Es obligatorio por parte de los Servicios Técnicos de electrodomésticos vender recambios a los usuarios que los soliciten, especialmente los Servicios Oficiales del Fabricante, según el Real Decreto 58/1988, art. 4.5. Si eres aficionado al bricolage y tienes algunos conocimientos, puedes reparar tu mismo algunas averías, ahorrándote mucho dinero…
 
No obstante los Servicios prefieren colocar ellos mismos las piezas pues de esta manera  pueden facturar, además de las piezas, el desplazamiento y la mano de obra. Por eso son reacios a vender recambios, siempre que necesiten montaje. Y son reacios a sabiendas de que es obligatorio hacerlo.
 
En su mano tienen el poder “demorar” la entrega de las piezas hasta 15 días si el electrodoméstico es de fabricación nacional y hasta un mes si es de importación. La excusa es que no tienen la pieza en ese momento, tienen que pedirla al fabricante y tiene que llegarles. Los plazos citados son los máximos que permite la Ley (el Real Decreto ya citado).
 
Es aconsejable siempre comprar los recambios Originales, pues dan la seguridad de haber pasado todos los controles del Fabricante por lo que ofrecen garantía de calidad. Sin embargo, normalmente no puede aguantarse mucho tiempo sin reparar el aparato, por lo que, en caso de demora, puede comprarse un recambio No Original. Veamos las posibilidades: Hay dos tipos de recambios,
  • Funcionales
  • Estéticos
Los estéticos (mueble, frontal, embellecedores…) no son normalmente piezas de recambio, y solo los tiene el Servicio Oficial del Fabricante.
 
Los recambios Funcionales son los necesarios para que pueda funcionar el aparato. Entre éstos, hay los recambios “estándar” y los específicos de la marca. Los primeros o estándar son fabricados por especialistas que normalmente lo hacen para varias marcas. Por ejemplo, las válvulas, la bomba de vaciado, el motor, el compresor, etc, similares en todas las marcas, con ligeras diferencias, dependiendo del fabricante de la pieza o conjunto.
 
Estos recambios estándar (también llamados “comerciales”) pueden adquirirse en Recambistas, normalmente con la misma calidad del fabricante y a un precio que acostumbra a ser más bajo. Es como si tuvieras que cambiar los neumáticos de tu coche… No hace falta ir al Servicio Oficial de la marca, sino a cualquier distribuidor de recambios de automóvil, pues son las mismas marcas que utilizan los fabricantes. Otra cosa sería las piezas concretas de cada marca, con diseño específico, como la goma de escotilla, el tambor, la cuba, etc., que es aconsejable que sea Original de la Marca.
 
En cada ciudad o población importante puedes comprar estos recambios “comerciales”. Busca en Internet. Hay cientos de Recambistas de este tipo. Te los venderán de inmediato y a buen precio. Pide descuento. Si te creen un técnico, te harán hasta un 30 %. Solo hay un problema: ¿Estás seguro de la pieza que se necesita?  Si la compras y luego no es ésa la necesaria, normalmente no te la cambiarán ni te devolverán el dinero…y tendrás que llamar y pagar al técnico.