Un lector, ANTONELLO, ha dejado un comentario en mi artículo Encimera vitrocerámica o de inducción, ¿Cuál es mejor?. Dice que, efectivamente, se evita tener que calentar el cristal, pero por contra luego no puedes aprovechar el calor residual, cuando deja de consumir, como sucede en la vitrocerámica, y dice también; que en la de inducción, con lo que te ahorras en un principio en el calentamiento de la sarten, lo pierdes al final al no tener ese calor residual” y que además, “en la cocina todo tiene su tiempo al fuego, no creo que disminuya al cocinar con induccion. Luego la cuestión de Kw que gasta, no puedo expresar mi opinión ya que no he hecho un estudio, pero lo seguro que los tiempos de cocción prolongado al final gastas el mismo tiempo”

Este ANTONELLO nos ha salido un GURÚ de la cocina, un  experto en el calentamiento de sartenes y un aprovechador de calores residuales, amén de sabio y experimentado calculador de los tiempos de cocción, según él, inamovibles. Lo único que reconoce es que “casi” ahorra el 40 % la inducción sobre la vitrocerámica normal. Aunque más adelante dice que no.
 
 Vamos a ir comentando las “sabias ocurrencias” de este experto cocinero. Para los que quieran leer el comentario completo, lo tienen aquí: Antonello4 de abril de 2013 12:43
 
En efecto, tiene razón al decir que con la de inducción se evita calentar el cristal vitrocerámico, pero no se ahorra en calentar la sartén. En, realidad lo que hace la inducción es calentar directamente la sartén
 
Respecto a que el calor que se pierde calentando el cristal se recupera luego cuando se apaga la vitrocerámica pues se puede seguir cocinando sobre ella, he de decir que si se tratara de una estufa eléctrica ese calor se aprovecharía al disiparse en el ambiente, pero que en la placa ese calor no sirve para seguir cocinando, pues si estás hirviendo agua, al cerrar el interruptor deja de hervir, y si es aceite, sucede lo mismo. Solo sirve para mantener unos minutos caliente lo que haya en la sartén o en la olla.
 
Además ese punto se contradice con su opinión de que en la cocina todo tiene su tiempo, por lo que teóricamente, acabado el tiempo necesario de que funcione el calentamiento, ya no necesita más. Solo si quieres hacer unos huevos frito después, aprovechando el calor residual, que no llegan a freirse nunca con la bajada inmediata de la temperatura al cerrar el fuego.
 
Por lo tanto, el supuesto aprovechamiento del calor residual solo sirve para calentarse las manos frotándolas por encima de la placa., y poco más.
Su aseveración de que en la cocina todo tiene un tiempo, y si tienes que cocer en dos horas, pues hay que cocer en dos horas, o freir en media hora debe ser siempre así, yo me pregunto: Si se pone la sartén o la olla en un fuego de 1.000 vatios de potencia ¿Hay que tenerlo en funcionamiento el mismo tiempo para freir o cocer que en un fuego de 2.000 vatios? Evidentemente que no, pues lo correcto es la mitad de tiempo para aportar el mismo calor.
Nuestro cocinero confunde las cosas. Es muy diferente decir que cuando hierva el agua, por ejemplo, luego hay que tener la placa encendida dos horas más “a baja potencia” no manteniéndola a la máxima, pues lo propio habría que hacer con las dos placas: en la de menos consumo, hay que bajar a la mitad, en la de mayor consumo habría que pajar a la cuarta parte, ¿O no? Por lo tanto la energía consumida será siempre la misma. Y si esto vale para la vitro normal, vale también para la de inducción, pero gastando para lo mismo, un 40 % menos de energía eléctrica. Sucede igual que en un horno: cuando se dice meter en el horno durante dos horas, se añade: con el horno caliente a 180 ºC, por ejemplo. Es el termostato el que controla el funcionamiento del calefactor. O seda que eso de que el tiempo de la cocina es fijo, sí, pero regulando la potencia según el quemador. No todo es igual, y por consiguiente, los tiempos (o las potencias de la inducción) serán de un 40 % menos.
Después de las elucubraciones de nuestro amigo cocinero, solo nos queda añadir sus últimas conclusiones: “Luego la cuestión de Kw que gasta, no puedo expresar mi opinión ya que no he hecho un estudio, pero lo seguro es que los tiempos de cocción prolongado al final gastas el mismo tiempo.”. Afortunadamente no ha hecho un “estudio”, pues posiblemente hubiera llegado a la conclusión de “sí pero no porque quizá, vete a saber”.
La realidad es que lo que dice Antonello solo son apreciaciones personales y confusas que no tienen base técnica alguna.