Algunos os habréis planteado más de una vez si interesa comprar la lavadora, el lavavajillas, el frigorífico, etc en la pequeña tienda de electrodomésticos del pueblo o de un barrio de la ciudad. Los habrá que hurgan en internet buscando el mejor precio y hacen la comprar on-line. Otros prefieren comprar en grandes superficies o grandes almacenes, y otros prefieran hacer la compra en las cadenas de tiendas asociadas (cadenas “horizontales”) o en las tiendas de una determinada empresa (cadenas “verticales”). A raíz del comentario, que luego transcribiré íntegro, dejado por CONCHI en este artículo , hoy voy a hablar del pequeño comercio, de la tienda de electrodomésticos de pueblo o barrio, olvidada por muchos que, desde su modernidad, acuden a las tiendas publicitadas, con muchos aparatos de muestra, con gran alarde de iluminación, con mucho de todo…pero tantas veces, SIN ALMA. Insustanciales.

Reconozco mi falta de atención por no haber tratado este tema con profundidad en artículos anteriores. Por eso hoy voy a tratar de la conveniencia de comprar en esas tiendas que siguen aguantando contra viento y marea, y viendo como gigantes del sector, y cadenas súper organizadas, ricas y poderosas, fracasan, cierran y desaparecen del mercado. Para entrar en materia, leamos primero el comentario de CONCHI. Dice así:
Buenas tardes Sr. Antonio.
Soy una fiel seguidora de su blog y hoy me voy a distanciar un poco de lo relacionado en este artículo. Quiero agradecer su labor que considero muy importante y formativa tanto para clientes que compran electrodomésticos , como para las personas que los vendemos. Hoy quiero romper una lanza a favor de esas pequeñas tiendas, como la que yo regento, en la que ofrecemos seriedad en la venta, información en los productos y hacemos un esfuerzo cada día para luchar contra las grandes superficies que nos amenazan con su política de ventas. Sé que son muchos sus lectores, me consta, y me gustaría que también desde estas líneas se abogara por el trabajo bien hecho en el pequeño comercio…sé que no siempre es así, pero de verdad, tienen que creer que somos muchos los que nos esforzamos por vender con total legalidad e intentamos hacer un buen trabajo tanto en el servicio de venta como en el de postventa.
En estos momentos tan complicados en los que nos esforzamos más aún de lo que es soportable en muchos casos, quiero agradecer a Ud. y todos sus lectores el tiempo dedicado a leer este post y animarles a que se pasen por la tienda “pequeña” y pregunten y dén una oportunidad a aquellos que trabajamos de forma honrada vendiendo electrodomésticos, no queremos engañar a nadie e intentamos hacerlo lo mejor posible.
Antes cuando acudias a una tienda, escuchabas al dependiente en cada explicación y confiabas en muchos casos en su criterio, hoy en día esto está desapareciendo y parece que la gente entra en un establecimiento pensado en qué va a salir mal y en muchisimos casos, trabajamos con esfuerzo para que todo salga de la forma correcta, con un servicio rápido y cuidando a nuestros clientes. Ojalá no perdamos en contacto con nuestros “tenderos” de toda la vida porque estamos perdiendo unos y otros una gran oportunidad de trabajar juntos.
Gracias por su tiempo y perdón por extenderme tanto.Enhorabuena por su trabajo. Conchi.”
Después de haber leído el comentario dejado por CONCHI, decidí corregir la poca atención prestada por mí a este tipo de tiendas de electrodomésticos dedicándoles este artículo. A ella y a todos los que, como ella, siguen en la brecha soportando las peores situaciones y siguiendo con su poco valorada labor de asesorar y atender con experta profesionalidad a sus clientes. va dedicado este artículo.
Cuando me consultan sobre dónde comprar un electrodoméstico, siempre he dicho (y dejado escrito), que sea en un comercio fiable, con garantía de que no vaya a cerrar cualquier día, y que tenga influencia sobre las marcas que vende, ya que la venta de un aparato es importante, pero también lo es, y mucho, la posventa. Para eso siempre digo que la marca comprada debe tener un buen Servicio Posventa y la tienda que pueda atender las peticiones –o reclamaciones- sobre el producto vendido.
¿Qué mejor garantía de continuidad que esas pequeñas tiendas que llevan muchísimos años abiertas?... atendiendo a sus clientes con esmero, informándoles de lo que más les conviene en función de sus necesidades,, explicándoles las posibles ofertas disponibles,. Cuidando de reclamar al Servicio Técnico oficial de la marca si llega el caso… En definitiva: esas pequeñas tiendas son las que realmente mantienen el contacto con el cliente. Muchas veces un contacto personal y cercano es lo importante, lo que hace que el cliente vuelva a diferencia de las grandes superficies, donde el cliente “pasa” por allí”, compra y no volverán a verle. Y si luego reclama, muchas veces se desligan de sus compromisos enviando al despistado usuario “al maestro armero” para que se lo solucione.
El pequeño comercio local, con su cercanía y la sabiduría que dan los años al frente del negocio, con los casos vividos, con los conocimientos adquiridos y actualizados, es un pozo de sabiduría y experiencia. En mi vida profesional, como empresa de asistencia técnica de electrodomésticos, he tenido numerosos contactos y conversaciones con esas tiendas. He visto y admirado su tratamiento de la venta: primero ver las necesidades del cliente, qué busca, qué necesita y cuanto dinero quiere o puede gastarse. A partir de eso, aconsejar un tipo de aparato u otro, informándole de sus ventajas e inconvenientes, advirtiéndole si puede haber problemas con el Servicio Técnico, y por la experiencia de los años rodados en el oficio, aconsejar por la calidad del aparato que ha vendido ya a muchos clientes y no han tenido problemas, o los que ha tenido se los ha resuelto el Servicio Técnico, vigilado y tutelado por el propio vendedor de la tienda.
Todo eso no sucede así cuando vas a una tienda de grupos o cadenas: normalmente se fijan por la dirección del establecimiento unas marcas determinadas a las que hay que derivar al posible comprador para obtener el mejor margen de beneficio o para ganar mayor descuento en la central de comprar por mayor consumo. También he vivido muchos casos como esos, donde me he puesto en la piel del usuario y he sentido vergüenza ajena del abuso de algunos comercios…
Respecto a las grandes superficies (hipermercados) allí tienes los aparatos: elije por precio pues si quieres preguntar algo debes aguardad a que haya un vendedor disponible, que además no siempre conoce ´los aparatos debidamente, pues ha sido aleccionado para “vender el precio” sin ir mucho más allá. Y luedo, en la posventa, a quitarse los problemas de encima, si puede.
En estos comentarios he de hacer justicia a los grandes almacenes, excepción de la generalidad de tiendas, que aportan al comprador parecidas atenciones que el pequeño comercio: conocen el producto, se interesan por las necesidades del comprador y procuran aconsejarle para mantener al cliente satisfecho. Pero les falta, a todo eso, la proximidad del pequeño comercio. La cercanía del trato de la pequeña tienda, que normalmente va de padres a hijos y se gana un prestigio en la zona que hace que sus clientes prefieran pagar unos euros más (muy pocos o ninguno a veces) pero tienen la seguridad del buen consejo y de la excelente atención ante cualquier problema.
Debéis pensar siempre al comprar un electrodoméstico, en recibir unas muy buenas explicaciones, que se interpreten correctamente vuestras necesidades, que sean honrados y os aconsejen lo que más os interesa, no lo que más les interesa a ellos, y aseguraros bien de que si luego hay problemas con el aparato, por reparaciones o necesidad de cambio, que lquien uchará con el fabricante será esa tienda de cercanía, que sigue subsistiendo a pesar de todo lo que ha caído y lo que está cayendo, gracias a su honradez, conocimientos, buen trato, responsabilidad, amabilidad y continuidad del negocio. Por eso el pequeño comercio de electrodomésticos puede subsistir durante muchos años: por ganarse todos los días a su clientela.
A CONCHI le digo que persevere en su buen hacer. Que siga atendiendo con excelencia a sus clientes, que tal como lo está haciendo tiene muchos años `por delante de lucha y de buen trabajo en beneficio de su clientela, Y animo a todas las pequeñas tiendas de electrodomésticos que continúen con su trabajo, que son imprescindibles para un importante sector del público que necesita de sus consejos y bien trabajo.