Anteayer os comentaba lo que debe tenerse en cuenta para comprar con garantía Aire Acondicionado de Marcas Blancas. Hoy quiero terminar este capítulo con uno de los puntos más importantes a tener en cuenta: ¿Dónde lo compro?
 
Después de explicar la necesidad de que la Marca Blancatenga un buen Servicio Técnico de Fabricante, y de procurar que donde compréis el aparato os hagan también la instalación, quedaba seleccionar dónde comprarel aparato. No digo qué marca comprar, puesto que en las Marcas Blancas cada hipermercado, gran almacén, distribuidor, cadena, etc., tienen la suya.
 
Decía también que es importantísimo que seleccionéis bien donde comprarlo, pues aquí no figura el Fabricante, que está detrás de su Marca, puesto que en este caso la Marca es de quien vende el aparato y responde de él en todos los sentidos.
 

Os voy a contar brevemente el desarrollo del Aire Acondicionado en España, a partir del los primeros años 2.000. Yo tenía entonces una Central de Asistencia Técnica de Electrodomésticos y atendíamos la Línea Blanca en toda España. Empezaba el auge de la venta del aire acondicionado procedente de China. Yo tenía cada día visitas de gente que compraba en China uno o dos contenedores de estos aparatos  a un precio bajo y los vendía a la Distribución, con la Marca Blanca del Distribuidor, a un precio mucho más bajo que las marcas de Aire tradicionales.

 
La competencia era tal que había ofertas que por 300 euros te vendían y montaban el aparato. Esas ofertas normalmente eran una mala compra, por varias razones:
  • Los aparatos no tenían suficiente calidad.
  • Los instaladores no estaban preparados y los buenos no hacían la instalación por menos de 250 euros, la más sencilla.
  • No disponían de Servicio Técnico
  • Los chinos vendían los aparatos y como máximo te suministraban, junto con los aparatos, unas cuantas piezas de recambio, y cuando se acababan, ya no suministraban más. Y si luego tenías una avería, al no haber recambios, a cambiar el aparato
Pues bien, en ese tiempo, uno de mis clientes me animó para integrar el Aire Acondicionado en mi empresa de Asistencia Técnica. Quería venderle a la cadena MIRO (como así lo hizo) y era imposiblre sin aportar la posventa. Yo acepté y desde entonces en mi empresa ampliamos la actividad de posventa a este tipo de aparatos.
 
Fue empezar y cada día tenía importadores/vendedores de aparatos de aire acondicionado que venían a verme para contratar la posventa de los aparatos. Algunos vendieron muchos aparatos, pero otros (la mayoría) hicieron una sola importación y como los precios estaban por los suelos, ya no hicieron más.
 
Los chinos fueron mejorando calidades y eficiencia energética y finalmente, después de varios años, llegaron a entender que en Europa no se puede vender sin disponer de un Servicio de Asistencia Técnica.
 
Hubo muchos fracasos por aparatos de baja calidad. A ello también contribuían los importadores, ya que en la lucha por el precio, cuando iban a vender el producto a la Distribución les decían: Es caro, fulano me lo vende x euros más barato. El importador presionaba a los chinos para que bajaran el precio hasta cierta cantidad. Ellos, ni cortos ni perezosos, lo hacían, bajaban el precio…pero también la calidad o las prestaciones.
 
Recuerdo un caso, en la cadena REDDER (marca NORTLINE) que los aparatos llevaban tres marcahas de velocidad de salida de aire. Pues no funcionaban dos de ellas.  ¿Qué había hecho el fabricante para bajar el precio? Pues anular dentro del aparato dos de las marchas, dejando slolo una. Cuando el usuarfio le daba en el mando a una velocidad más reducida, seguía igual. Fué un problema grave, y además no tenía solución. REDDER devolvió varios miles de aparatos al importador y anuló todos los pedidos pendientes…
 
De estos casos he vivido bastantes. Como también he sufrido la falta de recambios, los excesos de averías y los ruidos y bajos rendimientos…
 
Os voy a contar otra anécdota ilustrativa: En el año 2.003, fui a la feria de Berlín para hablar con varios fabricantes chinos de Aire Acondicionado. Allí estaban todos. Y a los más importantes les estuve explicando que si querían vender en España (y en Europa), debían disponer antes de un Servicio de Asistencia Técnica en al país. Les contaba que mi empresa podía ofrecerles ese Servicio ya que atender a cada importador era muy complicado, pero si el fabricante DISPONÍA  ya de Servicio en España, le facilitaba la tarea al importador y podrían comprarles mucho más.
 
Esta exposición la hice a los más importantes fabricantes. Y ¿Sabéis lo que decían al finalizar mi exposición? Pues decían (todos por el mismo estilo): “muy interesante lo que nos dice Vd., pero ¿Cuántos contenedores  de Aire Acondicionado nos va Vd. a comprar?”¡No habían entendido nada!…
 
Al cabo de tres años empezó un nuevo bombardeo en mi empresa: Todos los fabricantes chinos que yo había visto en Berlín, haciéndoles la propuesta de llevarles el Servicio de Asistencia Técnica en España vinieron, uno tras otro, a verme para solicitarme si podíamos atenderles la posventa…
 
Habían comenzado los grandes problemas de falta de posventa de los importadores y cuando los propios fabricantes fueron directamente a la Distribución española a venderles, antes de empezar la negociación les pedían una cobertura de posventa a nivel nacional. Por eso vinieron a verme, no porque se acordaran de lo que les había dicho en Berlín. 
 
Solo una persona me reconoció y me dijo: “Ud. me estuvo ofreciendo en Berlín lo que yo ahora vengo a pedirle, porque si quiero vender en este país, me están pidiendo una Red de Servicios Técnicos que cubran la posventa”. Con varios fabricantes (GREE, KELON, HAIER, GALANZ…) llegué a un acuerdo, pero precisamente con ésta que me reconoció (era una mujer), de MIDEA no hubo manera de entendernos, pues quería “duros a cuatro pesetas”. Y eso solo lo intentó Santiago Rusiñol y no consiguió vender ni uno…Pero eso es otra historia.
 
Con tantas expñlicaciones para que no caigáis en la tentación de comprar gangas en Aparatos de Aire Acondicionado de algunas Marcas Blancas, me he extendcido demasiado, por lo que dejaré para el próximo día la última –y 
más importante- entrega de este tema.