Interesante tema me ha sugerido MARA, habitual lectora del Blog y frecuente comentarista, a quien debo agradecerle haber hablado de este asunto en su comentario a este artículo mío. Además remite a un muy interesante y bien pensado artículo del Blog TRUCOS PARA AHORRAR DIARIAMENTE. Es que el tema de las pastillas “antical” que publicita BENKISER, fabricante del CALGON da para mucho. Para mucho ENGAÑO, añado. El anuncio televisivo incita al uso del CALGON si no queremos que nuestra lavadora acabe llena de cal, rota e inservible. 

 
Lo que sucede es que una vez más un fabricante sin escrúpulos nos incita a usar Calgón, un producto útil para rebajar la dureza del agua CUANDO ES MUY ELEVADA, pero que al generalizar en la televisión, viene a decir que usemos (TODOS) ese producto si no queremos ver “morir” la lavadora, llena de cal por todas partes. Y luego algunos le echarán la culpa al fabricante por aquello de la “obsolescencia programada”.
Ese anuncio es publicidad engañosa porque según la sentencia judicial 

“…Recuerda la sentencia que el mensaje publicitario debe ser siempre veraz y no engañoso. También indica que es engañosa la publicidad que de cualquier manera, incluida su presentación, induce o puede inducir a error a sus destinatarios y puede afectar a su comportamiento económico, perjudicar o ser capaz de perjudicar a un competidor. Lo es también toda publicidad que silencie datos fundamentales de los bienes, actividades o servicios, cuando esta omisión induzca a error.” 

En nuestro caso, la mitad de España tiene aguas duras o muy duras, donde “puede ser” que en algunos casos sea conveniente echar Calgón o las dichosas pastillas en cada lavado, pero en la otra media España, a la que la publicidad engañosa incita igualmente a usar el producto, NO ES EN ABSOLUTO NECESARIO, pues la dureza no lo justifica ni mejora el lavado ni la duración de la lavadora. 
 
Esta publicidad del CALGON es engañosa porque  

“induce o puede inducir a error a sus destinatarios” (incitándoles a comprar el producto cuando media España no lo necesita y parte de la otra media, tampoco) y porque “Lo es también toda publicidad que silencie datos fundamentales de los bienes, actividades o servicios, cuando esta omisión induzca a error.” (Silencia que más de la mitad de los españoles no necesitamos ese producto, y porque es FALSO que se produzcan esas deposiciones de CAL en la inmensa mayoría de los casos, inclusive con aguas muy duras.” 

 Pero veamos lo que decía MARA en sus dos comentarios. 

“Hola Antonio, sólo un comentario fuera del tema, al hilo del (prescindible) uso de las pastillas antical. En esta página hablan de que, aunque no se echaran y se estropeara la lavadora, con el ahorro de no echarlas te podrías comprar otra cada pocos años:

http://trucosparaahorrardiariamente.blogspot.com.es/2012/10/las-pastillas-antical-nos-ayudan.html

También preguntarte por una solución que apuntan en un comentario: “Dicho por el técnico: una vez al mes, se pone la lavadora sin ropa (preferiblemente en un programa en caliente, con 30-40 es bastante) y cuando le entra el agua se le echa una botella de vinagre del de toda la vida (ácido acético, nada de pijadas de módena ni nada de eso, evidentemente). La cal se deshace con el vinagre. Esto también sirve para el lavavajillas. OJO, añadir cuando ya le esté entrando el agua. ” Un saludo a todos y gracias por la atención.” 

“Es que gracias a ti hemos podido comprobar (y eliminar) la cantidad de falacias que teníamos asumidas debido a la propaganda (eso no es publicidad, es decir, hacer público algo, lo que suelen hacer es mentir para llevarte al huerto) y los prejuicios acumulados que van pasando de unos que se creen expertos a los demás y al final se quedan como verdades inmutables cuando no lo son.

Además de aprender a utilizar en condiciones los electrodomésticos y que nos teman en cualquier conversación relacionada con estos, porque tenemos argumentos buenos que sacar, jaja.” 

MARA facilita el enlace de su descubrimiento, que os aconsejo leer completo, pues está explicado meridianamente claro y las conclusiones son aplastantes en lo económico. Resumo la introducción, que dice:

“Cada pastilla antical para lavadoras de una prestigiosa marca que se publicita como la número uno y la única recomendada vale 0,40€ la unidad, comprando el pack de 15 unidades. Ni busques ni compares porque no encontrarás en ningún supermercado estas pastillas a un precio más barato, ya que el precio siempre es el mismo, a no ser que compres un pack de oferta en el que vaya más cantidad.” 

Y la aplastante conclusión:

“En resumen, no todo lo que brilla es oro. Nos venden las pastillas antical como una forma de ahorrar dinero al evitar que tu lavadora se deteriore por la cal, pero la verdad es que nos hacen perder dinero, ya que una lavadora en la que no utilizamos pastillas antical nos puede durar unos 8 años (depende de la marca), sin embargo, utilizando pastillas antical nos puede durar 20 años (siendo muy generosos), pero durante esos 20 años usando pastillas antical habríamos gastado 2880€ en pastillitas, lo que es lo mismo que comprar 10 lavadoras de gama media por valor de 300€ o 5 lavadoras de gama alta.” 

Excelente artículo de ese blog “TRUCOS PARA AHORRAR CADA DÍA. Felicidades.
Vo0lvamos al tema. Decía Goebbels (ministro de propaganda del régimen de Hitler) que “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. Así es también como se crean las Leyendas Urbanas, como bien dice MARA. Alguien que desconoce a fondo un tema, lo comenta con otros asegurando que es cierto, y cada uno de ellos lo comenta con otro montón de conocidos, y al cabo de un tiempo le vuelve a llegar al primer “espabilao” que lo dijo y dice a sus amigos: ¿Veis como yo tenía razón? Y es que tiene que haber de todo…
Vamos a comentar algunas de las mentiras de CALGON:
  • No se necesita usar en aguas blandas ni siquiera duras, solo en aguas muy duras. Donde yo vivo, en Castelldefels (Barcelona) hay una dureza de 42º hidrotriméticos franceses de dureza, considerada elevada. Jamás he usado Calgón en la lavadora. Las lavadoras me han durado hasta que las he sustituido por otras de diferente marca para estudiar su funcionamiento y rendimiento, por mi actividad de Central de Asistencia Técnica para España de varias e importantes marcas de electrodomésticos. Las lavadoras sustituidas las he regalado a gente conocida, que después de muchos años, cuando me ven me dicen: todavía me dura la lavadora…
  • No es necesario usar Calgón pues la cal empieza a precipitar (formar capa) en las zonas más calientes a partir de 50 o 60 ºC, y no antes. Así pues, hoy en día, que la mayoría de lavados se hacen en frío y máximo a 40 ºC, la cal NO PRECIPITA. Si haces lavados frecuentes de 80 y 90 ºC (como se hacía cuando los detergentes no eran tan buenos), usa Calgón si la dureza del agua supera los 40 ºF (hidrotriméticos franceses). 
  • ¿Qué es entonces lo que vemos en televisión, que un técnico abre la cuba de la lavadora y hay como incrustaciones blancas? No es cal. Son restos de detergente y de suciedad. La tradicional costumbre de los usuarios españoles que en lugar de probar la cantidad de detergente necesaria, echa siempre una propina de más. Eso en el caso de usar detergente en polvo, es un problema, ya que a bajas temperaturas el detergente en polvo no se disuelve bien. Los restos de detergente van a parar a esos rincones entre el tambor y la cuba que nos muestran en televisión. 
  • El exceso de detergente crea más espuma, que no puede ser eliminada en su totalidad en los aclarados de la lavadora, propiciando además que parte de la suciedad no disuelta en el agua se quede en esa espuma-detergente, engrosando la capa blanca. 
Solución: Usa preferentemente detergente líquido, que sí se disuelve con agua fría, por lo que no se deposita como sucede con el detergente en polvo.
Los detergentes actuales tienen ya compuestos para reducir parte de la cal del agua. O sea que, echando Calgón, albarda sobre albarda.
Los detergentes actuales lavan mejor que los antiguos, se necesita menos cantidad y por otra parte las lavadoras  de fabricación reciente lavan con la mitad de agua que las antiguas, y como la “solución detergente” que es la que lava, se consigue con menos producto y hay menos agua , hay que echar bastante menos.
Un nuevo invento de Calgón es la publicidad actual. Supongo que temiendo que la gente se vaya enterando de que está tirando el dinero y de que en las lavadoras no se calienta el agua a altas temperaturas de lavado, la cal no precipita, por lo que para evitar que se les acabe el momio, se han sacado de la manga del Marketing el nuevo eslogan “DOS por UNO”, que ahora publicitan, diciendo que el Calgón sirve para eliminar la cal y para eliminar los restos de suciedad. Esos restos de suciedad culpa de los excesos de detergente en polvo utilizados en exceso. Pero mientras los usuarios sigan viendo en la televisión las lavadoras abiertas con pegotes de grumos blancos y un `seudotécnico con bata blanca les diga que es cal y que usen Calgón, pues a creérselo. Y así nos luce el pelo. También puede resultar la “solución vinagre” para eliminar hipotéticos restos de cal, descrita por MARA en su comentario, haciendo la operación de vez en cuando si es que realmente el agua de tu zona es muy dura, cuando en la inmensa mayoría a de los casos no es necesario usarlas, como se ha dicho. cuando la inmensa mayoría de los caso no es necesario usarlas, como se ha dicho.
´Qué razón tiene el blog del estudio económico del gasto de Calgón cuando dice “Las pastillas antical nos ayudan… a derrochar” , Cada pastilla cuesta 40 céntimos de euro, o sea 66 pesetas. 
Esta tomadura de pelo de una publicidad eminentemente engañosa, parece que no le preocupa a nadie. ¿Parea qué tenemos tanta gente en puestos oficiales, que pagamos todos de nuestro bolsillo, si no son capaces de ver o detectar estos engaños al consumidor? Pero es que ¡uff!, tener que moverse y pensar…Mejor seguir durmiendo pensando en la sopa boba.