Los que seguís o consultáis mi Blog habréis leído mis artículos referentes a los engaños de los fabriucantes de emisores térmicos, que publicitan estos aparatos como de bajo consumo, sin serlo
 
Si el consumo pudiera mejorarse, como ha sucedido en otros electrodomésticos, la Comisión Euroipea los hubiera incluídfo en su plan de eficiencia energética, clasificándolos, como el resto de electrodfom-esticos, con la eficiencia entre la A y la G.
 
Lo que sucede realmentre es que los aparatos de calefacción eléctrica por resistencfia, como he dicho muchas veces, tienen una eficiencia del cien por cien, pues toda la energía consumida se transfoerma íntegramente en calor. Así pues, no puede mejorarse ni empeorarse su eficiencia: es fija. Por ese motivo, no existe la etiqueta energética para estos aparatos, ya que todos son iguales y no podrán mejorar su eficiencia.
 
La mentira sobre los emisores térmicos de “bajo consumo”, lleva a muchos consumidores a comprarlos hasta que ven la primera factura de la electricidad.
Gracias a que mucha gente conoce ya que es una mentira, y a otros que, modestamente como yo, “clamamos en el desierto” intentando divulgar la verdad, y aconsejando que en el caso de decidirse por calefacción eléctrica, para rebajar el consumo lo único que puede hacerse es controlar mediante un programador en cada aparato los tiempos de funcionamiento y un termostato, también por cada aparato,  que regule la temperatura en cada momento.
 
Después de esta divagación, voy al grano.
 
He dicho antes que estos aparatos no pueden llevar la etiqueta energética, pues no puede existir al ser su rendimiento fijo, no mejorable. Pero acabo de leer hoy, 5 de noviembre, una nota informativa en la revista de electrodomésticos Marrón y Blanco, que voy a ir reproduciendo y comentando. 
 
Veamos la nota (en cursiva) y los comentarios en negrita.

“Los emisores térmicos con niveles de seguridad superiores a los exigidos por la norma europea y que proporcionen máximos niveles de confort, fiabilidad y optimización en el uso de la energía (observad que no dicen nada de eficiencia energética o bajo consumo, como hacen en la publicidad engañosa. Dice Optimización en el uso de la energía, o sea, prtogramador y termostato `para regular tiempo y temperatura) se distinguirán, a partir de ahora, con una Marca de Calidad de Emisor Eficaz (aquí ya enseñan la patita: hablan de emisor eficaz, palabra que van a utilizar llamando a los emisores eficientes, y si no, al tiempo) que Aenor otorgará tras someter los equipos a exigentes pruebas de laboratorio. Así, los aparatos que dispongan de este sello garantizarán unos niveles de seguridad superiores a los fijados por las normas europeas, a la vez que ofrecerán los máximos niveles de confort y fiabilidad, así como un uso optimizado de energía. El sello fue presentado el pasado 13 de octubre por la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor), entidad independiente sin ánimo de lucro e internacionalmente reconocida, junto con la Asociación de Fabricantes y Comercializadores de Emisores Térmicos (Afycet), que ha promovido la creación de este certificado de aptitud a la función de los emisores térmicos. “Sólo los emisores térmicos que ya cumplan la normativa europea de seguridad pueden solicitar la Marca de Calidad Emisor Eficaz”, explica Andrés Blázquez, director técnico de certificación de Aenor.”

Para mi está claro lo que persigue la Asociación de Fabricanntes y Comercializadores de Emisores Térmicos. Veamos lo que significa la denominación que quieren “colarnos”: eficaz. Según el diccionario de la RAE, eficaz significa que tiene eficacia. Y ¿Qué es eficacia? Pues es “capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera
 
¡Ahora lo entiendo!. La clave está en conseguir lo que se desea o se espera. O sea, seguir confundiendo al consumidor derivando la palabra eficaz a eficiente y de ahí a “energéticamente eficaz o eficiente” hay solo un paso. Y ese paso lo darán, ya lo veréis. Y lo peor de todo es que se van a apoyar en una entidad seria, como es AENOR , a quien van a engañar. ¿Es que no lo ven?. Necesitan un certificado (que no existe en ningún país europeo) para continuar con la publicidad engañosa, base de su negocio.