Estaba a medio contestar a PACO, que dejó un comentario en mi artículo donde me preguntaba por varias dudas sobre las estufas de butano “de cerámica”, sobre la emisión de CO2, sobre el consumo de butano a igualdad de potencia y tiempo y también dice que no ha visto que haya tratado sobre las estufas de parafina y que le han ofrecido una a 215 € y 20 litros de parafina cuestan 45 €, y que esos 20 litros le durarían 3 semana. Dice también que duda en comprar una estufa de butano, que vale menos y que la bombona vale 15 €. 

Como decía, estaba con la mitad de las respuestas preparadas cuando he pensado que toda esta información que le interesa a PACO seguramente le será útil también a otros lectores, por lo que he cambiado de idea y en lugar de contestarle a él, he preparado este nuevo artículo para mayor divulgación. Repito que el comentario de PACO lo podéis leer íntegro aquí. Contestaré según el extracto que he indicado en el primer párrafo.
Comenzaré por hablar de la estufa de parafina. Este combustible, también derivado del petróleo, como el butano, tiene como aquel, una gran potencia calorífica, por lo que en algunos países, como Francia, es una estufa habitual en muchos hogares. En España no se ha prodigado ya que desde los años 60 se fabricaron e introdujeron las estufas de butano y se hicieron imprescindibles en aquella época y en las posteriores, habiéndose activado su venta, por su economía de compra y de consumo, a raíz de la crisis..
Pero vamos al tema. La gran potencia calorífica de la parafina hace que cada 100 granos de este combustible produzcan 1 KWh equivalente en calor. Si partimos de los datos que facilita PACO, una lata de 20 litros de parafina cuesta 45 €, por lo que 1 litro costará, aproximadamente, 45 €/ 20€/ = 2,25 € (los 1.000 gramos) y por lo tanto 100 gramos costarán 2,25 € / 10 = 0,22 €.
Así pues, cada KWh equivalente en calor que produce la parafina cuesta 0,22 € 
Veamos ahora cuánto cuesta el butano. Como ya calculé en uno de mis artículos “en la estufa de butano se consumen 300 gramos de gas por hora de funcionamiento. Lo que da un calor equivalente a 4 KWh. Si la bombona tiene 12,5 kg, de gas butano, y cuesta 15 euros, durará 42 horas de funcionamiento. El coste por hora de consumo de gas butano será de 15 € / 42 horas = 0,35 €, consiguiéndose por la estufa, en esa hora, el equivalente a 4 KWh. Así pues el coste de un KWh en el caso del butano será de 0,35/4= 0,0875 €.
Así pues, cada KWh equivalente en calor que produce el butano cuesta 0,0875 €. Para simplificar redondeo a 0,09 € 
Si comparamos el coste del butano para producir 1 KWh de calor que es de 0,09 €, con el coste de la parafina para producir el mismo calor, o sea 0,22 €, resulta que el coste de la parafina es de dos veces y media más caro que el butano para calentar lo mismo. 
Metidos ya en cálculos aprovecho para comparar la parafina con el coste de la calefacción eléctrica por radiadores. Debemos comparar el coste equivalente de 1 KWh producido con parafina, que hemos dicho es de 0,22 €, con el coste actual del KWh eléctrico doméstico, que en mi casa es de 0,19 €. La comparación nos dice que el consumo de la parafina es un 15 % superior al coste de la estufa eléctrica. Vemos pues que para este viaje (la parafina) no se necesitan alforjas (es más barata la calefacción eléctrica, que era la más cara de todas). Pues la parafina es más cara. 
CONCLUSIÓN: Queda demostrado pues que es más económica la estufa de butano: las hay de 70 €, de coste respecto a la que dice PACO, de parafina, que cuesta 215 €. Y respecto al consumo, el coste de la parafina es 2,5 veces mayor que el del butano. 
Otro aspecto a considerar es el suministro de la parafina, que hay en muchos menos sitios que el butano, que se encuentra en las gasolineras. Lo mismo sucede con la estufa. Las de parafina se encuentran en LEROY MERLIN porque al ser una empresa francesa, han incorporado este tipo de aparato que tiene poco predicamento en nuestro país, aunque también las hay.
Las estufas de “cerámica” queman el butano en esas placas que se ponen al rojo y que calientan principalmente por radiación (rayos infrarrojos), lo que hace que el calor se note especialmente delante de la estufa, costándole muchísimo más caldear la habitación.
Sobre las emisiones de CO2: Se confunde con frecuencia el gas normal de la combustión del butano (igual que en la parafina), que es el CO2, llamado anhídrido carbónico o también DIÓXIDO de carbono, cuyas moléculas tienen un átomo de carbono (C) y 2 átomos (DI = DOS) de oxígeno (O2). No es un gas tóxico.
Pero si la estufa está en una habitación cerrada, pequeña, va consumiendo el oxígeno del aire con lo que puede llegar un momento que no haya suficiente oxígeno en el aire para formar los dos átomos de oxígeno del CO2, por lo que solo puede coger un átomo, produciéndose entonces en lugar del CO2 (inocuo), el venenoso y mortal CO, llamado monóxido de carbono (de MONO = 1), que como digo, es mortal. 
Además de producir CO2 la combustión del butano (y de la parafina), también producen s agua, en forma de vapor (también la parafina), por lo que interesa también ventilar la case unos minutos al día. Si la humedad es muy alta, se puede poner un aparato pequeño, llamado deshumidificador, que va eliminando el vapor de agua de la habitación.
Desde hace muchos años todas las estufas llevan obligatoriamente un dispositivo llamado pomposamente “analizador de atmósfera” que cuando falta oxigeno en el aire, cierra el paso de gas a la estufa, apagándola. Der esa manera se protege contra el gas tóxico. Es por eso si la habitación donde está la estufa es pequeña, como seguridad si no es muy grande, hay que deja puerta o ventana entreabierta, para evitar ese consumo del oxigeno del aire, permitiendo su renovación.
Respecto al consumo necesario para calentar la habitación de PACO, de 27 m2, no es posible calcularlo con seguridad ya que no hablas de las temperaturas iniciales y finales (la que encuentras y la que quieres), ni el aislamiento de la habitación, ni las temperaturas exteriores. Baste saber cuál es el sistema más económico de todos. Ya lo sabes, PACO, es la estufa de butano.