Este es el cuarto y ´último artículo de la serie “¿Duraban los electrodomésticos más antes que ahora? ¿Conviene cambiarlos cada 12 años?Respecto al último punto de nuestro amigo CARLOS, he de decir que me parece muy interesante también. Dice así: 

“….Evaluación del ciclo de vida (LCA, Life-cycle Assessment en inglés). A día de hoy, bajo la amenaza creciente de la escasez de recursos, es la única forma de realizar un análisis completo sobre el ahorro de energía y materiales….”

Se trata efectivamente de alguien que pensó en el tema y realizó sus estudios, llegando (él) a sus conclusiones., que vienen a decir que el coste de tirar un electrodoméstico para comprar otro nuevo, no solo debe hacerse contando con el ahorro energético que va a proporcionar el nuevo aparato, de mayor eficiencia energética que el anterior, sino también los costes de su reciclado, de construcción de uno nuevo y de transportarlo
 
Bien, debo disentir. Cuando se compra un aparato nuevo, no solo es más económico de consumo energético, sino también de agua, por ejemplo, es más perfecto en su función que el anterior (lavado, centrifugado), consume mucho menos detergente (ensucia menos el medio ambiente) y tiene unas prestaciones más modernas y actualizadas que las del anterior aparato. 
Cuando cambiamos el coche, por ejemplo, a los 10 años, ¿Lo cambiamos porque tiene un reloj de obsolescencia? No, claro, eso es una tontería que no existe. ¿Lo cambiamos porque el nuevo consumirá menos? No, claro, no solo por eso. ¿Por qué entonces? 
Veamos las posibles motivaciones del cambio del coche: 
  1. Por ser más seguro 
  2. Por ser más cómodo y confortable 
  3. Por incorporar los últimos adelantos de todo tipo 
  4. Porque al ser nuevo tardará en tener averías 
  5. Porque además tendrá dos años de garantía 
  6. Porque consumirá menos gasolina 
  7. Porque será más bonito 
  8. Porque contaminará menos 
  9. Porque será más fácil de manejar 
  10. Porque consume menos aceite (detergente) 
  11. Etc. 
Ahora, vuelve a leer estas motivaciones del coche, aplicándolas a un electrodoméstico. ¿Verdad que coinciden muchas de ellas? 
Pero como dice CARLOS, hay un coste de construcción del coche (lavadora) nuevo. Sí, es cierto, pero ¿Cuánto cuesta construir una lavadora? 
Primero hay que desguazar y reciclar la anterior. ¿Cuánto cuesta? A juzgar por el coste del reciclaje, que pagamos al comprar una lavadora nueva, unos cinco euros, no es muy alto. Eso sí, se recuperan materiales, para volverlos a utilizar, al menos en un 70 %. Y si con el coste de 5 € se puede reciclar y encima dar beneficios a las empresas de reciclaje, miel sobre hojuelas… 
¿Y por qué no se cambiaban antes y duraban muchos años? En primer lugar, por su coste. Una lavadora de los años 70 costaba unas 30.000 pesetas. O sea unos 180 €. ¿Qué esfuerzo significaba la compra para un “mileurista” de entonces? En aquel tiempo, un “mileurista” venía a ganar al mes unas 6.000 pesetas. O sea que para comprar una lavadora debía gastarse el sueldo de 5 meses. Hoy una lavadora MUY SUPERIOR a aquella, cuesta unos 300 €. Si un “mileurista” actual gana 1.000 € al mes su esfuerzo para comprarla es de 0,334 meses de trabajo. Resulta por tanto que el coste real de la lavadora (el esfuerzo para comprarla) era antes de 6 veces y media lo que cuesta hoy. O lo contrario, hoy cuesta una lavadora 6 veces y media menos que en los años 70
El coste de 300 € de una nueva lavadora, si su uso es frecuente, puede amortizarse en cinco años. Solo con la reducción de la energía eléctrica consumida. ¿Y el agua ahorrada? ¿Y el menos coste a detergente? ¿Y la mayor efectividad de lavado y mejor trato de la ropa? ¿Y su facilidad de manejo? ¿Y, Y, Y..) 
Pero sí existe un coste de fabricación en cada nueva lavadora. Como en cada coche, como en cada bombilla, como en cada teléfono móvil…Hablando de esto último: un teléfono móvil puede costar hoy en día más que una lavadora. ¿Por qué lo cambiamos? Pues porque cada vez es más pequeño, tiene más prestaciones, es más imprescindible. Etc. 
Según el citado estudio, deberíamos andar todavía con los primeros teléfonos móviles ¿No? Yo tuve uno de los primeros en España. Pesaba medio kilo. Su batería duraba minutos en conversación. Si querías podías ponerle una batería más grande, que pesaba otro medio kilo y llegaba a durar hasta 45 minutos!. Y me costó un riñón. Y no había cobertura. Y solo servía para hablar….Siguiendo la filosofía del citado estudio. ¿Por qué cambiáis tanto de teléfono? Pues porque gustan las novedades tecnológicas, porque cada vez hacen más cosas, porque incorporan cada vez más prestaciones… Y aquí, ¿No hay coste de reciclaje y coste de fabricación del nuevo?. Igual sucede con los ordenadores… 
Según el estudio, las primeras lavadoras deberían ser las que todavía funcionaran, para no derrochar, los primeros coches, los primeros teléfonos…, O bien, cambiarlas, por ejemplo, cada 20 años. Ya lo sabéis, amigos, a cambiar el teléfono cada 20 años… 
Si no se deja que siga la evolución tecnológica, estaríamos todavía calentándonos con leña. Quien pudiera, claro. Unos pocos, pues ni siquiera eso sería posible para la inmensa mayoría de la gente. 
La evolución de la técnica y los modernos procedimientos de fabricación y las mayores cantidades de aparatos hacen que su precio relatuvo sea cada vez menor, que ahorren más, y que los electrodomésticos, los teléfonos, los televisores, los coches, etc, puedan llegar a más gente, que antes no podía. La evolución es imparable, y el coste relativo, cada vez menor. Y los materiales, si se reciclan como ahora, se aprovecha en un gran porcentaje. Y los ahorros energéticos compensan el cambio
Y esa es mi conclusión: en 10 años los electrodomésticos han pasado a consumir (solo en electricidad) hasta un 70 % menos. Añade los productos y verás que ES RENTABLE cambiarlos cada 10 ó 12 años. Excepto si el uso que se da a una lavadora por ejemplo, sea de lavar una vez por semana. Entonces no se amortizara en ese tiempo… 
No soy un visionario si aseguro ahora que dentro de 10 años los electrodomésticos habrán dado otro gran salto y convendrá también por todos esos conceptos, cambiarlos de nuevo. 
Por último, transcribo el final del comentario de CARLOS, que dice lo siguiente: 

…Una última reflexión: hace siglo y medio, un economista británico llamado William Stanley Jevons enunció una paradoja que hoy lleva su nombre y dice lo siguiente: aumentar la eficiencia disminuye el consumo instantáneo pero incrementa el uso del modelo lo que provoca un incremento del consumo global. A día de hoy esto es tan fácil de constatar como consultar las estadísticas de consumo energético: cada vez disponemos de mejores y más eficientes electrodomésticos, pero el consumo de nuestros hogares se incrementa década tras década; hoy tenemos coches mucho más eficientes que hace 20 años, sin embargo la demanda de petróleo sigue aumentando….”
¡Faltaría más! De no ser así, estaríamos hoy como hace un siglo y medio. Naturalmente que se ha incrementado el consumo de nuestros hogares con más aparatos y más cómodos y más eficientes, y se ha inventado el coche, el avió, se ha ido a la luna, se ha inventado el teléfono, el ordenador, y así, avance sobre avance, se está evolucionando para que cada vez más algunos de los miles de millones de habitantes de este planeta puedan vivir mejor que hace 150 años. “

Naturalmente que se consume más energía cada vez, y que parte de ella (petróleo) puede llegar a agotarse. Pero eso se viene diciendo desde hace muchos años y van surgiendo nuevos yacimientos. Estoy convencido que entre las renovables y sobre todo, el futuro en un par de décadas más facilitará una energía limpia, inagotable, no peligrosa y muy barata: la fusión nuclear (no la fisión actual). 
Por lo tanto, realmente Mr. Jevons sí “parió” una verdadera paradoja. Que quiere decir exactamente “Aserción inverosímil o absurda, que se presenta con apariencias de verdadera”.