La nueva secadora de ropa que funciona con gas, del fabricante italiano SMEG, es sorprendente en muchos aspectos. Según se dice en la nota publicada en la revista de electrodomésticos MARRÓN Y BLANCO, en la Web creada expresamente para este modelo por SMEG, y en sus características técnicas, se dice que es fruto de una investigación conjunta entre SMEG y GAS NATURAL, que reduce considerablemente el consumo en relación con la secadora eléctrica, que es ecológica por su “bajo impacto de carbono”, y otras novedades por el estilo que iré desarrollando en este artículo.

 
Pero antes de seguir permitidme que copie textualmente un párrafo de un artículo que escribí el 5 de Octubre de 2.010 sobre las lavadoras y lavavajillas bitérmicos, o sea, con entradas de agua fría y agua caliente, esta última calentada por gas. Decía así “No sé si calificar las lavadoras y los lavavajillas bitérmicos como engaño, farsa o chanchullo. Todo empezó cuando la compañía Catalana de Gas (la que hoy es Gas Natural) creó un departamento para “gasificar” todos los electrodomésticos posibles. Pero otro día os contaré esa historia.”
 
Hoy, con ocasión de la secadora a gas de SMEG, os contaré la historia.
 
Efectivamente, el departamento creado por CATALANA DE GAS, hoy GAS NATURAL, en una intensa labor de marketing, lanzó al mercado una serie de electrodomésticos a gas, que pasaron a llamarse “gasodomésticos”. Cito algunos de ellos: encimeras vitrocerámicas a gas, hornos a gas, estufas de pared a gas con salida y toma de aire al exterior de la casa, calienta-terrazas de exterior a gas, y su producto estrella: SECADORAS DE ROPA “A GAS”.
 
CATALANA DE GAS vino a buscarme porque mi empresa de asistencia técnica, con Servicios Técnicos en toda España, les interesaba para atender la posventa de estos aparatos. Llegamos a un acuerdo y comenzamos el trabajo. 
 
Las encimeras vitrocerámicas a gas eran un buen invento en teoría, pero en la práctica resultaron un fabuloso nido de problemas hasta que finalmente se produjeron dos muertes en Bilbao por inhalación de monóxido de carbono originado por la combustión incompleta en la vitrocerámica  a gas en una cocina cerrada, sin respiración, por lo que la encimera a gas produjo el fatídico y letal monóxido de carbono. En ese momento comuniqué al importador de la encimera avalada y recomendada por CATALANA DE GAS mi decisión de dejar de atender esos aparatos, ya que el Servicio de Bilbao fue involucrado en el proceso sin haber visitado nunca el aparato productor de las muertes.
 
Pero el producto estrella era la SECADORA. Como todos sabéis, la secadora de ropa produce una corriente de aire caliente sobre la ropa que la va secando. Normalmente esa corriente de aire se calienta con unas resistencias eléctricas. El cambio en la secadora a gas era que el calor para el aire lo producía un quemador a gas, situado en el interior de la secadora. El nombre comercial de la secadora era WHITE NIGHT. CATALANA DE GAS las vendía directamente a sus clientes gasistas en cómodos plazos que cargaba en el recibo del gas.
 
Se vendieron muchos miles de secadoras. pero tenían muchos problemas. El primero y principal era del módulo programador, que se averiaba con excesiva frecuencia con la particularidad de que lo reponías por uno nuevo y poco después volvía a averiarse. Si el aparato estaba en garantía, no se facturaba la reparación, pero cuando salía del año de garantía (entonces era de 1 año) comenzaban los problemas. Las idas y venidas de los técnicos del fabricante, la empresa del Reino Unido CROSLEE, eran frecuentes a Barcelona para ver qué es lo que pasaba con sus secadoras, que según ellos, “solo se averiaban en Espala”. Un día, cansado de que no solucionaran el problema, les dije “¿Habéis comprobado si el problema en las secadoras solo sucede con los clientes españoles que no hablan inglés y por eso la secadora no entiende sus instrucciones?” Lo cierto es que no pudieron o supieron nunca solucionar el problema.
 
Esto que acabo de relatar sucedía en la década de los años 90. Han pasado ya más de 20 años de todo aquello….
 
Es sorprendente que ahora, después de dos décadas de aquella secadora a gas, presenten, como la gran novedad, el invento de la secadora a gas, como si acabara de descubrirse. Me enteré hace unos días por la nota de prensa que he citado, de la revista MARRÓN y BLANCO, cuyo texto es el siguiente:

“Fruto de la investigación conjunta de Smeg y Gas Natural nace la secadora eco-friendly GN43A, en respuesta a una de las principales preocupaciones actuales de la sociedad: el cuidado por el medioambiente. Esta secadora a gas, que además del impacto medioambiental, reduce considerablemente el consumo en comparación con las secadoras eléctricas, es fácil de usar, ya que se ajusta a una apertura estándar, y además tiene un bajo impacto de carbono.” 

Para explicar todas las ventajas de esta innovadora propuesta, Smeg ha creado el portal www.secadoragas.com.”
 
Es sorprendente que SMEG presente la secadora como “Fruto de la investigación conjunta de SMEG y Gas Natural”, cuando ninguna de las des entidades ha tendio nunca nada que ver con el invento inglés de la secadora a a gas. El fabricante, como luego veremos en la Web de esta secadora, sigue siendo, como no podía ser de otra manera, el mismo que ya he indicado: CROSLEE, empresa del Reino Unido. ¿Qué es eso de investigación conjunta entre SMEG y GAS NATURAL? una tomadura de pelo, sin duda. En este caso, SMEG la comercializa en España. Pero ni la diseña, ni la fabrica ni mucho menos la investiga en unión de GAS NATURAL.
 
Es sorprendente que se diga “…en respuesta a una de las principales preocupaciones actuales de la sociedad: el cuidado por el medio ambiente. Esta secadora a gas, que además del impacto medioambiental, reduce considerablemente el consumo en comparación con las secadoras eléctricas, es fácil de usar, ya que se ajusta a una apertura estándar, y además tiene un bajo impacto de carbono. “. El consumo, como veremos después, es de 3 KW equivalentes en gas. Respecto al impacto medioambiental por el “bajo impacto del carbono” es una falsedad. Deben referirse a evitar anhídrido carbónico, de fórmula CO2, que se produce cuando se genera electricidad en las plantas eléctricas de de producción por gas. Exactamente el mismo caso de quemar gas en la secadora para evitar la electricidad: al quemar el gas seroduce igualmente anhídrido carbónico, o sea, CO2. ¿Dónde está la diferencia?, ¿Qué es eso del carbono? Las empresas serias no pueden decir tonterías… ¿Y no es gas lo que consume esta secadora? Pues ese gas produce, en la combustión, CO2, que va a la atmósfera, igual que el producido en una planta generadora de electricidad por gas. ¿Dónde está la diferencia?
 
Para aclarar un poco este tema diré que el carbono, de símbolo químico C, es un de los elementos de la famosa tabla de Dimitri Mendeleyev, que no es un jugador ruso de futbol, sino el físico que estableció la tabla periódica de los elementos que lleva su apellido.
 
Hay más de 16 millones de compuestos de carbono conocidos. Entre ellos está el anhídrido carbónico, también llamado dióxido de carbono como ya he dicho de fórmula química CO2 cuya molécula se forma mediante un átomo de carbono (C) y 2 de oxígeno (O2). El carbono más conocido es el grafito, y el más deseado es el diamante, que es carbono puro cristalizado. El dióxido de carbono, según algunos expertos, es uno de los componentes  que contribuyen al cambio climático, por eso es tan denostado. Pero este compuesto combinado no tiene nada que ver con el carbono propiamente dicho. Por eso es de una ignorancia supina hablar de que la secadora a gas no produce “carbono”. Pues claro que no; lo que produce es dióxido de carbono. El mismo compuesto que se produce al generar electricidad en plantas alimentadas por gas. Es más: si consumimos electricidad, se produce menos dióxido de carbono que usando gas natural, ya que la electricidad que consumimos en nuestro país tiene un 20 % originado por las energías renovables (eólica, hidráulica y solar), por lo que la producción de electricidad origina menos dióxido de carbono que si toda ella procediera de plantas de gas.
 
Es sorprendente que publiciten que la secadora “se ajusta a una apertura estándar”. Pues es lo lógico ¿No? ¿O tenía que abrirse por la parte de atrás o `por el suelo? Increíble…la estupidez publicitaria.
 
Vayamos ahora a la nueva Web que han creado en SMEG para promocionar esta “NOVEDAD” MUNDIAL. Veo primero una presentación de la marca SMEG,  especializada en aparatos de cocción domésticos,  sobre cuyos fabricados no me duelen prendas decir que son de calidad y muy especialmente de un diseñó exquisito. No en vano la empresa es italiana, así como su fábrica. Hago esta introducción porque las opiniones que vierto es este artículo son sobre la secadora a gas en cuestión, que no ha sido ni proyectada, ni investigada ni diseñad ni fabricada por SMEG, como ya he dicho. 
 
Es sorprendente el contenido de sus informaciones sobre ¿Por qué una ecosecadora?: Comparativa de costes y ventajas de la eco secadora… Parten de un cálculo del coste de secar kilos anuales de diferentes tejidos y llegan a las siguientes conclusiones de costes en €/año por tipo de secadora: Veamos sus datos:
 
1.- Secadora eléctrica de evacuación, 27 € /año        (51)
2.- Secadora eléctrica de condensación, 30 €/año     (57)
3.- Secadora eléctrica con bomba de calor, 17 €/año (32)
4.- Secadora SMEG a gas (no dice el tipo), 10 €/año
        NOTA: Las cifras subrayadas en rojo son los cálculos que yo efectúo seguidamente.
Muy barato me parece secar todo un año a estos costes… Miro en la letra pequeña y descubro lo siguiente:El coste del KWh eléctrico es de 0,10 €”; “El coste del KWh del gas es de 0,0251 €”
 
Esos costes del KWh no son reales. Sigo leyendo y veo que son de Febrero de 2.008 ¡En GRAN BRETAÑA! a ver si somos un poco más serios en la publicidad engañosa: están publicitando una secadora en España. Las comparativas de costes hay que hacerlas con los costes de aquí y de ahora, no del año 2.008.y del Reino Unido. Que no nos cuelen ni aparatos prehistóricos ni costes de otros países y de hace 5 años. Es aquí donde se venden, 
 
Si tomamos estos costes y los cálculos de esta publicidad llegamos a la siguiente conclusión: dividiendo el coste del KWh de la electricidad,  0,10 € por el coste del KWh del gas, sale 4. Lo que quiere decir que en el Reino Unido, en el año 2008, el KWh eléctrico era 4 veces más caro que el KWh del gas. Pero no aqui.
 
Ahora vayamos a los costes de aquí y de ahora. Pero los costes de verdad, no los de producción, o distribución, sino los totales. Los costes reales del KWh que pagamos los españoles se calculan dividiendo el total final de la factura del gas o la electricidad por los KWh respectivos consumidos en el período de la factura. En mi caso, el gas me cuesta a 0,067 € el KWh y la electricidad me cuesta a 0,19 € el KWh. Eso significa que dividiendo 0,19 por 0,067 nos da 2,83. En el Reino Unido, en 2.008, el factor era de 4. Luego los cálculos que da SMEG no sirven en absoluto, ya que aquí en España, y ahora, el gas es 2,87 veces más barato que la electricidad, no la 4 veces que calculan en SMEG. En la anterior comparativa de costes por secadora y tipo, he puesto al final, entre parñentesis, los costes reales que salen aplicando el coste del kKWh en España hoy.
 
Continúa la publicidad engañosa, de donde entresaco los siguientes puntos:
 
-Diseñada y fabricada en el Reino Unido. Entones, si ellos mismos lo reconocen, ¿A qué viene decir “Fruto de la investigación conjunta de Smeg y Gas Natural nace la secadora eco-friendly”? A ver si os aclaráis…. Se coge antes a un mentiroso que a un cojo, dice el refrán.
 
-Disponible con sensores automáticos. Eso significa que hay secadoras con sensores y sin sensores…Las secadoras “sin sensores, las marcas que se precian no las fabrican ya desde hace años, pues tienes que poner el tiempo “a ojo”!. En cambio con sensores, es la propia secadora que va verificando el grado de humedad de la ropa para conseguir el programado. Es así como debe ser
 
Paso ahora a descargar la FICHA TÉCNICA del aparato y destacar los puntos siguientes:
 
a) Temporizador de funcionamiento. O sea, esta secadora no tiene sensores: lleva un minutero para programar el tiempo de secado “a ojo”. Como hace más de 20 años: igual.
 
b) Seguridad electrodo de fallo de llama. Eso no es ninguna ventaja: es una necesidad y una obligación, pues todos los aparatos que queman gas obligatoriamente tienen que llevar una válvula de seguridad que cierre el paso del gas si se apaga la llama, y nás en una secadora, que no se ve la llama del gas pues se quema en el interior del aparato. No no puede “venderse” como una ventaja lo que es una necesidad obligada.
 
c) Kit tubo de evacuación incluido. ¡Acabáramos!: se trata de una secadora “de evacuación”, o sea que hay que enchufarle un tubo para sacar el vapor de agua al exterior. La inmensa mayoría de las secadoras actuales son “de condensación”, lo que significa que no necesitan nunca instalar un tubo grueso desde la máquina al exterior de la casa para evacuar el vapor de agua extraído de la ropa. Ese vapor se condensa y va a un depósito de la secadora en forma de agua que debe vaciarse regularmente. O bien se puede sacar un tubito de la secadora y meterlo en un desagüe (en el de la lavadora, por ejemplo) para evitar la servidumbre del vaciado periódico del depósito.
 
Finalmente la energía consumida en un ciclo completo se dice que es de 3 KWh (gas). Así pues, el coste del consumo de un ciclo de secado sería de 3 x 0,067 = 0,20 €.
 
Lo cierto es que la secadora eléctrica por bomba de calor de Clase energética A+++ consume, por ciclo1,07 KWh. Eso cuesta 0,20 €. (1,07 x 0,19 = 0,20) O sea, lo mismo que la secadora de gas. Pero más limpia, menos pesada, de última tecnología, electrónica, con muchos más programas, de condensación, rápida, menos peligrosa, sin instalaciones de tuberías de gas, sin necesidad de hacer las rejillas en la pared de entradas y salidas de aire y de alta tecnología. Y posiblemente más económica de adquisición. Y es que a los muertos hay que enterrarlos, no intentar resucitarlos después de más de 20 años de haber fallecido…
 
Es sorprendente cómo la necesidad de vender pasa por encima de los datos técnicos, económicos, comerciales, etc. engañando a los futuros clientes con publicidad engañosa. Pero claro, si pasa, PASA. A estas alturas creo que me he equivocado en algo: el adjetivo repetitivo que he usado debería haberlo sustituido por “vergonzoso” en lugar de “sorprendente”….

——————–
En fecha 27.10 2013 añado a este artículo el comentario de FX que podéis leer abajo, en “cometarios”, por su interés respecto al tema.

FX24 de septiembre de 2013 14:24
Hola,
Más datos para acabar de ver el timo: El modelo en cuestión te lo ofrecen por 869.99€ (23/09/2013). Y lo peor, el precio de la secadora en UK: Secadora a gas White Knight ECO43A (modelo básico):

Price: £336.00 en euros: 398.10€
http://www.whiteknightrange.co.uk/whiteknight/products/ECO43A-Gas-Tumble-Dryer.html 

Secadora a gas White Knight ECO86A (modelo superior electrónico):
Price: £357.00 en euros: 423.16€http://www.whiteknightrange.co.uk/whiteknight/products/ECO86A-Gas-Tumble-Dryer.html

400€ de margen por la patilla. Está claro que este país nunca cambiará
Saludos.”