Para comprar un horno microondas debes pensar primero qué utilidad le vas a dar: Calentar, descongelar, cocinar… Según lo que desees hacer con él, deberá tener diferentes características.
Lo primero que debes conocer es qué es y cómo funciona, para luego buscarle aplicaciones.
El microondas es un aparato que mediante un generador de ondas de alta frecuencia (magnetrón) las envía a un espacio donde se ubicará el alimento que deseamos tratar. Las ondas llegan a ese espacio, de 17 a 24 litros de capacidad o volumen de la “caja”, donde en la base hay un plato giratorio sobre el que se colocan los alimentos. El plato gira continuamente para que las microondas generadas por el magnetrón incidan sobre él en diferentes posiciones, para su perfecto calentamiento o “cocido”.
Sí, “cocido”, pues el microondas calienta o cuece los alimentaos, no los “asa”. Esto se explica por el funcionamiento de las microondas sobre el alimento. Veamos cómo funciona.
A grandes rasgos, para no entrar a fondo en las descripciones físicas de la acción de los microondas, diré que éstas inciden sobre las moléculas del líquido o del alimento, produciendo un choque entre ellas por los cambios de polaridad, lo que origina calor.
Esta característica hace que el calor en estos aparatos, se genere en el interior de los alimentos, en sus moléculas, al contrario de un horno tradicional, que mediante un calor generado en el ambiente del horno, incide sobre la superficie de los alimentos, trasladándose también hacia su interior, por lo que, en el caso del horno tradicional, el alimento se asa, tostándose su superficie exterior, que es la que recibe más calor. En el microondas no se puede, por ejemplo, asar un pollo: lo cuece.
Pero si lo que queremos es asar algunos tipos de alimentos, debemos comprar el microondas que lleva añadías unas resistencias eléctricas en su parte superior que actúan como Grill. Es decir, por la función primaria, cuece, y por la secundaria (grill), asa.
A pesar de lo dicho, si te gusta la comida tradicional, ayúdate con el microondas, pero no prescindas nunca del horno tradicional, pues el microondas, a mi modo de ver, no podrá sustituirlo nunca.
Quedamos pues que el microondas sirve para calentar agua, café, leche, y cualquier líquido o sólido (calentar la comida, por ejemplo). Hay que saber que los alimentos que no contengan líquidos, no se calentarán. En esto no hay quien le gane, en rapidez y economía. Para estas funciones solo necesitamos el microondas más simple. Con solo la función básica que es calentar y cocer. Un aparato de este tipo lo encvontrarás a partir de 60 euros en cualquier comercio.
Que no se me olvide decir esto: compra el que necesites realmente, pero es un aparato tan simple y tan barato que la totalidad se construye en China. ¡Cuidado!, el que se fabrique en China no significa que sea de poca calidad. Significa, simplemente, que un aparato tan simple no admite “valor añadido”, que no sea el diseño o los materiales de fabricación (inox, por ejemplo). Por eso se fabrican series de millones de aparatos, y así resultan cada vez más competitivos y baratos. Y cada fabricante de electrodomésticos los encarga a las fábricas chinas, que le ponen la marca y los construyen según las especificaciones del fabricante. Aquí no existe clasificación ni tarjeta energética. El rendimiento es el mismo sea el aparato que sea, en función de su potencia, que suele estar en los 800 vatios (sin grill, claro).
Bien, nos queda ahora, dicha ya la potencia en vatios, el tiempo de funcionamiento. Si el aparato que vas a comprar es el más sencillo, cómpralo con minutero manual. Es muy simple: pones los minutos que quieras y ya está. No te compliques la vida (y el dinero) en programaciones electrónicas, pues tardarás más en programarlo que el microondas en calentar…
Otra cosa que debes saber es que la potencia, de 800 vatios, por ejemplo, es siempre constante. Entonces, ¿Cómo puede controlarse el grado de calentamiento? o de cocción?: De dos maneras: por tiempo de funcionamiento, o bien por programa. Veamos esto último. Si quieres calentar o cocer, tienes otro mando además del minutero, que es el que debes utilizar poniéndolo en descongelar, calentar o plena potencia.
Pero he dicho antes que solo hay una potencia, que es la que proporcionan los 800 vatios. La solución es que según el programa que elijas, el aparato funciona continuamente o con intermitencias de paro-marcha, adecuado en cada caso a la función que has seleccionado. Es el mismo caso que las vitrocerámicas: si tienen varios niveles de potencia lo hacen parando y funcionando intermitentemente según varias formas.
Queda añadir que si vas a cocinar con el aparato, cómpralo con grill. Tiene una potencia de alrededor de 1.000 vatios (el grill) que se suma a los 800 del magnetrón.
Los hay también de convección, que uniformizan la temperatura en el horno, los que puedes programar de una vez el descongelado y la cocción , los que te hacen una receta de cocina, etc…
Ahora ya sabes cómo es y cómo funciona un microondas. Te toca pues decidir la compra según lo que quieras hacer con él.