Creo, amigos lectores de este blog, que soy un afortunado por tener los apoyos que la mayoría de vosotros me dais, que me compensan sobradamente de algunos “Troll” (a los que yo llamo Troyanos) que unos por no entender y otros por intereses partidarios, rechazan los argumentos explicados intentando confundir la realidad. Entre estos apoyos, he citado varias veces a nuestro asiduo comentarista ALBERT, que no deja nunca de sorprenderme con su sabiduría, la claridad de sus intervenciones y su finísima ironía. Todo ello condensado, en esta ocasión, en un excelente comentario que ha dejado en mi artículo sobre el rendimiento de los calefactores eléctricos . Gracias, amigo ALBERT, por éste tu genial COMENTARIO, que voy a convertir en el ARTÍCULO de hoy.
Transcribo íntegro el comentario de ALBERT

“Albert20 de febrero de 2013 18:39

En mi cuadrilla uno de nuestros amigos, el bueno de Alonso, tiene un imponente jardín. Muchas tardes conectaba su hermosa manguera de 2 cm de diámetro al grifo, lo abría a tope y regaba con ese señor chorro de agua durante 30 minutos exactos, momento en el que cerraba el grifo.
La semana pasada nos llama a todos, venid, venid, os enseñaré un invento maravilloso que se me ocurrió anteayer.

Mirad, ya no conecto la manguera gorda al grifo, ahora el grifo verterá el agua en este bidón. En la parte de abajo del bidón he conectado una manguera de 1 cm de diámetro, (es decir, más pequeña que la que usaba antes). Abro el grifo, a tope como antes, que desagua en el bidón y al mismo tiempo voy regando con la manguerita de 1 cm, por la que sale un chorrito de agua.

Justo al cabo de 30 minutos exactos cierro el grifo, ¡pero resulta que todavía queda mucha agua en el bidón!, ¡que me permite seguir regando durante 60 minutos más!. ¡Ahorro muchísimo con mi nuevo sistema de riego eficiente! Con el sistema convencional, abriendo el grifo media hora regaba media hora y con mi nuevo sistema de alta eficiencia abriendo el grifo media hora riego durante hora y media.
¡Bravo, estallamos toda la cuadrilla en aplausos! ¡Genio! le decía uno, ¡Fenómeno, lumbreras, Einstein,…! le decíamos otros.

Oye Alonso, ¿cómo no se le habrá ocurrido a nadie antes tu nuevo sistema de riego de alta eficiencia? Deberías ir corriendo a patentarlo antes de que alguna multinacional te lo pise,…
¡Qué tarde más macanuda pasamos toda la cuadrilla gracias al genial invento de nuestro amigo Alonso!
Evidentemente esta es una historia que me ha apetecido explicar porque sí, por si le interesa a alguien, y claro, no tiene nada que ver con ninguna de las brillantes ideas que algunos comentarios expresan en este blog.” 

No quería añadir nada a este genial escrito de ALBERT, pero no me resisto a felicitarle por su valiosísima y esclarecedora aportación. Después de su lectura, todo aquel que siga pensando que existen emisores térmicos que son de MAYOR EFICIENCIA ENERGÉTICA que otros aparatos, que se olvide de intentar comprenderlo. Será inútil, y mejor siga en su ignorancia, pues no lo entenderá nunca.