A raíz de mi artículo ¿Qué electrodoméstico me interesa comprar? ¿Cómo calcular el coste total de compra MÁS el coste de consumo durante 10 años? FÉLIX ha dejado un comentario donde manifiesta su extrañeza sobre “… los datos de los frigoríficos es la poca diferencia de consumo entre los de clase A+ y A++, mientras que la reducción de consumo del de clase A+++ es muy grande” También comenta que en el ejemplo que puse había un frigorífico de mayor tamaño que los otros dos y pregunta cómo puede calcularse el consumo anual de los frigoríficos si unos pueden estar llenos y otros vacíos y también que puede abrirse pocas o muchas veces. Como podéis ver, amigos lectores, las dudas y preguntas de FÉLIX tienen mucha lógica y seguro que más de uno os habréis preguntado lo mismo. Vamos pues a aclarar esas dudas de manera sencilla y comprensible, como procuro hacer siempre. Veamos primero el citado comentario completo.

Félix12 de junio de 2015, 14:18
Es muy interesante su estudio pero he comprobado las referencias y el modelo A+++ es de mayor tamaño como se ve por la altura y también tiene una mayor capacidad. La comparación debería haberse hecho con un frigorífico de igual tamaño. Lo que me sorprende de los datos de los frigoríficos es la poca diferencia de consumo entre los de clase A+ y A++, mientras que la reducción de consumo del de clase A+++ es muy grande, y más teniendo es cuenta que es de mayor tamaño. A propósito, y si no le importa, podría explicarme cómo estiman ese consumo medio anual, dado que no es el mismo el consumo de un frigoríafico vacía que de uno lleno (no es lo mismo enfriar sólo aire que comida y bebida), ni, por supuesto, el de uno que se abre muchas veces al día o pocas. Saludos cordiales.”

En primer lugar explicaré que cuando me planteé el citado artículo anterior, busqué una marca de precio medio que tuviera en venta actualmente los tres modelos de frigoríficos: los de clases A+, A++ y A+++. Como no había un frigorífico A+++ similar a los otros en la altura de 186 cms., tuve que tomar uno de 201 cms., o sea, 15 cms. más alto y por tanto, con más volumen, como indicaba en la tabla. No obstante servía para el cálculo propuesto del consumo energético con cierta desventaja sobre los otros dos, que al ser algo más pequeños, debían consumir algo menos.
Dicho esto, paso a buscar la explicación que pide FÉLIX sobre la poca diferencia de consumo anual entre los frigoríficos A+ y A++ y en cambio es mayor con respecto a los frigoríficos A+++. Para ello he preparado la siguiente tabla:
EFICIENCIA ENERGÉTICA
FRIGORÍFICOS
LAVADORAS
LAVAVAJILLAS
             A+++
hasta 60 % menos que A
hasta 32 % menos que A
hasta 30 % menos que A
             A++
hasta 40 % menos que A
hasta 24 % menos que A
hasta 21 % menos que A
             A+
hasta 20 % menos que A
hasta 13 % menos que A
hasta 11 % menos que A
             A
Para hacerla he calculado los porcentajes de ahorro de las clases A+, A++ y A+++ en relación con la clase energética A. La he confeccionado para frigoríficos, lavadoras y lavavajillas, los tres electrodomésticos más importantes y mas afectados por las variaciones de la eficiencia energética. Como podéis ver, cada escala de eficiencia energética se basa en su porcentaje de mayor eficiencia en relación con la clase A, considerada actualmente como la clase energética mínima que se fabrica, ya que las más bajas de A (B, C, D…) prácticamente ya no las fabrica nadie.
 
Como podemos comprobar, la eficiencia energética determinada para un frigorífico debe encajar entre dos límites, el inferior y el superior de eficiencia. Tomemos el caso del ejemplo de mi anterior artículo citado: tenernos los consumos reales anuales que son: 280 kWh por año para el de clase A+; 258 kWh la clase A++ y 156 kWh la calce A+++.
Supongamos ahora que el consumo de la clase A+++ sea del 50 % menos que el de la clase A., por lo tanto a la clase A le correspondería un consumo de 312 kWh (el doble que la clase A+++). En tal supuesto, la clase A+ consumiría un 10 % menos que la clase A, lo que supondría que sería de 280 kWh, que es exactamente el consumo del caso ejemplo que he puesto. Veamos ahora el consumo de la clase A++: debería queda entre el 20 % y el 40 % menos que el consumo de la clase A, que hemos fijado en 212 kWh. En tal caso el consumo de la clase A++ se quedaría entre 249 kWh y 187 kWh, por lo que  aproximadamente coincide con el consumo teórico calculado en la tabla de 258 kWh. La diferencia se debe a que hemos supuesto un consumo para la clase A fijándolo en el 50 % de la clase A+++).Y por último, la clase A+++ debería consumir entre el 40 % y el 60 % de la clase A, o sea, entre 187 kWh y 125 kWh, por lo que en el caso del ejemplo, que está a 156 kWh, entra perfectamente dentro de la escala.
Todo esto es para explicar que la eficiencia energética de cada frigorífico (en este caso, e igual sería el cálculo para lavadoras y lavavajillas con sus porcentajes correspondientes). Pero esa eficiencia energética, ¿Cómo se calcula en la fábrica? En primer lugar diré que calcular la eficiencia energética de un aparato se hace siguiendo unos protocolos y procedimientos minuciosamente calculados y establedcidos, y que puede hacerlo el propio fabricante en su laboratorio (si está homologado) o cualquier laboratorio homologado externo. Así pues es el propio fabricante el responsable de calcularlo. Pero luego pueden venir las verificaciones posteriores mediante inspecciones para determinar, y en su caso cambiar, la calculada por el fabricante.
Esa eficiencia calculada queda entre los porcentajes descritos entre las escalas del tipo de electrodoméstico y el dato del consumo anual es el que se coloca en la Etiqueta Energética del mismo. No solo del consumo eléctrico, sino, en su caso, del nivel de ruido, el consumo de agua, etc,)
Queda explicar todavía algunos datos clave para realizar el ensayo, porque como dice FÉLIX, hay frigoríficos (o lavadoras o lavavajillas) con más carga o menos, con uso diario o no, con aperturas (frigoríficos) más o menos frecuentes, etc. Pues bien, veamos ahora los datos básicos para que se realice el ensayo en las mismas condiciones para todos los aparatos, que son:
  • En frigoríficos, se verifican los datos de 24 horas y se aplican a 365 días al año.
  • Lavadoras, se calculan los consumos anuales en base a 220 ciclos de lavado al año.
  • Lavavajillas, se calculan los consumos anuales en base a 280 ciclos de lavado al año.
Lógicamente cada aparato tiene unas condiciones de ensayos (número de aperturas y cargas determinadas en frigoríficos, tipo de ropa, carga y programa en lavadoras, programa y carga en lavavajillas, etc.)
Todo lo explicado lleva a tener en cuenta que las Etiquetas Energéticas de los electrodomésticos se realizan mediante ensayos específicos para cada aparato, y que los consumos en kWh, agua, etc., se refieren al número de operaciones estándar anual. Si en nuestra casa el número de lavados es mayor que 220 al año o bien todos los lavados son de máxima temperatura, o de máxima carga, los consumos variarán, como en el resto de los aparatos. Los datos que nos facilita la Etiqueta Energética son solo comparativos, para que podamos elegir entre diferentes modelos y marcas el que más eficiente sea (menos consumo). Luego, el uso que se dará al aparato determinará realmente el consumo anual, diferente en cada caso.
Gracias al comentario de nuestro amigo FÉLIX hemos podido conocer con mayor profundidad cómo se calculan los consumos que figuran en las Etiquetas Energéticas que más de uno de vosotros os habréis preguntado en alguna ocasión.