MARÍA, una lectora del blog me ha dejado un comentario en mi artículo ¿Hay termos eléctricos que consumen menos que otros?” donde explica que ha ido a comprar un termo y el vendedor le ha aconsejado uno que tiene dos resistencias, de 800 W cada una, “…dice el vendedor que si solo conecto una, estaría en el modo ecológico que consume menos…” y añade: “Entonces ¿Es cierto lo que me dijo o es solo una estrategia de marketing?”.  Voy a contestar a MARÍA, pero antes veamos el comentario completo:

maria11 de noviembre de 2014, 10:51

Buenos días Antonio

Me compre una casa hace poco y estoy intentando comprar los electrodomésticos lo mejor que pueda para que me duren tiempo, me gusta mucho leer este blog porque me ayuda a entender ciertas cosas aunque en otros puntos me pierdo un poco.

En este artículo dices que aunque un termo tenga menos potencia que el otro gastar igual porque invierte más tiempo en calentar el agua, pero en una de las tiendas a las que fui me ofrecen un termo centro modelo baltico con dos resistencias de 800W cada una y me dice el vendedor que si solo conecto una, estaría en el modo ecologico que consume menos. Entonces es cierto lo que me dijo o es solo una estrategia de marketing? muchísimas gracias”

Lo siento, MARÍA, pero tengo que decirte que ese vendedor te está liando. Puede ser por ignorancia, en cuyo caso no debería estar cara al público vendiendo-aconsejando a los clientes o bien se trata de un “espabilado” que sí sabe perfectamente la barbaridad que dice, pero le interesa “venderte” ese modelo de termo.
 
Pues NI CASO. Lo voy a explicar para que, si quieres, le puedas dar una lección a ese aprovechado. La medida del consumo electrónico es el kilovatio x hora. Por ejemplo, si la potencia del termo fuera de 1.000 vatios, temiéndolo conectado, calentando durante una hora, consumiría 1 kW x1 hora = 1 kWh. Si el calefactor tuviera una potencia de la mitad del anterior, o sea, 500 W (0,5 kW), para llegar a la misma temperatura que el anterior necesitaría el doble de tiempo, o sea 0,5 kW x 2 horas = 1 kWh.
En tu caso, si conectas solo una resistencia de 800 W, y para alcanzar la temperatura que pones en el termostato te tardara, por ejemplo, 4 horas. La energía eléctrica consumida sería de 0,8 kW x 4 horas = 3,2 kWh.
Si pones las dos resistencias, la potencia total será de 0.800 + 0,800 = 1.600 W, o sea, 1,6 kW. Si queremos saber el consumo en esas 2 horas que tardará en alcanzar la misma temperatura del agua, será en este caso: 1,6 kW de potencia x 2 horas = 3,2 kWh. Exactamente igual que en el primer caso, con una sola resistencia, pero ahora tardando la mitad del tiempo en desconectarse el termo por corte del termostato al llegar a la temperatura programada.
Te pongo otro ejemplo más fácil: supongamos que en tu casa tienes dos grifos en la tubería del agua, uno de ellos tiene un paso de agua de 5 litros por minuto, y el otro grifo tiene un caudal de agua de 10 litros por minuto. Si llenas un cubo en el segundo grifo, te tardara en llenarla los10 litros de capacidad, un minuto. Pero si lo haces con el grifo de paso más reducido, que solo da un caudal de 5 litros, te tardará el doble en llenar el mismo cubo, o sea, dos minutosPero en ambos casos has gastado la misma cantidad de agua: llenar el mismo cubo con 10 litros de agua.
Por lo tanto dile al vendedor (si quieres) que no te engañe, que con una resistencia o con dos te gastará lo mismo para llevar el agua a la temperatura seleccionada, pero con una sola resistencia tardarás el doble que con las dos. Y lo que tú pagas a la compañía eléctrica es el consumo de energía, o sea, 3,2 kWh. Si el precio te resulta a 0,19 € el kWh, te costará calentar el agua del termo 3,2 kWh x 0,19 € = 0,60 €, o sea, 60 céntimos de euro en ambos casos.
En cuanto al cuento del vendedor de que “…el modo ecológico que consume menos…” o no sabe lo que dice o lo sabe “demasiado bien”. Por consiguiente tu pregunta “…Entonces ¿Es cierto lo que me dijo o es solo una estrategia de marketing?”. Pues no lo era, MARÍA, no era una estrategia de marketing sino simple y llanamente UN ENGAÑO, sea por ignorancia, sea por internes en venderte ese aparato.
Este mismo engaño o ignorancia se repite muchas veces, más de las deseables, en la publicidad de aparatos eléctricos “milagreros” que consumen menos (dicen) cuando la verdad es que todos los aparatos que tienen la misma potencia consumen igual, en el mismo tiempo de funcionamiento.. Y el consumo es directamente proporcional a la potencia. No hay que olvidar que la POTENCIA no indica consumo de energía. El consumo es la potencia multiplicada por el tiempo, y en el caso de la electricidad, los kW multiplicados por el tiempo en horas, nos da el consumo en kWh, que es lo que pagamos. Como puede verse, la potencia se expresa en vatios (W) o en kilovatios (kW) y en cambio el consumo se expresa en kilovatios por horas (kWh), que es lo que encontramos en la factura de la luz.
Es conveniente conocer la diferencia entre potencia y energía consumida. En numerosas ocasiones recibo comentarios en el blog donde se ve claramente que se confunden ambos términos. Quien no lo tenga claro, que insista en volver a leer este artículo y evitará que le intenten engañar, como en el ejemplo de MARÍA y tenerlo en cuenta al comprar un electrodoméstico o cualquier aparato eléctrico.