Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad” decía D. Hilarión en La Verbena de la Paloma del maestro Bretón. Tanto es así que OSCAR, un lector del blog, ha dejado una perla de comentario en mi artículo donde asegura que los emisores térmicos ahorran hasta un 30 % de energía para dar el mismo calor que otros tipos de calefactores eléctricos. Como OSCAR dice “…La cuestión es q ningún aparato cede íntegramente la energía eléctrica consumida transformándola a calor. Siempre hay perdidas….pero hablamos de ahorro real, y si tengo un calefactor de aire por resistencias tendré un aparato con una eficacia un 30% menor a la del emisor térmico, así q si compro el emisor me estaré ahorrando realmente ese dinero (el 30 %). “.

Como podéis observar, apreciados lectores, todas las teorías y afirmaciones que vengo haciendo en los artículos de este blog diciendo que todos los aparatos de calefacción por resistencia eléctrica consumen igual y tienen un rendimiento del 100 %, quedan en entredicho por el extraordinario descubrimiento de OSCAR, Preocupado estoy porque al parecer me ha dejado en ridículo con su sabiduría. sobre el tema. No obstante, acompáñame, amigo lector, a analizar lo que expone OSCAR para ver si está en lo cierto. Veamos primero lo que dice su comentario completo:

oscar Muñoz arcos5 de septiembre de 2015, 23:46

No estoy de acuerdo con nada de lo expuesto aquí. Es totalmente posible ese ahorro del 30%. 

La cuestión es q ningún aparato cede íntegramente la energía eléctrica consumida transformándola a calor. Siempre hay perdidas. Que quiero decir con esto? Pues q si tengo un aparato que consume 100 watios y tiene una eficacia del 50% pues me dará en calor el equivalente a 50watios. Si tengo un aparato que tiene una eficacia del80% me devolverá un 30% más en forma de calor que el anterior. En definitiva no existe como dice Antonio un aparato que consumiendo 100 watios me devuelva en calor el equivalente a 130 watios…pero hablamos de ahorro real, y si tengo un calefactor de aire por resistencias tendré un aparato con una eficacia un 30% menor a la del emisor termico, así q si compro el emisor me estaré ahorrando realmente ese dinero”

Yo afirmaba en mi citado artículo y en todos, que son muchos, los dedicados a este tema del rendimiento de los emisores térmicos, estufas eléctricas, convectores, radiadores, et., etc., que TODOS los aparatos eléctricos que calientan POR RESISTENCIA ELÉCTRICA tienen u n 100 % de rendimiento. Que no hay ningún tipo, marca, modelo, aparato, o invento que caliente más qiue otro a igualdad de potencia y de tiempo. Pues bien, OSCAR afirma que “…ningún aparato cede íntegramente la energía eléctrica consumida transformándola a calor. Siempre hay pérdidas. ¿Qué quiero decir con esto? Pues q si tengo un aparato que consume 100 watios y tiene una eficacia del 50% pues me dará en calor el equivalente a 50 watios…”.
Según la sabia experiencia y conocimientos de nuestro lector, ningún aparato eléctrico, (estamos hablando de calefactores eléctricos de resistencia), convierte en calor toda la electricidad que consume. O sea, que hay pérdidas. ¿Pérdidas? ¿De qué? ¿Qué es lo que pierde? Creo que OSCAR se lía solito…Un motor eléctrico, que también es un APARATO ELÉCTRICO, sí que tiene pérdidas. Su rendimiento depende del porcentaje que ese motor destine a efectuar el trabajo para el que ha sido fabricado. Por ejemplo, un motor para una bomba de agua, o parar accionar un ventilador, o para mover un coche (eléctrico) parte de la energía que consume la dedica a hacer girar ese motor, que a su vez activa las aspas de la bomba, del ventilador o la tracción de las ruedas del coche. Pero resulta que todos los MOTORES eléctricos tienen unos roces en su funcionamiento, en los cojinetes del motor, así como pérdidas eléctricas en los devanados por ejemplo, que reducen la potencia aprovechable, convirtiendo una parte en…¿En qué? Pues en calor. Si un motor tiene un rendimiento del 90 % destinara el 90 % de la energía consumida en hacer la función del motor (bomba, coche, etc. y el 10 % restante se convierte EN CALOR. Como es de cajón que todos los aparatos eléctricos –o lo que sea- tiene un rendimiento del 100 %, ya no puede superarlo, pues destinaría el 100 % de la energía consumida (en nuestro caso, de electricidad) en la función del motor.
Entonces, si OSCAR dice que en un emisor térmico (o cualquier aparato eléctrico de resistencia) tiene un rendimiento del 70 %, será porque solo transforma en calor el 70 % de la energía eléctrica consumida. Pero ¿Y el 30 % restante, en qué se convierte? Misterio. No lo dice. ¿Dónde va a parar ese 30 % de pérdidas? ¿A ningún sitio? Resulta que en los motores, que son también aparatos eléctricos, ese rendimiento del 70 % querría decir que ese porcentaje de la energía eléctrica consumida se transformaría en trabajo (movimiento del motor), y el 30 % restante se convertiría en CALOR. Pero en este caso, ¿Se esfuma, desparece, vuela, se pierde…?. ¿No ves, amigo OSCAR que estás diciendo una memez?
Parece que tienes un blog, con 12 seguidores y 4.632 vistas. ¿Por qué no explicas en tu blog como consigues que un calefactor eléctrico de resistencia solo tenga un 70 % de rendimiento cuando todo el mundo sabe que ese tipo de calefactores convierte TODA la electricidad consumida en CALOR? Interésate también en leerte La ley de la conservación de la energía  Verás  que afirma que la energía no puede crearse ni destruirse, sólo se puede cambiar de una forma a otra, En termodinámica, constituye el primer principio de la termodinámica (la primera ley de la termodinámica).
Cuando la energía eléctrica se transforma en energía calorífica en un calefactor., como en el caso de los calefactores eléctricos de resistencia no hay pérdidas por roce ni por  pérdidas en devanados, pues no existe motor ni movimiento, la totalidad de la electricidad que se consume se transforma íntegramente en calor. De otra parte, cada kWh eléctrico consumido, al transformarse en calor, produce 860 kilocalorías. Y eso es siempre igual. No hay excepciones.
Además supongo habrás visto que existen Etiquetas Energéticas que distinguen los aparatos electrodomésticos clasificándolos en función de su Eficiencia Energética, que es una especie de rendimiento. Desde los más eficientes A+++ hasta los menos eficientes “D”. Pero ¿Has visto alguna vez que cualquier calefactor eléctrico de resistencia TENGA LA Etiqueta Energética, OBLIGATORIA en la mayoría de los electrodomésticos? Ya te lo digo yo: en calefactores NO EXISTE esa Etiqueta Energética, que es una especie de rendimiento, puesto que TODOS CONSUMEN IGUAL A IGUALDAD DE POTENCIA. Por eso, en la Unión Europea no existen Etiquetas Energéticas para esos calefactores, pues su rendimiento es igual en todos los casos: el 100 %. Porque todos CONSUMEN LO MISMO. No hay excepciones ni caben elucubraciones mentales de tres al cuarto. Es como si afirmaras que el número PI es exactamente TRES en lugar de 3,1416…..y así hasta el infinito.
Ahora bien: si no estás de acuerdo con lo que dice el primer principio de la termodinámica sobre que la energía ni se crea ni se destruye, pues solo se transforma, ni sobre el Etiquetado Energético establecido por la Unión Europea, ni sobre el rendimiento de los calefactores, dedícate a la investigación y demuestra que ese principio no es válido. Posiblemente si lo demuestras te den el premio Nobel de Física. Pero mientras no lo hagas, sé más prudente, aprende antes de pontificar sobre cosas que desconoces y evitarás hacer el ridículo.
Mi último consejo: si quieres enterarte bien del asunto tratado, VUELVE A LEER mi artículo. Pero con la mente abierta, para aprender, para no volver a meter la pata yendo por el mundo de sabihondo.