Con el título “Electrodomésticos sin factura de electricidad “ se publicaba anteayer en EL PAIS un artículo de la periodista ANATXU BALBEASCOA. Mi primera impresión fue de sorpresa: ¿Será que han descubierto la piedra filosofal de la alquimia que haga que los electrodomésticos funcionen sin coste de energía?
Ya pensaba yo en lavadoras sin coste energético, calefacción gratis, perfectos lavavajillas sin consumo y frigoríficos y congeladores sin coste de enfriamiento y congelación, como si estuvieran a la intemperie en el mismo polo norte.
¿Sabéis quien me provocó esta avalancha de ideas? Pues mi buen amigo Antonio Moreno Alfaro, el ingeniero sevillano que a través de su página Web ESTAFALUZ está trabajando incansablemente para abrirnos los ojos descubriéndonos las mentiras, abusos y cobros indebidos a los que nos están sometiendo desde hace años las compañías de la luz con sus facturas confiscatorias. Y ahora eswtá preparando las hojas de reclamaciones para que simplemente rellenándolas por cada consumidor, podamos reclamar a las compañías eléctricas lo que nos han robado.
Como decía, mi buen amigo Antonio Moreno, me envió un mail que dice lo siguiente: “Estimado Antonio, entra en http://www.elpais.com/articulo/Tendencias/Electrodomesticos/factura/electricidad/elpepitdc/20110319elpepitdc_1/Tes ,  pues tiene información que podría interesarte”.
Desde luego que me interesa, amigo Antonio, pues al igual que tú haces cuando descubres un abuso en la factura de la luz o en el irregular proceder de las compañías eléctricas, yo me sublevo contra la ignorancia de los que pontifican desde el púlpito, en este caso del diario EL PAIS, mediante artículos con aseveraciones de supina ignorancia que confunden a los sufridos consumidores, bien sea por el atrayente titular que sugiere el uso de los electrodomésticos sin coste energético, bien por sus afirmaciones de, como mínimo, ignorancia total.

Analicemos el texto del artículo en cuestión: Primero dice que hay una ola de “low tech” (baja tecnología) que traduce olímpicamente como uso eficiente y tecnología sencilla”. Continúa con la ola “esta ola que recorre el planeta está desconectando los electrodomésticos de cada vez más viviendas” .
¡Vaya hombre, debe ser un tsunami que está recorriendo el planeta, desconectando los electrodomésticos, y yo sin enterarme!. Sigo con el relato de ANATXU, “…y lo hace anunciando desde esas redes [sociales] el cambio de costumbres y la llegada de nuevos electrodomésticos no eléctricos.
¡Ya estamos –pienso yo- si los electrodomésticos no son ya eléctricos,  serán troncodomésticos a pedales y  habrán descubierto la BICILAVADORA y eso lo anuncié yo descubrí yo en uno de mis  artículos… O se tratará de un lavavajillas que funciona a manivela, o un frigorífico que se refresca abriendo la puerta y dándole con un abanico, o una cocina de leña o de carbón (creo que eso también está inventado..)
Retomo el relato de ANATXU ZABALBEASCOA, :Entre las máquinas de baños y cocinas se extiende la práctica de reemplazar las fuentes tradicionales de energía por otras alternativas, como las placas solares o la fuerza manual, hasta ahora descartadas por caras, ineficaces o inaccesibles en el ámbito de la pequeña escala…


Vamos a analizar este párrafo: ¿Qué serán las “máquinas de baños y las máquinas de cocina”? Me pregunto yo…bueno, quizá lo explique más adelante. Sigamos… Ya está: la energía viene de las placas solares, o sea que NO ES ELECTRICA ¿Vendrá por una manguera? ¿Se ha descubierto, sin yo enterarme, que las placas solares se meten en el baño y en la cocina? se les enchufan las máquinas de baño y de cocina y ya está. Deben ser placas solares que funcionan sin sol… ¡Buen invento! Para apuntarlo y enviárselo al profesor Franz de Copenhague, el del TBO


La otra posibilidad que da es “la fuerza manual”. O sea, manivela, soplillo, cuchillo tradicional, mano de mortero, martillo…y de lavavajillas, nada ¡A lavar a mano! Y la lavadora, a acoplarla con la bici para hacer la bicilavadoraa pedales, con cambio de marcha para conseguir un buen centrifugado…

Continúa la inefable periodista: “Así, proliferan calculadoras, linternas o incluso balanzas de precisión digitales que trabajan con energía solar. Con todo, los aparatos que dan el esquinazo a las pilas no están solos. También parece el momento de nueva-vieja generación de pequeños utensilios que proponen recuperar la fuerza manual a la hora de cocinar en casa.”


Ya lo sabéis, amigos: proliferan las calculadoras que no consumen energía, pues usan la solar, y, de momento, no hay que pagarla…. Esto es una primicia mundial: calculadoras que funcionan con la luz, y básculas de baño…¡Qué novedad más nueva!
Bien, hay que ponerse enseguida las pilas (perdón, quería decir las células solares) y mandar a la chatarra todos esos consumidores de pilas y de electricidad (las pilas parece que no son eléctricas).
Hablo con mi mujer y le digo: prepara 300 euros que nos vamos ahora mismo a  EL CORTE INGLES a comprar una báscula de baño y una calculadora, sin pilas, y un robot de cocina a manivela, un exprimidor manual, un pasapurés de manivela, etc. Me pregunta mi mujer: ¿Cuánto ahorraremos eliminando las pilas y dejando de lado el cuchillo eléctrico, la exprimidora de zumos, la batidora, etc. etc…


Hago un pequeño cálculo: la báscula de baño tiene tres años, y lleva todavía la pila de origen. Si compramos una que dice la reportera, que vale 22 euros, podemos ahorrar un euro cada tres años, por lo que amortizaremos la báscula en 66 años. Pero pasado este tiempo de amortización, pesarnos nos saldrá gratis!…
 
Hago otro cálculo rápido sobre el ahorro de energía que tendremos eliminando esos aparatos superfluos y poniendo un robot de cocina a manivela y otros objetos manuales.  Voy al cálculo: suponiendo que cada aparato de los que usamos en la cocina diariamente tenga una potencia de 200 vatios (0,2 KW, y entre todos funciones media hora  cada día, el coste diario de electricidad de estos aparatos sería de 0,2 KW x 0,5 horas, son 0,1 KW/hora, que a 0,16 euros el KW/hora, nos ahorraremos cada día la friolera de  0,16 euros, que multiplicado por 365 días, nos da un ahorro anual de 5,84 euros.
Se lo digo a  mi mujer y me pregunta: ¿Cuánto tardaremos en amortizar los 300 euros que nos costarán los nuevos aparatos? Le contesto: algo más de 51 años…pero después seguiremos usando los aparatos gratis… ¿Lo entiendes? Y va y me contesta: Déjate de tonterías, ¿No ves que eso es una chorrada?…porque mi mujer siempre se da cuenta de las estupideces sin necesidad de hacer ningún cálculo…


Hablando en serio, ANATXU, ¿Te das cuenta de las necedades que dices en tu artículo?  Para escribir sobre un tema, debes conocer las bases más elementales, no fiarte  de  la publicidad que lees si no sabes valorarla, como es el caso. Y lo que no puedes hacer, desde una tribuna más o menos creíble, como es EL PAIS, pontificar sobre asuntos de los que no tienes ni la más remota idea, puesto que desinformas a las personas que no saben del tema y que creen lo que leen solo porque está puesto en letras de molde… En pocas palabras: “ZAPATERA, a tus zapatas” como diría la inefable AIDO. Si, mujer, si, la ex-miembra del gobierno. Lo tuyo, ANATXU, no es precisamente informar sobre ahorro energético. ¿No ves que este ahorro que propones es tan ridículo como el de pasar de 120 a 110 Km/hora?. Pero no te preocupes, que este tema energético lo puedes aprender en “dos tardes”. Habla con Sebastián (el lucero). 

Gracias a Antonio Moreno por haberme alertado de un artículo tan interesante. Además de sus extraordinarios trabajos sobre la rapiña de las eléctricas, le queda tiempo para levantar gazapos en este PAIS.