Pues no. La lavadora más cara no siempre es la más fiable (la que tiene menos averías) ni la que más te interesa.
 
Pongamos un ejemplo: una lavadora muy cara, de la mejor marca, puede costar, por ejemplo, 1.000 €. ¿Qué sucederá cuando termine la garantía y tenga una avería? Pues que si hubiera que cambiarle la bomba de vaciado, por ejemplo (cosa harto frecuente) costaría la reparación más de 100 €. Como su coste fue de 1.000, repararás, sin duda. Pero ¿Qué sucedería si lo que se avería es el motor principal? Pues que por su coste puedes comprar una lavadora nueva a buen precio, por ejemplo, 300 €.
 
¿Y si compro una lavadora normal, de 300 €, ¿Tendrá más averías?. No tiene por qué ser así. Todas tienen los mismos controles de calidad en sus componentes, muchos de ellos, comunes a varias marcas. A pesar de todo, si la lavadora barata, en lugar de tener una avería tuviera tres? Pues que con el precio de la más cara podrías comprar –y estrenar, con dos años de garantía cada una– dos lavadoras más….

Pero es que yo quiero que me dure muchos años… ¡Craso error! Un electrodoméstico no debe usarse más allá de 10 o 12 años. Hoy en día, “los tiempos adelantan que es una barbaridad” como se cantaba el La Verbena de la Paloma. Ciertamente, en 10/12 años la tecnología habrá avanzado de nuevo tanto que mantener una aparato de esa edad, no será rentable, como no lo es hoy mantener en funcionamiento un lavadora, lavavajillas, frigorífico, etc, de hace más de 12 años. Con el ahorro que cada día proporciona la mayor  eficiencia energética actual, se amortiza en 4 ó 5 años. Para más información, ver
http://ahorrarcadadiaconloselectrodomest.blogspot.com/2010/08/eficiencia-energetica-en.html
En un próximo artículo hablaré de la fiabilidad de los electreodomésticos…