“La Resistencia Eléctrica de los radiadores y emisores térmicos de calefacción, ¿Puede influir en su rendimiento o mayor eficiencia energética?” Esta es la pregunta que ha dejado ALFREDO en su comentario sobre un artículo mío referido a este tema. Espero, ALFREDO, que este nuevo  artículo no lo lean muchos fabricantes de emisores térmicos, pues serían capaces muchos de ellos de tomar tu pregunta como argumento para decir que gracias a esa Resistencia Eléctrica, sus emisores térmicos tienen mayor Eficiencia Energética que cualquier otro calefactor eléctrico de resistencia, como los radiadores, convectores, placas, etc. Cosas más absurdas han llegado a decir en su publicidad engañosa. Al final de este artículo explicaré también una anécdota que lo demuestra. Veamos a continuación el comentario completo de ALFREDO. Dice así:

Alfredo Ribelles16 de octubre de 2014, 14:10

Muchas gracias Antonio Sánchez por la claridad con la que explica la relación que hay entre el consumo y la energÍa generada en calor, mi duda está en la resistencia eléctrica que genera el calor , ¿Es posible que dependiendo del material del que este hecha la resistencia , pueda aprovechar mejor la corriente eléctrica y así obtener más o menos calor ?”

Sin entrar en profundidades sobre “resistividad eléctrica de los materiales”, diré tan solo que las resistencias eléctricas que llevan los radiadores eléctricos, las tostadoras, el calefactor de una lavadora, de un termo, los emisores térmicos, etc., están fabricados con materiales o aleaciones de metales que oponen gran resistencia al paso de la corriente.
Sabéis que los cables eléctricos de nuestras casas normalmente son de cobre, pues conducen muy bien la electricidad. y producen muy pocas pérdidas en calor Cuando el material de la resistencia no es tan buen conductor, le cuesta más pasar por los cables y eso produce calor. Si ponemos un alambre de cromo-níquel, por ejemplo, en un circuito, a la corriente eléctrica le costará mucho pasar, generando una gran cantidad de calor.
Si lo que buscamos en este caso de los calefactores eléctricos por resistencia es que nos transforme la energía eléctrica en calor, cuanto más resistente sea al paso de la corriente, mejor, más calentará. Ya tenemos claro, a nivel elemental, lo que es una resistencia eléctrica: es un conductor de electricidad que pone “mucha resistencia” al paso de la electricidad, lo que supone generar calor, que es lo que buscamos en este caso.
¿Cómo podemos calcular esa resistencia eléctrica? Para eso tenemos que ir a la Ley de OHM, que debe su nombre al físico y matemático alemán Georg Simon Ohm, que la estableció en 1.827 y que decía que en un circuito eléctrico la intensidad es igual al voltaje divididó por la resistencia, o sea:
I = V / R, siendo I la intensidad que circula por el circuito eléctrico (se mide en Amperios), V la diferencia de potencial o Voltaje (se mide en Voltios) y R la resistencia del circuito (se mide en Ohmios)
También podemos poner de esta manera la misma fórmula, despejando R:
Resistencia = Voltaje / Intensidad
Para calcula el valor de la Resistencia, que es lo que buscamos, conocido el voltaje que tenemos en nuestras casas: 230 V. nos falta conocer la Intensidad de corriente, que dependerá de la potencia de cada aparato. Tomemos un calefactor eléctrico de resistencia cualquiera, cuya potencia, indicada en la plaquita de características, sea, por ejemplo, de 2.000 W, o sea, 2 kW.
La fórmula de la Potencia es muy sencilla también,
Potencia (en vatios) = Intensidad en amperios X Voltaje en voltios. Ó sea
P = I x V pero ya hemos dicho que vamos a averiguar la Intensidad de un calefactor eléctrico de 2.000 vatios. 
2.000 W = I X 230 V.; despejamos la Intensidad y sale
m
Intensidad = 2.000 W / 230 V = 8,7 Amperios
Volvamos ahora a la Ley de Ohm, sabiendo todos los datos para poder calcular la Resistencia.
Resistencia = Voltaje / Intensidad, y aplicando valores,
Resistencia = 230 V / 8,7 Amperios = 26,43 Ohmios de Resistencia
Ese es el valor de 26,43 Ohmios que debe tener la resistencia eléctrica del circuito de una estufa, convector, emisor térmico, o lo que queramos llamarle para que con un voltaje de 230 V, nos dé una potencia de 2.000 W. Comprobemos aplicando la ley de OHM:
Resistencia = Voltaje / Intensidad; apliquemos los valores
26,43 Ohmios = 230 V / 8,7 Amperios = 26,43 Ohmios
Como podéis ver, amables lectores, la conclusión y respuesta a la pregunta de ALFREDO es que Todos los aparatos de calefacción eléctricos de resistencia, a igualdad de potencia tienen que llevar la resistencia del mismo valor, y, a igualdad de potencia y tiempo de funcionamiento, EMITEN al ambiente la misma cantidad de calor. Ni una caloría más ni una menos. Y como también sabemos, un calefactor de 2 kW, cada hora consume 2 kWh y ese consumo eléctrico lo transforma, por medio de la Resistencia, en calor, a razón de 860 kilocalorías por cada kWh. consumido. Por consiguiente, NADIE puede decir que “por el tipo de resistencia” el aparato tiene mayor poder calorífico, o consume menos que otro. Y quien así afirme, no tiene ni idea de lo que dice. O sí tiene idea y lo que pretende es beneficiarse de algún modo del desconocimiento -o de la incredulidad- de algunos.
Había anunciado al principio de este artículo que conocí un caso curioso –y esperpéntico-que os contaría al final. Pues bien, paso a contaros este caso para que veáis hasta qué punto la estupidez humana es capaz de inventar mentiras que, lejos de resaltar las cualidades del producto, lo descalifican para siempre.
Es el caso del mi artículo del 21 de Noviembre de 2013 sobre la supuesta y muy cacareada mayor eficiencia energética de los radiadores NEWATT, donde hacía mi pregunta Radiadores NEWATT: ¿Consumen 4 veces menos que los emisores térmicos?
Después de una sarta de tonterías llegaban a decir, y copio textualmente: (las “negritas” las he puesto yo).

“Los paneles emisores NEWATT suponen una revolución porque NO UTILIZAN RESISTENCIAS, sino que utilizan NW CORE, un gel que cuenta con una base de grafeno, un elemento que conduce la electricidad con mayor eficiencia, este gel se aplica de forma uniforme a toda la placa cerámica del panel y, tras un proceso de secado, cambia su estado a sólido Al aplicar una corriente eléctrica (de cualquier intensidad) a este material se consigue que toda su superficie se caliente de forma homogénea y, a su vez, transmite ese calor a la placa cerámica del panel, de este modo, NW CORE sustituye a las resistencias eléctricas tradicionales, pues cumple su función,”…

Resulta que los paneles radiantes no utilizan resistencia sino que utilizan NW CORE, un gel que cuenta con una base de grafeno, un elemento que conduce la electricidad con mayor eficiencia”. Pero vamos a ver: si no hay resistencias, y el grafeno es buen conductor de la electricidad, ¿Quién diablos produce el calor? Porque si no hay resistencia, no hay calor, y el Grafeno es cierto, es MUY BUEN CONDUCTOR de la electricidad. El problema es que el Grafeno es un material de laboratorio hoy día, con mucho futuro por delante CUANDO SE COMERCIALICE, pues eso todavía no se ha producido. Sin embargo en la granja de NEW WATT parece ser que lo crían, Y además han convertido su supercinductividad en resistencia de gel, cuando el Grafeno, procedente del carbono, es sólido. Pero sigamos con las chorradas:tras un proceso de secado, cambia su estado a sólido. Al aplicar una corriente eléctrica (de cualquier intensidad) a este material se consigue que toda su superficie se caliente de forma homogénea y, a su vez, transmite ese calor a la placa cerámica del panel,” Claro, eso sería cierto si el Grafeno fuera un material de alta resistividad, pero ya sabemos que es todo lo contrario, que es superconductor… ¿cómo se consigue entonces calentar la placa de manera uniforme? Claro, ¡No había caído! En la Granja de NEW WATT deben tener bueyes y burros, que, como en los Belenes, con su aliento van calentando las placas…Pero eso sí: ambos animales enchufados a la corriente eléctrica para que el aliento salga más caliente.
Si yo fuera EVARISTO ACEVEDO, el realizador de aquella inolvidable sección de la revista de humor “LA codorniz”, de los años 70, condenaría a los publicitarios y a los cerebros de la punlicidad de NEW WATT a dos años u un día de encierro en “LA CÁRCEL DE PAPEL” con la obligación de escribir 100 veces al día “NUNCA MÁS INVENTARÉ MENTIRAS TAN GORDAS”.
Un día de esos os hablar´de otra “PERLA” que me ha hecho llegar un lector. Esta vez de   una localidad de Sevilla, sede de otro fabricante inventor…de tonterías sobre la eficiencia energética de sus emisores térmicos. Tampoco tiene desperdicio…