Un lector, que se autodenomina ARQUILOCO, ha dejado un comentario en el blog sobre la financiación de FAGOR Electrodomésticos, del grupo MONDRAGÓN. Como ya saben los lectores, FAGOR Electrodomésticos presentó el pasado día 16 pre-concurso de acreedores (pre-suspensión de pagos). Dispone de cuatro meses para financiarse y pagar a acreedores si no quiere desembocar en la situación concursal. Difícil problema el de la financiación, por la s–al parecer- irregularidades cometidas por FAGOR y el Griupo Mondragón en la búsqueda en los últimos años de captación de capital. El citado lector describe en su comentario el proceso de la captación financiera, que tiene todo el aspecto de “estafa piramidal”. Como el citado lector describe con gran maestría y corrección este tema, me limito a transcribir su comentario íntegro, que expongo a continuación. 

Un representante de la Asociación de Usuarios de Banca, Cajas y Seguros (ADICAE) ha comparecido esta mañana en el Parlamento Vasco para explicar los problemas derivados de la “colocación masiva” por parte de Eroski y Fagor y a través de distintos bancos y cajas de un producto financiero denominado “aportaciones subordinadas” o, como lo definen los afectados, las “preferentes con label vasco”. Santiago Pérez Beltrán no ha dudado en calificar estas aportaciones como “estafa piramidal”, exactamente igual que el “fraude” del Fórum Filatélico y Afinsa.
“Lo que había era un mercado falso, etéreo, casi rozando lo piramidal, casi rozando el caso de Fórum y Afinsa”, ha dicho Pérez Beltrán. Una estafa piramidal, tipificada en el Código Penal, consiste en que el beneficio de los inversores se remunera con las aportaciones de las nuevas inversiones captadas, pero nunca a través de los fondos de las entidades emisoras. Lógicamente, el último grupo de inversores no obtendrá beneficio alguno.
Con todo, la rentabilidad en este tipo de sistemas piramidales es muy superior a los 3% por término medio ofrecidos en Eroski o Fagor en estas emisiones. “Jugarte a ser el último acreedor no vale la pena por un 3% […] o, como máximo, 6%”, ha dicho Pérez Beltrán.
“El problema en la práctica es que existe un fraude en la contratación. Viene desde el momento en el que no se informa de que esta producto es perpetuo”, ha asegurado Pérez Beltrán.
Es decir, aunque los que en 2002, 2003 y 2004 (primera emisión) y en 2007 (segunda emisión) compraron estas aportaciones de las compañías del grupo cooperativo Mondragon (MCC), han cobrado puntualmente los intereses prometidos, en torno al 3%, tendrían imposible recuperar la totalidad del capital desembolsado a no ser que lo decida la empresa afectada.
Se trata de una inversión global que podría rondar los 800 millones de euros, según algunas fuentes. Habría “entre 20.000 y 40.000” afectados, sobre todo el País Vasco pero también en el resto de España. La inversión media podría rondar los 12.000 euros, aunque habría muchos ahorradores pequeños con cantidades como 900 euros. También hay personas que compraron hasta 45.000 euros en aportaciones de MCC, según los datos aportados por Adicae.
Pérez Beltrán ha criticado también la falta de información en los folletos informativos antes de la contratación de los productos. Ha hablado de tal ambigüedad en los contratos que se ofrecieron a los clientes, algunos de ellos de elevada edad, que podrían haber firmado “hasta la muerte de Kennedy”. Adicae lamenta también la falta de supervisión por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Adicae plantea una “solución global” para un “problema global” que incluya la devolución del dinero líquido en los casos más “sangrantes”, aunque ha sugerido otras opciones que no supongan la “amortización” de la inversión, como la permuta por un préstamo, por ejemplo”.
Por mi parte lo ´único que he modificado es la conversión de las palabras ADICAE, CORPORACIÓN MONDRAGÓN y LAGUN ARO en enlace, para que poddáis entrar directamente en dichas entidades sin necesidad de buscar..
El mismo lector añade a continucación del primer comentario, un segundo, sobre los problemas que va a tener LAGUN ARO, una especie de aseguradora para los cooperativistas, que no han cotizado a la Seguridad Social, y que por lo tanto, al cerrar las f´ñabricas, no tienen derecho al paro remunerado, sustituyéndolo por los pagos que deberá afrontar LAGUN ARO. Dice así el comentario:
Lagun Aro reconoce que no tiene recursos suficientes para encarar el colapso de Fagor.
Nuestra sociedad basada en la deuda piramidal”.
Solo me queda añadir mi agradecimiento al lector ARQUILOCO, por tan exhaustivo y valioso informe.