No. No es eso. Los televisores, como los electrodomésticos en general, no tienen ningún artilugio que programe su inutiización tras un tiempo determinado por el fabricante, a pesar de lo que algunos creen sin ninguna base científica. Otros rechazan la sustitución de los electrodomésticos (en la línea blanca se recomienda hacerlo cada 12 años), defendiendo que deben mantenerse en funcionamiento “como antes” que “duraban toda una vida…”

 

En varios de mis artículos he demostrado que la obsolescencia programada no existe en los electrodomésticos. Podéis leer los argumentos en mis artículos anteriores .
 
Pero voy a la información. Un reciente estudio de NPD DiplaySearch  sobre los análisis de mercado sobre la sustitución de los televisores en 14 países del mundo (5 asiáticos, 5 europeos y 4 americanos) llega a la conclusión que el ciclo de vida de los televisores se ha situado en 6,9 años de duración de promedio global. 
 
En el informe se dice que muchas de las sustituciones son debidas al cambio de televisores de tubo por los de pantalla plana. Pero también asegura que se están sustituyendo cada vez más los antiguos televisores de plasma por los actuales, más perfeccionados, con mejor nitidez, de alta definición y de poco consumo (LEDS)… 
Según esta firma consultora, los motivos de esta renovación son:
  • Precios cada vez más bajos
  • Variedad de tamaños que permiten su “encaje” en cualquier espacio
  • La incorporación de nuevas tecnologías como conexión a Internet o 3D
  • Asegura que los aparatos entre 32 y 44 pulgadas son los más vendidos
Esta empresa de consultoría ha elaborado sus encuestas en los 14 países más avanzados, según se indica, por lo que sus conclusiones a nivel global son perfectamente válidas. Y esto sucede cuando estamos inmersos en una recesión mundial de las mayores de la historia.
¿Alguien piensa todavía que los televisores se cambian porque a los 6,9 años de promedio “se mueren” debido al Chip incorporado de la obsolescencia programada que algunos iluminados, como el iletrado Benito Muros, el supuesto inventor de la supuesta bombilla que dura toda la vida?
Otros, defensores de que los electrodomésticos duren más tiempo, tampoco saben lo que dicen. No es lo mismo en la “línea blanca” (lavadoras lavavajillas, frigoríficos, etc,) que los televisores, a los que ha llegado una verdadera revolución con la pantalla plana, y con la incorporación de nuevas técnicas de fabricación, nuevos materiales y nuevas tecnologías con desarrollos impensables hace pocos años, que una simple lavadora, lavavajillas, etc., que a lo único que puede aspirar (y es mucho) es a lavar o enfriar cada vez mejor, con menos agua y detergente, con menos consumo eléctrico , con menos averías, y con más seguridades y mejor trato a la vajilla o la ropa. En estos últimos aparatos, en 15 años se han llegado a reducir los consumos hasta un 70 %, con las clases A y superiores (A+, A++ Y A+++) 
Para que luego vengan desinformadores profesionales como el citado Benito Muros que aseguren que van a construir un frigorífico que dure 40 años… Que siga inventando lo ya inventado. ¡Pues claro que pueden durar 40 años! Pero ¿A qué coste de funcionamiento? (no de fabricación) Pués si antes el frigorífico consumía 500 vatios hoy, con 150 vatios te lo hace mucho mejor, más seguro, más amplio interiormente y más efectivo y menos ruidoso.
Los que están en la creencia de que los aparatos deberían irse reparando para que duren “toda la vida”, ¿Por qué se cambian de coche cada 5 ó 10 años? ¿Por qué no siguen manteniendo y usando el SEAT 600 de los años 60? ¿Por qué tiran el dinero y obligan a los fabricantes a construir constantemente nuevos aparatos pudiendo seguir con el mismo?
Esos que opinan que hay que mantener y hacer durar muchos años los aparatos, tienen un coche reciente, y si es posible, de alta gama, cambian de móvil cada vez que sale una novedad tecnológica, cuando llegan a casa quieren ver los partidos de futbol en pantalla grande y en HD o mejor, en 3 D… 
Amigos lectores: el hombre es un animal inteligente. Por eso dejó de subirse a los árboles, caminó a dos patas en lugar de las cuatro de antes, inventó la manera de hacer el fuego, la caza, la casa, dominó los animales para su uso y manutención y con cada vez más inteligencia, estudios y más medios, ha conseguido que en las últimas décadas se haya crecido tanto en la ciencia, la fabricación y el bienestar, como en los últimos 4 millones de años. Y quien no quiera verlo, que no mire.
Concluyo: bienvenido el progreso, la ciencia y la fabricación globalizada, que ha puesto al alcance de mucha más gente unos medios de ayuda y bienestar como nunca los hubo antes. Y sigue…afortunadamente.