Anteayer publicaba el primero de esta serie de artículos sobre el origen, desarrollo, presente y futuro del fabricante y marca china de electrodomésticos HAIER. La pregunta inicial y motivo de estos artículos era: ¿Son de calidad los electrodomésticos HAIER?


Terminaba mi primer artículo sobre este tema explicando la ejemplar actuación de su presidente ZHANG RUIMIN, mandando achatarrar 76 frigoríficos defectuosos de los primeros que salieron de la factoría después de hacerse cargo de la misma, en 1.984.


Quince años más tarde, en 1.999, tenía yo una empresa constituida por una Central de Posventa y una red de Servicios Técnicos de electrodomésticos (concesionarios) que cubrían la totalidad de España.

Un buen día recibí una llamada de FRANS JAMRY, el hombre que, bajo mi punto de vista, era el que más sabía de electrodomésticos y de la comercialización de estos aparatos en Europa. Había colaborado anteriormente con él dándole Servicio Técnico a varios de sus clientes en nuestro país, a quienes él les vendía aparatos con la marca propia de estos clientes.


Como decía, recibí una llamada telefónica de FRANS JAMRY diciéndome que había venido a Barcelona para verme. Venía en compañía de otro antiguo conocido: CIRO NOCERINO, de infausto recuerdo, que luego sería el responsable de ventas de HAIER EUROPE en España


Ese día oí hablar por primera vez de HAIER. Me explicó que después de visitar repetidamente todas las fábricas chinas de electrodomésticos para comprarles producto para su empresa de distribución europea MARES, seleccionó a HAIER para proponerles hacer una JOINT VENTURE (dos empresas, HAIER y MARES, deciden formar una tercera: HAIER EUROPE  con capital de las dos primeras)  , para vender la marca HAIER en toda Europa, pues consideraba que eran los mejor preparados, predestinados a convertirse en el nº 1 del mundo en pocos años. Acepté la propuesta de FRANS JAMRY y me nombró Servicio Oficial de Fabricante para la marca HAIER en España. Mucho antes de que se constituyera la empresa resultante de la joint venture JAMRY (MARES)-HAIER,  en el año 2.000.

La versión oficial de HAIER con respecto a la creación de HAIER EUROPE dice:  Haier Europa nace en 2000 de la experiencia en el sector de los electrodomésticos y la capacidad de innovación tecnológica del Grupo Haier.” 
Ver la Web de HAIER


Como ya he dicho, fue la idea de FRANS JAMRY la que originó la joint venture con HAIER. Fue  JAMRY quien aportó los conocimientos y la sabiduría sobre el mercado europeo. Fue JAMRY quien determinó qué tipos de aparatos podían venderse en Europa, así como sus medidas estandarizadas. Fue JAMRY quien aconsejó crear en Europa una sede central para la comercialización del producto HAIER. Fue JAMRY quien eligió Varese (a 50 km. al norte de Milán, Ítala, para establecer la sede. Fue JAMRY quien impuso la necesidad de crear un Departamento de Asistencia Técnica  en Varese para que coordinara la posventa en toda Europa. Fue JAMRY quien contrató al personal de HAIER EUROPE entre los profesionales que él directamente eligió.


Como habéis podido ver, HAIER quiere ignorarlo todo, pero la verdad es la que os cuednto, y lo demás son cuentos chinos…(nunca mejor applicada la frase) Podéis leer una entrevista hecha en 2.003 a FRANS  JAMRY, C.E.O de HAIER EUROPE. 


Como he dicho antes, en España se empezó a vender HAIER a finales de 1.999. Las ventas eran reducidas, pues costaba mucho vender una marca china en aquel tiempo, porque sonaba a “baratijas”. Los problemas principales eran los siguientes:
  • Defectuosa calidad y acabados de los aparatos
  • Falta de documentación  técnica para distribuir a los Servicios Técnicos
  • Tardanza de hasta 6 meses en el envío de recambios (tenía que pedirlos a China).
Errores que después de que pasaron tres años, nada mejoraba. Hablé varias veces con FRANS JAMRY diciéndole que dejaba el Servicio pues solo conseguía desprestigio para mi empresa por la calidad de los productos y por el imposible envío correcto de recambios. Me fue convenciendo para que aguantara pues él había hablado repetidamente con los chinos y las cosas iban a mejorar. 


Hasta que llegó el año 2.003, cuando el Coordinador de los Servicios Técnicos de Europa, MAURO MARTIGNONE, colaborador de JAMRY en HAIER EUROPE y excelente profesional, me llamaba para decirme que había conseguido convencer a los chinos para que los responsables de los Servicios de todos los países europeos donde se vendía el producto HAIER fuéramos a visitar las fábricas de Qingdao.
 
También me dijo que en representación de todos los Servicios Europeos, hablarían cuatro conferenciantes en la Universidad de HAIER, para que se comentara sobre los Servicios, problemas, soluciones, etc. Y que había decidido que yo fuera uno de ellos. Que llevara  mis estadísticas de averías para proyectarlas y que luego disertara sobre lo que yo quisiera. Empecé a recopilar estadísticas esperando la fecha de la visita.


Un par de meses antes de partir hacia China, empezamos a detectar gravísimos problemas en el nuevo lavavajillas que había lanzado HAIER tres meses antes. Yo habia pedido un lavavajillas para estudiar los problemas que cada día nos comunicaban los Servicios y me lo enviaron a mi oficina. Lo tenía a la entrada de mi despacho.


Un  día vino a verme un antiguo conocido que llevaba el Servicio Técnico de INDESIT (marca del fabricante italiano MERLONI ELETTRODOMESTICI). Al entrar a mi despacho me dijo: “¿Qué haces con esa mie… de lavavajillas INSESIT en la puerta de tu oficina?”. Le contesté: no es INDESIT, es HAIER y acaban de fabricarlo. Él: que no, que es un INDESIT. Yo: que no, que es un HAIER…


Fuimos delante del lavavajillas y me dijo, abriendo la puerta: “es un INDESIT, y es el peor aparato que han fabricado: Tiene 6 defectos técnicos anormales.  Lo empezaron a vender y tuvieron que retirarlo del mercado…Tan difícil era resolver esos problemas de diseño, que dejaron de fabricarlo y crearon un nuevo modelo de aparato totalmente nievo”. Imagínate, me decía, el dineral que se han gastado en INDESIT en el proyecto, diseño, moldes, matrices, componentes, etc, así como en la cadena de montaje, para hacer solo unos pocos miles de lavavajillas y tirar a la chatarra toda la inversión.


Se me encendió la bombilla en ese momento. Pensé ¡Claro, los de INDESIT al encontrarse con tantos problemas han creado un nuevo aparato, totalmente distinto, y en lugar de destruí los moldes, matrices, etc, del “aborto” del lavavajillas, se lo han “colocado” a los chinos de HAIER… Les habrán vendido moldes, matrices, piezas, componentes y hasta la misma cadena de montaje….! Bien -pensé-, como iré pronto a China, soltaré “la bomba” de este artefacto  diciéndoles que les han engañado como a chinos… Bueno, no, eso no lo diré así… para que vean cómo sus suministradores italianos les han tomado el pelo, y además, ellos no han hecho ningún ensayo en su laboratorio para verificar el funcionamiento del aparato que les han “colocado”


Y llegó el día de irme a China. Pero mejor os lo cuento mañana, no quiero cansaros más por hoy…