Según el estudio “Hábitos y proceso de compra de los catalanes” leído en la revista de electrodomésticos MARRÓN Y BLANCO el pasado 29 de Abril, que ha realizado COMENTIA (Asociación catalana de la empresa familiar de venta al detalle), “Un 52 % de los consumidores catalanes busca información (online y offline) de forma habitual antes de la compra… El sector de los electrodomésticos es uno sobre los que los consumidores hacen más búsquedas: EL 71,5%.” Esto nos dice que la mayoría de compradores de electrodomésticos busca información antes de decidir su compra, lo que demuestra que la compra de estos aparatos ya no se hace por impulso, por la publicidad o por recomendación de amigos, familiares, etc. En la actual era de la información la gente se informa para tomar luego la decisión de la marca, modelo, precio, etc. Como vengo diciendo últimamente, cada vez es más importante encontrar información válida, sea en internet o en las tiendas, para poder comprar el aparato que más nos convenga. De eso trataré en este artículo. siguiendo con la estadística del informe citado,

Contrastando los datos del estudio con datos de Eurostat 2014, (Oficina Europea de Estadística) de la Comisión Europea, 

“Cataluña estaría por encima de Portugal, Italia, Grecia, Polonia, España y Hungría en el ranking de compra online. Los sectores más consolidados en compra online son el de viajes, ropa exclusiva, productos exclusivos (joyas, relojes, etc.) y electrodomésticos. El 32 % de los catalanes busca información online y luego compra en tienda física, mientras que el 18 % de los compradores catalanes busca información en tienda física pero acaba comprando a través del canal online.

Las fuentes más consultadas online son las páginas web oficiales de marcas y fabricantes, un 49,9 % las visita antes de realizar una compra de electrodomésticos. A continuación, se sitúan las opiniones de usuarios y expertos, consultadas especialmente para reformas del hogar (45’9 %) y viajes (49’9 %). El 64 % de los catalanes reconoce utilizar internet para comparar precios.”

No creo que estos porcentajes varíen mucho en el resto de España. Sigo con el informe
Observemos que un 50 % de los consumidores consulta las páginas Web de los fabricantes o marcas de los electrodomésticos y después las opiniones y comentarios de los usuarios. Vemos pues la importancia vital para los fabricantes y vendedores de electrodomésticos y otros productos, que expliquen bien y SIN ENGAÑOS sus páginas web. También es muy importante que los usuarios sepamos separar el trigo de la paja de las alabanzas y cualidades que se arroguen dichos fabricantes y vendedores en sus webs. El contenido de las explicaciones de la web es fundamental para convencer al posible comprador de las bondades del producto. A eso se le llama “MARKETING DE CONTENIDOS”. Ya no vale decir que nuestro producto es el mejor, el más bonito, el más barato, el que más dura, el más eficiente… Hay que demostrarlo para convencer a los cada diña mejor informados usuarios.
La información del usuario, además de la contenida en la Web del producto, pasa también por los comentarios encontrados en Internet para tales productos y muy especialmente en la opinión de los expertos-. He dicho EXPERTOS, con mayúscula, pues hay tantos iluminados que creen saberlo todo que es prudente saber quién aconseja y si es posible, ver si lo demuestra con hechos o explicaciones convincentes. Porque una cosa es opinar y otra saber.
Yo por mi parte, de vez en cuando iré analizando productos para ver si sus bondades son reales o inventadas. Sigo con el informe:

“En el ámbito offline, los consumidores catalanes tienen muy en cuenta la opinión de la tienda donde finalmente compran, especialmente cuando tienen que hacer reformas en el hogar (45’9 %) o comprar ropa exclusiva (30,2 %). Otra fuente de información muy consultada son los amigos y familiares, sobre todo para el asesoramiento en productos exclusivos (33’5 %) y reformas del hogar (33’2 %).

En general, los datos del estudio desprenden que el comprador online es más impulsivo y el offline es más racional. El 43 % de los consumidores online compra en respuesta a una información que ha visto en internet, en cambio en tienda física, el 49 % de los consumidores afirma comprar por necesidad. Los compradores online premian el precio y la usabilidad de la web para decidirse a comprar: sólo un 23 % de los compradores catalanes lo hace a través de la página oficial de la marca del producto. En tienda física, las razones principales para que un consumidor elija un establecimiento son el precio y la proximidad. En cuanto al canal a través del se hacen las compras, predomina el ordenador, aunque un 17 % de los catalanes utiliza el smartphone y sólo un 8 % la tablet. El 31 % de los catalanes compra aún de forma única en tiendas tradicionales, sin haber hecho nunca ninguna compra online.

El estudio identifica tres perfiles generacionales de compradores: los dilleniales (nacidos entre los 80 y 90), que buscan más información previa antes de realizar la compra, consumen más online, y visitan más centros comerciales que tiendas de calle; la generación X (nacidos entre el 65 y 80), quienes realizan compras más racionales, aunque se permiten lujos puntuales, y combinan compra física y online; y por último, los baby boomers (nacidos entre los años 50 y 64), quienes compran por necesidad entre semana, a pie de calle y sin mucha búsqueda previa de información”.

En plena era de la información, hoy, con un smartphone en la mano, casi en cualquier lugar del planeta, podemos informarnos de lo que necesitemos en ese momento, entrando en esa enciclopedia universal que es internet. Pero cuidado con aceptar todo lo que se dice, pues además de opiniones, también hay informaciones interesadas que pueden inducirnos a comprar algo de lo que luego podemos arrepentirnos. No os creáis todo lo que se publica, todas las maravillas que se dicen por los interesados en vender ciertos productos. Hay que buscar, comparar y verificar en caso de duda lo que no veamos claro o exageradamente alabado. Como antes he dicho, `procuraré ir poniendo ejemplos de casos reales cuyas informaciones sobre el producto sean correctas y otros casos donde las manifestaciones son erróneas o engañosas.