La machacona publicidad engañosa de ENDESA va a embaucar este año a muchísimos consumidores españoles con sus mentiras sobre una supuesta “máxima eficiencia energética  de sus emisores térmicos”.  ENDESA dice en su Web,  “Cuando llega el invierno, ¿hay algo mejor que sentirte a gusto en tu propia casa? ¿y si este año te cuesta menos que nunca?. Te ofrecemos el nuevo Pack Hogar Endesa SR de emisores térmicos de máxima eficiencia energética con el que ahorrarás energía y dinero en tu factura.”
 
Veamos qué se considera PublicidadEngañosa:: La publicidad engañosa es aquella que, de cualquier forma -incluida su presentación-, induce o puede inducir a error a sus destinatarios, puede afectar a su comportamiento económico o perjudicar o ser capaz de perjudicar a un competidor.
La ley también entiende por engañosa la publicidad que silencia datos fundamentales de los bienes, actividades o servicios, siempre que dicha omisión induzca al error a los destinatarios.”
 Veamos qué dice la Ley 34/1988, de 11 de Noviembre, General de Publicidad. En el Título II, artículo 3, publicidad Ilícita,  apartado e): “La publicidad engañosa, la publicidad desleal y la publicidad agresiva, que tendrán el carácter de actos de competencia desleal en los términos contemplados en la Ley de Competencia Desleal.
Analicemos: ¿Por qué es publicidad engañosa lo que dice ENDESA sobre sus emisores térmicos? Concretamente ofrece la venta de “… emisores térmicos de máxima eficiencia energética con el que ahorrarás energía y dinero en tu factura.”
 
Y eso que dice es absolutamente falso: los emisores térmicos, como cualquier estufa o calefactor cuyo calor se genere por el consumo eléctrico de una resistencia, es IDENTICO en cualquier marca, modelo o tipo de aparato. Los KWh que se transforman en calor son los mismos en cualquier aparato con idéntica potencia y CONSUMO eléctrico.
 
No hay en esta clase de calefacción eléctrica ningún tipo de aparato que sea más eficiente, puesto que en todos ellos se transforma la totalidad del consumo eléctrico en calor, o sea, el 100 %. Por lo tanto, no se puede ser más eficiente que el 100 %.
 
Para los que no lo entiendan todavía: Veamos un ejemplo con las bombillas. Una del tipo incandescente aprovecha en luz el 10 % de la energía consumida. El resto es calor, que no nos sirve en una bombilla. Por lo tanto, el rendimiento de estas bombillas es del 10 %.
 
Veamos qué sucede en la misma bombilla, pero esta vez de las denominadas “de bajo consumo”. Estas convierten el 80 % del consumo eléctrico en luz, desperdiciando en calor el 20 % restante. Así pues su rendimiento será del 80 %.
 
Si hablamos de “bombillas LED” su rendimiento es del 90 %, pues convierten en luz el 90 % del consumo y solo “desperdician” en calor el 10 %.
 
Así pues, las bombillas de bajo consumo son de mayor eficiencia energética que las de incandescencia, y las LED son más eficientes que las de bajo consumo.
 
Sin embargo todas las resistencias eléctricas transforman en calor la totalidad de la energía consumida. Por eso en este tipo de electrodomésticos NO EXISTE la clasificación de la Etiqueta Energética, porque ni hay ni pue3de haberlo un aparato con mayor eficiencia que otro. La cantidad de KWh consumidos es igual en cualquier aparato con la misma potencia.
 
¿Queda claro que ENDESA miente en su publicidad? Para mí sí. Ellos pueden salirse por la tangente diciendo –y es verdad- que llevan incorporados un termostato y un programador que si se regulan los diferentes tiempos de funcionamiento y temperaturas, se ahorra electricidad. Claro, y si vas parando cada hora a mano la calefacción también ahorras y eso no es mayor eficiencia energética.
 
Un termostato y un programador los puedes encontrar los dos por menos de 50 euros  y los puedes conectar en cualquier estufa o radiador, EMISOR ó COMO QUERÁIS LLAMARLES. No es necesario pagar más por unos aparatos que no digo que no funcionen bien, todo lo contrario, pero es mentira que consuman menos. Y ellos lo saben Pero ¿Quién se mete con las eléctricas? Ni el bobo solemne que se va a dedicar dentro de unos días a supervisar nubes se atrevió a hacerlo. Por el contrario, si las tocaba, se movía su próxima futura poltrona. Este no se conformará con tumbarse en una hamaca. Como los anteriores Felipe y José María, necesita la poltrona económica para seguir viviendo como hasta ahora: sin dar golpe. Bueno golpe sí se lo ha dado a España y a los españoles… Pero esto y otras cosas de las eléctricas os las explicaré próximamente.