Un lector, de profesión electricista, se queja en un comentario sobre los desmanes de las eléctricas, y añade una pregunta: ¿Por qué se pasó de 220 V a 230 V? Estos son los temas que veremos hoy en este artículo.

Comenzaremos por transcribir los dos comentarios de “ELECTRICISTA”
Buenas noches he leído algo del fraude de las eléctricas y gracias a Antonio MORENO Alfaro me enteré del descomunal fraude de los contadores , y otros temas afines, me quedé literalmente de piedra pero ahora soy más consciente de la triste y dramática realidad de nuestro país ,gracias a gente como vosotros mi admirado
Antonio. ¿¿Como es posible que ahora digan las eléctricas que los usuarios les debemos y de hecho vamos a pagar millones de euros ? Esto es inaudito podrías explicarme en que se basa tamaño ultraje a los usuarios que nos han estado estafando durante 30 años de ¿¿¿¿¿¿Democracia?????????????(por ejemplo con los contadores que no han renovado y sí han cobrado las subvenciones de los gobiernos para su renovación)Muchas gracias , por esta labor que hacÉis ANTONIOSSSS , NOS ABRÍS LOS OJOS Y ESO QUE YO SOY ELECTRICISTA….

        Por cierto una pregunaa porqué se pasó de 220V a 230V y de 380V a 400V .Un                 saludo Antonio.”

Pregunta a qué se debe el abuso de las eléctricas sobre los usuarios y cómo se permite. Creo que las respuestas están en los escritos de nuestro común amigo Antonio Moreno Alfaro. También se puede echar un vistazo a mi artículo 
 
Respecto al incremento del voltaje nominal pasado de 220 V a 230 V puedo decir que hasta el 18.09.2003, fecha de entrada en vigor del actual Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT), la tensión normalizada entre fase y neutro era 220 V. y que el reglamento actual pasó a darle el valor de 230 V.
 
Haciendo un poco de historia, vemos que en los años 50 se utilizaba en España la tensión de 125 V. (y 220 V. para las instalaciones trifásicas). Era el sistema llamado B1, 127/220V. Entones las potencias de los aparatos eran bajas y esta tensión era suficiente.
 
En los años 60 y 70, los domicilios españoles empezaban a tener paratos electrodomésticos y calefacción eléctrica, con lo que se incrementó sensiblemente la potencia necesaria para cubrir las necesidades de los hogares. Se pasó entonces al sistema B2, 220/380 (trifásico). Ese incremento de tensión nominal permitió multiplicar por 1,73 la `potencia instalada en los domicilios.
 
Finalmente en 2.003, se pasó al sistema trifásico B3, con 230 V entre fase y neutro (230/400 V) que aun cuando solo significa un incremento de potencia del 4,5 %, tiene las ventajas de igualar las tensiones con la Unión Europea y permite el transporte de la electricidad a mayores distancias. 
 
Lo que sucede es que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, las eléctricas pensaron: ¿Qué podemos pescar en este río revuelto? Y se les ocurrido lo siguiente:
 
Como sabéis, la potencia se calcula multiplicando la intensidad en amperios por la tensión en voltios. Por ejemplo: si antes teníamos una potencia contratada de 4,4 KW, resulta que divididos por los 220 V, Teníamos una intensidad de 20 amperios (4.400 W/ 220 V = 20 amperios) 
 
A partir de ese incremento nominal de la tensión, manteniendo la misma intensidad nominal de 20 A., resulta que la potencia instalada pasa a ser de 20 A x 230 V = 4.600 vatios, o sea, 4,6 kW en llugar de los 4,4 anteriores. Esto parace una simple perogrullada, pero no es así: sin mover un solo dedo, las compañías pasaron, como en este caso, a facturarnos el termino fijo de la potencia contratada de 4,4 kW a 4,6 kW. 
 
El coste actual del término fijo de potencia (hasta 10 kW einstaladfos) es de 31,65 € por kW y año (Ver mi artículo). Eso significa que con una potencia instalada de 4,4 kW pagaríamos 4,4 X 31,65 € = 139,26 € al año. Pero con la subida de la tensión nominal pasamos a pagar 4,6 x 31,65 = 145,60 € al año. Ese nuevo incremento es de 6,34 € al año, o sea, un nuevo 4,5 % de incremento. Sin mover un dedo. Sin despeinarse. Un nuevo y flagrante abuso de las eléctricas.
 
Habrá quien piense “¡Son solo 6,34 € al año, eso no es nada! Bien, si eso no es nada, prefiero tenerlo en mi bolsillo y no en el de las eléctricas. Para cada uno de nosotros no es nada, pero si los 25 millones de hogares españoles tuvieran esa potencia media de 4,4 KW, las compañías nos han robado cada año 6.34 x 25 millones = 158,5 millones de euros. ¿Eso no es nada?
 
Otros dirán, “tampoco es para tanto, ya que si ha subido la potencia al aumentar el voltaje, deben cóbralo…” Pues no. No deberían cobrarlo., y voy a explicar el por qué. 
 
Fórmula de la potencia eléctrica es: Potencia en W = Intensidad en amperios x tensión en voltios. Por ejemplo: un aparato de Potencia 1.000 W a una tensión de 220 voltios, consume 4,54 amperios
 
A partir del 18.09.2003, que el Reglamento de Baja Tensión elevó el voltaje de 220 a 230 V., veamos qué intensidad necesita desde entonces el mismo aparato. Para ello dividiremos los 1.000 vatios de potencia nominal por el nuevo voltaje, 230 V, y nos da un consumo de 4,34 amperios. Total: antes y ahora, adaptados ya los nuevos aparatos, tienen la misma potencia nominal pues, al subir el voltaje baja la intensidad y la potencia, que es la multiplicación entre ambos factores, es la misma antes y ahoira. Los fabricantes actúan con esta fórmula y los nuevos aparatos consumen exactamente lo mismo que antes. O sea, su potencia es igual. Pagamos lo mismo, en el consumo real, pero las eléctricas aplicaron de inmediato esa subida a la parte fija de la factura de la luz, al Término de Potencia Contratada. No tuvieron que hacer absolutamente nada: ni modificar instalaciones, ni redes, ni contadores ni ICP, ni visitas a domicilios…nada de nada. Si el aparato que teníamos era del tipo resistivo, (calefactor eléctrico, por ejemplo), la potencia se incrementó un 4,5 %. Pero eso ya lo pagamos a la compañía con el consumo de energía… ¿Por qué nos subieron también el término de potencia? Pues por la razón de siempre: la sinrazón. La estafa a los consumidores. Porque a medida que van pasando los años, esos aparatos al ser sustituidos vuelven a tener la potencia nominal de siempre, ajustando la intensidad al nuevo voltaje. Pero claro, eso no lo van a rebajar ya las eléctricas…
 
Los gobiernos de turno han ido aceptando y tragando todas esas irregularidades. No solo eso, sino que, como hemos visto últimamente, el consumo de energía eléctrica ha disminuido por la crisis de forma alarmante.  En Agosto de este año volvieron a subir de manera descarada el referido Termino Fijo de Potencia instalada. Nada menos que en un 44,86 %. Como los ingresos de las eléctricas bajaban por el descenso de consumo, nos subieron los costes fijos, o “peajes”, que quedan elevados para que las compañías no pierdan y que pagamos más aunque no consumamos nada. Y todos contentos (políticos y compañías eléctricas) a costa de los sufridos y estafados ciudadanos…Como siempre.
 
Quiero agradecer a nuestro amigo ELECTRICISTA, autor del comentario que ha dado pié a este artículo, sus amables palabras para con nuestro común amigo ANTONIO MORENO ALFARO, editor de ESTAFALUZ, fuente inagotable de conocimientos, trabajo y valentía por su lucha contra los abusos y estafas de las eléctricas y también agradecimiento en el mío propio por esas palabras de ánimo.