Se ha consumado el nuevo engaño de los fabricantes de los Emisores Térmicos, que como no pueden hablar de  Eficiencia Energética, pues consumen lo mismo que cualquier otro aparato de calefacción eléctrica, se han aliado con AENOR  (Asociación Española de Normalización)  para volver a engañar a los consumidores con un Certificado que los califica de “Eficaces o Eficientes”. 
Hecha la Ley, hecha la trampa, dice el refranero.
 
Este nuevo engaño, ahora consumado, ya lo anuncié en mi artículo.Emisores térmicos de “bajo consumo”: a la vista, ¿…de fecha 5 de Noviembre pasado.
 
Nada que ver este  certificado con la normativa europea de Eficiencia Energética, obligatoria en toda la Unión para los electrodomésticos, a los que se les exige que lleven incorporada, en cada aparato, la Etiqueta Energética donde se informa de la Clasificación de la Eficiencia Energética del mismo, con los consumos, potencia, gasto de agua, y otras características de cada tipo de aparato.
 

Pues bien, como los emisores térmicos y cualquier tipo de electrodoméstico de calefacción eléctrica por resistencias convierte el 100 % de la energía eléctrica consumida  en calor,  su eficiencia es siempre el 100 %, por lo que NO ES MEJORABLE .  Por consiguiente, no existe ningún tipo de calefacción eléctrica por resistencias que sea más eficiente que otro. Y al no haberlo, no existe la etiqueta de Eficiencia Energética, ya que ésta no se puede mejorar.

 
Por consiguiente, una vez más afirmo que la publicidad sobre el “bajo consumo” y “alto rendimiento” de estos aparatos es falsa, es publicidad engañosa. Pero los fabricantes de estos aparatos,  viendo que un día u otro alguien denunciará esta publicidad engañosa a la Comisión Nacional de la Energía (CNE), y que les pueden dar un fuerte tirón de orejas,  han decidido buscar otra salida: han conseguido que AENOR les haga un certificado de “aparato eficaz”
 
Desde luego, este certificado de AENOR no tiene nada que ver con la normativa europea de Eficiencia Energética. Este es un certificado de andar por casa,  en el que, además,  se confunde la velocidad con el tocino,  pero que engañará a mucha gente.
 
Me explicaré sobre el calificativo. No tiene ningún sentido ni en el fondo ni en la forma lo de “aparato eficaz”.  Veamos. En primer lugar, el certificado de AENOR sobre estos aparatos se basa en la petición de la asociación de fabricantes de emisores térmicos  a AENOR de que les hiciera un Certificado de calidad como “Emisor Eficaz”. ¿Qué significa esto? Según el diccionario de la RAE, EFICAZ es la capacidad de disponer de alguien o de algo para conseguir un efecto determinado. Necesitan un certificado  de emisor eficaz para luego emplear los sinónimos eficiente, eficiencia, y más adelante añadirle el calificativo de “energética”.
 
Queda clareo que los términos eficaz, eficiente, eficacia y eficiencia pueden ser sinónimos y confundirse entre ellos.
 
¡Eureka! Como dijo el griego, debió decir la comisión del AFYCET al descubrir la palabra eficaz: hemos encontrado “algo para conseguir un efecto determinado”: la palabra eficaz. De ahí a eficiente no hay ni siquiera un paso: son sinónimos y por tanto, “cambiables”. Ya lo tenemos. Ahora vamos a ver en qué justificamos la palabreja. Los técnicos se pusieron a pensar y encontraron la solución, en palabras de David Márquez, presidente de AFYCET“la marca de calidad “eficaz” otorgada por AENOR. Esta marca distingue a los emisores térmicos con niveles de seguridad superiores a los exigidos por   la norma europea…”
 
Ya lo tenemos claro. Siendo más papistas que el papa, podremos engañar de nuevo a los consumidores. Las normas de seguridad europeas (que son muy  estrictas) hay que superarlas.  Es como si dijéramos: si en lugar de cuatro ruedas, ponemos  ocho  ruedas en los automóviles, eso nos permitirá aumentar la seguridad. Y además, podremos venderlos al doble de precio de los de cuatro ruedas…
 
Esto es así: las normas europeas son muy exigentes, en especial las de seguridad eléctrica: No permiten un hueco en el aparato por donde un niño pueda introducir un dedo y tocar  algún elemento  bajo tensión eléctrica,  limitan la temperatura exterior del aparato para que nadie pueda quemarse al tocarlo, etc.  Pues bien, todas esas medidas son las de obligado cumplimiento de todos los emisores térmicos, estufas eléctricas, lavadoras, frigoríficos, televisión etc. etc.  
 
Pedo como había que buscar la escusa  para llamarse “eficaz” había que superar la norma europea: No se cómo se hace ni lo que tienen que ver la seguridad eléctrica y otras con la “eficacia”. Pero es igual, los consumidores no tienen ni idea y se lo tragarán todo, como han estado haciendo durante muchos años con la publicidad engañosa de los emisores térmicos de bajo consumo y alto rendimiento. 
 
¿No es absurdo rizar el rizo o poner albarda sobre albarda? Perro algo tenían que decir para justificar la palabra eficaz y de ese modo seguir engañando a la gente con la confusión EFICAZ y EFICIEBNCIA y de ahora en adelante añadirle ENERGETICA solo hay un punto.
 
Respecto a la velocidad y al tocino, lo explico: ¿Me quiere alguien decir que si por aumentar más todavía la normativa europea de seguridad el aparato es más eficaz (o eficiente o Eficiente eléctrico? Esto como mínimo es una tomadura de pelo, pero lo peor es que gracias a esta artimaña, pretenden sustituir la etiqueta energética de eficiencia (que en este aparato no puede existir) por la de aparato eficaz. Y todo ello para doblar el precio de venta d sus emisores térmicos de supuestos e inexistentes bajo consumo y alto rendimiento, pues consumen exactamente como las demás estufas eléctricas, y que lo que pretenden es seguir confundiendo y engañando a los consumidores cobrándoles el doble del coste de un aparato similar, que tiene el mismo rendimiento y vale la 
mitad.