Hago referencia a mi reciente artículo del 6 de Octubre titulado ¿Qué Eficiencia Energética tienen los emisores térmicos? ¿Cuánto ahorran respecto a un calefactor eléctrico normal?, donde explicaba, de manera clara y diáfana que todos los aparatos eléctricos de calefacción por resistencia eléctrica, llámense estufas, radiadores, convectores, placas radiantes, etc. etc., consumen lo mismo a igualdad de potencia y tiempo de funcionamiento… Pues bien, en ese mismo artículo AFYCET, una autodenominada “… entidad no lucrativa, que trabaja en pos de un mejor desarrollo legislativo del mercado de emisores térmicos, y para que el usuario reciba información veraz, no manipulada…” viene a decir primero que llevo razón…pero…luego se va por los cerros de Úbeda diciendo todo lo contrario. Y como no estoy dispuesto a que me tomen el pelo, ni siquiera con bonitas palabras, voy a ir transcribiendo los párrafos de dicho comentario y comentándolos uno a uno. He respetado totalment el texto original, que podéis leer completo en mi citado artículo. Incluso he respetado las faltas de ortografía y errores de letras, y he puesto mis respuestas.

 “Afycet10 de octubre de 2014, 17:16r

Buenas tardes Antonio:

En primer lugar nos sumamos a tus lectores congratulándonos por tu recuperación que deseamos que sea duradera, y al tiempo te felicitamos por tu blog, del que valoramos:

.- tus casi tres millones de visitantes¡ENHORABUENA¡
.- tu dedicación a explicar de forma claralo que otros omiten o tergiversan.”

Gracias por vuestros deseos y por vuestra valoración del blog. Sigue:

“Somos una entidad no lucrativa, que trabajaen pos de un mejor desarrollo legislativo del mercado de emisores térmicos, y para que el usuario reciba información veraz, no manipulada.

Por ejemplo, durante estos tres últimos años hemos colaborado con un grupo de fabricantes europeos, coordinados por de una entidad supranacional, CECED, en los trabajos que la UE para redactar el futuro Reglamento de Aparatos de Calefacción.”

Por su introducción más pareciera que AFYCET se tratara de una ONG, pero no es así: porque AFYCET, acrónimo de” Asociación de Fabricantes Y Comercializadores de Emisores Térmicos”, parece ser la abanderada para defender, vía legislativa, los intereses particulares de los fabricantes y comercializadores de emisores térmicos. Prueba de ello es que los mantenedores y sostenedores económicos de esta sociedad, son los fabricantes de emisores térmicos DUCASA, GABARRÓN, EV CONFORT. HAVERLAND Y NEEDO, según consta en su web.
 
En cuanto a CECED, la “entidad supranacional” con la que dicen estar colaborando para redactar la Unión Europea el futuro Reglamente de Aparatos de Calefacción, hay que aclarar que se trata de “El Comité Europeo de Fabricantes de Equipamiento doméstico (CECED) que es una asociación con sede en Bruselas que proporciona una única voz consensuada para el sector de los electrodomésticos en Europa”.
 
Los miembros del CECED producen el siguiente tipo de electrodomésticos:
  • Los grandes electrodomésticos como frigoríficos, congeladores, hornos, lavavajillas, lavadoras y secadoras;
  • Pequeños electrodomésticos como aspiradoras, planchas, tostadoras y cepillos de dientes;
  • Los aparatos de calefacción, ventilación y aire acondicionado, tales como aparatos de aire acondicionado, bombas de calor y calentadores locales”
¿Dónde se han escondido los emisores térmicos, que no los cita el CECED?
 
No obstante, dejemos que sigan con sus explicaciones:

“…Intentando aportar algo positivo a la información sobre emisores hacemos algunos comentarios relativos a los temas de tublog sobre la eficiencia de los emisores.

Lo primero es mostrar nuestro total acuerdo con tu repetida afirmación:
“TODOS consumen igual a igualdad de potencia y TODOS, TODOS, DAN LA MISMA CANTIDAD DE CALOR. No hay un solo aparato de este tipo que caliente más o menos que otro”

En esto estamos de acuerdo, PERO siguen (las “negritas” las he puesto yo)

“…Para satisfacer la demanda de calefacción de un local, (p.e. 100 kWh) NINGÚN aparato de calefacción eléctrica consumirá menos energía que la indicada, pero algunos consumen incluso MÁS ENERGÍA,y aquí entran en juego eficiencia y eficacia..”

Ya está. Ya enseñaron la patita. Ya no son corderitos, sino el lobo. Pero veamos sus impresionantes (perdón quería decir “impresentables” argumentos)

“Como orientación para nuestro escrito acudimos al diccionario de la RAE que define

Eficacia: Capacidad de lograr el efecto que se desea o se esperaEficiencia: Capacidad de disponer de alguien o de algo para conseguir un efecto determinado

Según nuestra opinión eficacia es concepto absoluto, un aparato eseficaz sí cumple lo que de él se espera, y eficiencia es un concepto relativo..”

Vamos bien: eficaz es cuando el aparato da lo que se espera de él. Lógicamente, para los fabricantes y comercializadores de emisores térmicos, si que da lo que esperan de él: vender los aparatos a un precio 10 veces superior al de cualquier otro que dé el mismo resultado en aportación de calor y en energía consumida… Pero de eso a decir chorradas pseudotécnicas va un abismo…y eso lo dicen de esta manera:

“Creemos que NO SE PUEDE DECIR QUE UN APARATO DE CALEFACCIÓN SEA MÁS EFICIENTE solo por la energía que utilice, pues depende de varias cosas, el tipo de energía, su rendimiento de generación, las perdidas en transporte, de la capacidad del aparato para ajustar su consumo a las necesidades reales.”

O sea que según aseguran Vds, “…NO SE PUEDE DECIR QUE UN APARATO DE CALEFACCIÓN SEA MÁS EFICIENTE solo por la energía que utilice, pues depende de varias cosas, el tipo de energía, su rendimiento de generación, las perdidas en transporte, de la capacidad del aparato para ajustar su consumo a las necesidades realesde del “tipo de energía que se utilice”. Claro, una estufa de butano es más económica de coste de consumo porque el gas es más económico que la electricidad. Pero eso ya lo sabíamos. Luego continúan DICIENDO QUE ”… su rendimiento de generación (de la energía)”. Eso significa que el rendimiento de un kilovatio hora obtenido por energía eólica, hidráulica, nuclear, o cantales a gas ¿Vale distinto en cada caso en cuanto al calor que aporte en una estufa eléctrica? Eso es lo que están diciendo., y si no lo creen, vuelvan a leer sus explicaciones. Siguen añadiendo otra variable: las pérdidas en transporte. O sea que si la central productora está en Burgos y se utiliza la electricidad en Barcelona, por ejemplo, ¿El kWh varía su energía al llegar a la estufa eléctrica? Dejémonos de tonterías y sean conscientes de que aquí no admitimos tomaduras de pelo….

“Pero lo más importante para nosotros es la capacidad del aparato para ajustar su consumo a las necesidades reales de calefacción,basada en la calidad de sus sistemas de control y regulación”.

En el mercado existen magníficos termostatos con diferencial de +- 0,1 ºC, pero es frecuente encontrar calefactores eléctricos con termostatos de +-7 ºC que consumenMUCHA MÁS energía de la necesaria para calentar el local, y no se informa al usuariode que ese tipo de aparatos seguir consumiendo energía incluso hasta que la temperatura del local supere en 7ºC a la elegida, conun incremento del coste del 8%por cada ºC de más.”

Resulta que, según Vds., los termostatos de los emisores térmicos tienen un diferencial de +- 0,1 ºC. Voy a admitirlo. Eso significa que si ponemos la calefacción a 20 ºC, cuando llega a 20,1 ºC, se desconecta el aparato. Como la temperatura de la habitaciñon va descendiendo por pérdidas y fugas, irá bajando hasta llegar al mínimo del diferencial del termostato, o sea, 19,9 ºC, momento en el que vuelve a conectarse. Ha habido un tiempo de exceso de funcionamiento hasta llegar a los 20,1 ºC, pero también es cierto que luego se compensa el consumo con esa décima de grado de menos sobre los 20, que el aparato estará desconectado. Resumiendo: el calor que excede al programado se compensa con el paro del aparato hasta que vuelve a arrancar el consumo.
Vamos ahora al termostato ese que dicen que tiene un diferencial de +_ 7 ºC. Ese termostato debe ser el del radiador de agua del coche de los Picapiedra, pues no conozco ningún termostato de calefactor eléctrica con esos márgenes imposibles. Las temperaturas oscilarían entre los 27 ºC y los 13ºC. Una barbaridad, Voy a admitir que el diferencial sea de +- 1 ºC. Al llegar a los 21 ºC, uno más de lo previsto, habremos estado calentando el ambiente durante unos minutos más de lo necesario. Pero cuando se para y vuelve a bajar, estará sin funcionar hasta que la temperatura llegue a 19 ºC. Por lo que el tiempo de funcionamiento añadido para pasar de 20 ºC a 21ºC, se compensará con la desconexión (no consumo) de los 20 ºC hasta los 19 ºC. ¿Dónde está pues ese mayor gasto de energía si el exceso se compensa con el defecto?
Siendo así, ¿A qué vienen sus manifestaciones “Cuestión de gran importancia son los sistemas de Control y regulación que incorporan para poder programarlos según las necesidades de cada usuario, lo que se traduce en costes de funcionamiento autocontrolados.” Resulta que con el otro termostato, también están autocintrolados. Con otros valores, pero con el mismo consumo final.

“Todo ello aporta enorme flexibilidad a los emisores, y permite reaccionar, en tiempo real, ante imprevistos del cualquier tipo, climáticos, de uso, incluso para evitar sobrepasar la potencia contratada y los consiguientes recargos.

En definitiva un calentador NO es más eficiente que otro solo por ser de gas,tampoco se puede decir que todos los aparatos de calefacción eléctrica son igual de eficientes, pues, aunque todos consumen 1 Kwh para producir 860 Kcal, algunos originan un EXTRACONSUMO debido a la escasa calidadde sus equipos de regulación.”

O sea que gracias a la exactitud de esos termostatos, “aportan enorme flexibilidad a los emisores, y permite reaccionar, en tiempo real, ante imprevistos del cualquier tipo, climáticos, de uso, incluso para evitar sobrepasar la potencia contratada y los consiguientes recargos.”. Esto parece la purga de Benito: sirve para todo: contra imprevistos climáticos, de uso y el colmo: “incluso para evitar sobrepasar la potencia contratada y los consiguientes recargos…” ¡Lo que faltaba! Evitan sobrepasar la potencia contratada y los consiguientes recargos…”. Les doy unas cuantas ideas más: sirven para sacar brillo al suelo, pueden utilizarse como carrito de trasporte dentro de casa, para calentar el gato a temperatura constante, poniendo una bandeja encima del emisor puede calentar la comida, , etc. etc.

“Nos sumamos a tus consejos a los futuros compradores de emisores térmicos para que no SUCUMBAN ante ofertas de aparatos aparatos de calefacción eléctrica que dicen consumir la tercera parte, ¡o la mitad¡ que los demás, intentado justificarlo con el usotecnologías o materiales que solo existen en las películas de ciencia ficción.

No caben los milagros, ni siquiera con tecnología espacial, antes de comprar un emisor es necesario informarse, por ejemplo, sobre si incorpora, o no, termostato proporcional integrado, de su exactitud, del tipo de programación que incorpora…

Un cordial saludo
AFYCET”

 
Eso es lo que recomiendo a mis lectores: si queréis un calefactor de precisión de reloj suizo, comprar un emisor térmico. Pero si os conformáis con un radiador (o lo que sea) normal y corriente, con termostato y programador incorporados o añadidos, os ahorraréis entre 250 y 300 € por aparato. Y consumirán lo mismo unos que otros con la misma potencia y darán la misma cantidad de calor.
Dicho todo esto he de añadir que estas historias de los emisores térmicos y de la asociación AFYCET, en cuanto empecé la lectura me sonó a “Déjà vu“, en español “ya visto”. Y es que el hombre es el único animal que tropieza varias veces con la misma piedra. AFYCET quizá no lo recuerde, pero echando mano de mi hemeroteca particular, hete aquí lo que escribí sobre este tema el 5 de Noviembre de 2.010, Hace ahora cuatro años:
 

viernes, 5 de noviembre de 2010

Los que seguís o consultáis mi Blog habréis leído mis artículos referentes a los engaños de los fabricantes de emisores térmicos, que publicitan estos aparatos como de bajo consumo, sin serlo
Si el consumo pudiera mejorarse, como ha sucedido en otros electrodomésticos, la Comisión Europea los hubiera incluido en su plan de eficiencia energética, clasificándolos, como el resto de electrodomésticos, con la eficiencia entre la A y la G.
Lo que sucede realmente es que los aparatos de calefacción eléctrica por resistencia, como he dicho muchas veces, tienen una eficiencia del cien por cien, pues toda la energía consumida se transforma íntegramente en calor. Así pues, no puede mejorarse ni empeorarse su eficiencia: es fija. Por ese motivo, no existe la etiqueta energética para estos aparatos, ya que todos son iguales y no podrán mejorar su eficiencia.
La mentira sobre los emisores térmicos de “bajo consumo”, lleva a muchos consumidores a comprarlos hasta que ven la primera factura de la electricidad.
Gracias a que mucha gente conoce ya que es una mentira, y a otros que, modestamente como yo, “clamamos en el desierto” intentando divulgar la verdad, y aconsejando que en el caso de decidirse por calefacción eléctrica, para rebajar el consumo lo único que puede hacerse es controlar mediante un programador en cada aparato los tiempos de funcionamiento y un termostato, también por cada aparato,  que regule la temperatura en cada momento.
Después de esta divagación, voy al grano.
He dicho antes que estos aparatos no pueden llevar la etiqueta energética, pues no puede existir al ser su rendimiento fijo, no mejorable. Pero acabo de leer hoy, 5 de noviembre, una nota informativa en la revista de electrodomésticos Marrón y Blanco, que voy a ir reproduciendo y comentando. 
Veamos la nota (en cursiva) y los comentarios en negrita.
“Los emisores térmicos con niveles de seguridad superiores a los exigidos por la norma europea y que proporcionen máximos niveles de confort, fiabilidad y optimización en el uso de la energía (observad que no dicen nada de eficiencia energética o bajo consumo, como hacen en la publicidad engañosa. Dice Optimización en el uso de la energía, o sea, programador y termostato `para regular tiempo y temperatura) se distinguirán, a partir de ahora, con una Marca de Calidad de Emisor Eficaz (aquí ya enseñan la patita: hablan de emisor eficaz, palabra que van a utilizar llamando a los emisores eficientes, y si no, al tiempo) que Aenor otorgará tras someter los equipos a exigentes pruebas de laboratorio. Así, los aparatos que dispongan de este sello garantizarán unos niveles de seguridad superiores a los fijados por las normas europeas, a la vez que ofrecerán los máximos niveles de confort y fiabilidad, así como un uso optimizado de energía. El sello fue presentado el pasado 13 de octubre por la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor), entidad independiente sin ánimo de lucro e internacionalmente reconocida, junto con la Asociación de Fabricantes y Comercializadores de Emisores Térmicos (Afycet), que ha promovido la creación de este certificado de aptitud a la función de los emisores térmicos. “Sólo los emisores térmicos que ya cumplan la normativa europea de seguridad pueden solicitar la Marca de Calidad Emisor Eficaz”, explica Andrés Blázquez, director técnico de certificación de Aenor.”
Para mí está claro lo que persigue la Asociación de Fabricantes y Comercializadores de Emisores Térmicos. Veamos lo que significa la denominación que quieren “colarnos”: eficaz. Según el diccionario de la RAE, eficaz significa que tiene eficacia. Y ¿Qué es eficacia? Pues es “capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera
¡Ahora lo entiendo! La clave está en conseguir lo que se desea o se espera. O sea, seguir confundiendo al consumidor derivando la palabra eficaz a eficiente y de ahí a “energéticamente eficaz o eficiente” hay solo un paso. Y ese paso lo dará, ya lo veréis. Y lo peor de todo es que se van a apoyar en una entidad seria, como es AENOR , a quien van a engañar. ¿Es que no lo ven? Necesitan un certificado (que no existe en ningún país europeo) para continuar con la publicidad engañosa, base de su negocio.