al ambiente.

Si la casa tiene varias alturas, los radiadores que cogen aire son siempre los más altos.

 

3.- ¿Qué temperatura debo poner en la calefacción?

La temperatura aconsejable para evitar despilfarro es graduando el termostato entre 17 y 21 grados, que es suficiente si en casa llevamos una ropa normal, pues no es necesaria mayor temperatura.

Entre 17 y 21 grados es el abanico de temperaturas que se recomienda. Por eso es frecuente encontrar ese consejo de mantener la temperatura entre esos límites pero no explicar en cada caso qué sucede si ponemos la calefacción a cada una de las temperaturas entre los 17 y 21 grados. Por eso os aconsejo, si estáis en esa duda, que me sigáis en las sencilla pero interesantes explicaciones que os voy a dar.

 

4.- ¿Cuánto dinero me cuesta subir la temperatura por encima de los 17 ºC aconsejados?

Como ya hemos visto, las temperaturas aconsejadas para la calefacción están entre los 17 y los 21 ºC. Se trata de ver cuánto nos cuesta subir la calefacción cada grado más de los 17 ºC.

Para ello tomaremos como punto de partida los 17 ºC, e iremos subiendo de grado en grado a 18, 19, 20 y 21 ºC. Los cálculos que se manejan son que cada grado centígrado que subamos la calefacción cuesta  un 7 por ciento más.

Vamos a suponer que partamos de los 17 ºC mínimos, y que con esta temperatura nuestra factura de calefacción nos cuesta al mes 100 €.  Con estos datos podemos elaborar la siguiente tabla:

-Si ponemos la calefacción a 17 ºC, calentar la casa nos cuesta al mes 100  

– Si ponemos la calefacción a 18 ºC, nos cuesta al mes los 100 € anteriores  + un 7 %, o sea, 107 €

– Si ponemos la calefacción a 19 ºC, nos cuesta al mes 100 € + 14 %, o sea, 114 €

– Si ponemos la calefacción a 20 ºC, nos cuesta al mes 100 € + 21 %, o sea, 121 €

– Si ponemos la calefacción a 21 ºC, nos cuesta al mes 100 € + 28 %, o sea, 128 €

Vemos pues que pasando de los 17 ºC a los 21 ºC, gastaremos un 28 % más de calefacción, Por consiguiente  conviene andar por casa en invierno con topa adecuada, no “de verano” para evitar esos mayores costes de calefacción cuyo máximo sería un gasto casi del 30 %.

Radiador

Radiador

5.- Comprobar y corregir posibles fugas de calor

Esas pérdidas se producen por falta de aislamiento de la casa, por rendijas en puertas y ventanas, por lo que es aconsejable colocar en lo posible burletes, cortinas, y cerrar puertas de habitaciones que no se utilicen, para no gastar en vano calefacción

 

6.- Dejar pasar el calor del sol

Durante el día, si es soleado, conviene dejar pasar la luz y el calor del sol, cerrando las ventanas cuando se ponga el sol, para retener mejor el calor.

 

7.- Dejar las rejillas de ventilación abiertas

Si en casa tenemos rejillas de ventilación, y muy especialmente si tenemos braseros, hay que dejar abiertas esas rejillas para la salida de humos y muy especialmente para la renovación del aire. En el caso concreto de los braseros, cada año se producen muertes por la combustión incompleta del orujo de los braseros, que, al faltarle oxígeno por no haber ventilación, se produce una combustión incompleta del orujo y en lugar de desprender anhídrido carbónico, que es lo normal,  la combustión, produce el monóxido de carbono, que es venenoso y puede producir la muerte.

 

 Espero, amigos lectores, que os sean de utilidad estos sencillos consejos y que os ayuden a rebajar los costes de calefacción de manera eficiente

Hasta aquí el Artículo de hoy, lunes dia 18 de Diciembre de 2.017. El siguiente lunes será el día de Navidad, que aprovecharé para felicitaros las fiestas…