AUTE tiene toda la razón. Nunca he hablado concretamente de la marca WHIRPOOL en mis artículos. Lo voy a hacer ahora no porque me complazca, sino porque me lo pide este lector. Habitualmente no me gusta dar opiniones negativas si no hay más remedio. Por eso no cité hasta ahora esa marca. Pero metidos en harina, creo que vale la pena extenderme un poco.

Reproduzco primero el comentario de AUTE. Dice así:
Buenas tardes, D.Antonio,
Me gustaría saber que opinión le merece la marca de electrodomesticos Whirpool, lo comento, porque no le he podido leer todavia comentario alguno al respeto y me gustaria saber que piensa al respecto. Lo comento también porque tengo 2 lavadoras y varios electrodomesticos más diferentes.
Muchas gracias.
La marca en cuestión es muy antigua. Viene de 1911 y fuñe creada en EE UU. Pero la mayor parte de su actividad industrial ha sido ir comprando fábricas y marcas que por una u otra razón, habían caído en problemas económicos. Entones llegaba la ”salvadora” y las compraba. Así sucedió tanto en su país de origen como en otras zonas del mundo, con las marcas Torbellino, Maytag, Jenn-Air, Amana, Roper, Acros, Ignis, (Italia) Philips,(Holanda) Bauknecht,(Alemania) Privileg y Brastemp y Embraco, (Brasil) etc. etc.
En España ha vendido con las marcas PHILIPS (siempre aparatos fabricados por terceras marcas, IGNIS, fabricada en España por la filial de IGNIS Italia, y Bauknecht, de la fábica alemana de esa marca comprada por WHIRPOOL,
En cuanto a ventas y comercialización no son precisamente de la élite en nuestro país. Han sido siempre marcas normales, con aportaciones normales, sin destacar ni en lo buieno ni en lo malo.
Otra cosa es el Servicio Técnico. Ese tema lo conozco bien, pues tuve relaciones con éllos desde los años 70 hasta la última ocasión en  2007. Siempre destacaron (en lo que a Servicios Técnicos se refiere) por poner el negocio por delante. Podían hacer cualquier cosa con tal de que a la marca les diera beneficios. Repito : CUALQUIER COSA.
Cuando en 2.003 se implantó la garantía europea de 2 años, quie obligaba a que la garantía fuera gratuíta para el usuario durante los dos primeros años, fue WHIRPOOL quien poco más tarde sacóo el “invento” de que después de los 6 primeros meses, se cobrara el desplazamiento. Sus abogados analizaron con lupa la Ley y encontraron el resquicio: Dice la Ley de Garantías que la carga de la prueba para demostrar que el aparato ha sufrido una avería por un defecto del mismo corresponde al vendedor (o al Servicio Técnico) durante los seis primeros meses de funcionamiento del aparato. Por eso, el desplazamiento del técnico al domicilio debe ser gratuííto pues debe ver la avería para rapararla en garantía, sin cargo. Pero si la avería sucede después del sexto mes, la carga de la prueba se invierte, y es al usuario a quien corresponde demostrar que la avería es por defecto del aparato. Para demostrarlo, la única posibilidad que tiene el usuario es que venga a su casa el Servicio PAGÁNDOLE EL DESPLAZAMIENTO, y una vez el técnico ve la avería, repara ya sin cobrarlee la mano de obra ni las piezas durante los dos primeros años de uso. Siempre, claro está, que la avería no la haya provocado el usuario..
No es que el desplazamiento sea demasiado caro (unos 30 €) pero sí lo suficiente para hacer pensar al usuario si se trata de una avería o de una tontería lo que le ocurra al aparato después del sexto mes, pues quiera o no, pagará ese desplazamiento.
Con esa artimaña, WHIRPOOL consigue lo siguiente:
No pagar nada de desplazamiento a su Servicio Técnico Concesionario ya que lo cobra del usuario. 
-Con el coste del desplazamiento a cargo del usuario, se producen menos avisos al Servicio pues el usuario se lo piensa antes de llamar, por lo que la marca paga menos intervenciones a sus Servicios.
En definitiva, una ahorro de dinero por parte de la marca, a costa DEL USUARIO.
Este sistema de cobrar después de los primeros seis meses de garantía fue rechazado por el resto de fabricantes españoles y europeos. Pero poco a poco, al menos en España, han ido apuntándose otras marcas en vista de que, a pesar de que la Unión Europea decía que quería desmontar esta treta, nunca lo hizo, y sigue en silencio admitiendo el hecho diferencial de esa marca. Todo sea también por no modificar ese punto de la Ley, porque los Señores Eurodiputados son más infalibles que el Papa hablando ex cátedra, y no se les vayan a caer los anillos si rectifican en favor de los consumidores.
Mi último contacto con el Servicio de Asistencia Técnica de WHIRPOOL fue, como he dicho, en 2.007, si no recuerdo mal. Después de años perdido el contacto, un día me llamó el responsable en España del Servicio de la marca y me dijo que quería verme para ofrecerme UN NEGOCIO,
Tuve la misma impresión que si yendo por la calle me encontrara con alguien y me dijera: toma este billete de 500 €. Me has caído simpático. Como es natural, hubiera puesto cara de tonto, pensando ¿Qué me querrá pedir a cambio?.
Vino a verme. Yo entonces tenía un Servicio Técnico Oficial de Fabricante atendiendo varias marcas en toda España a través de Servicios Concesionarios, La propuesta de negocio era la siguiente: “Te ofrezco la posibilidad de darte trabajo en garantía para tus Servicios, las marcas de WHIRPOOL en determinadas zonas…”. Me dijo las zonas y eran precisamente las menos densas de aparatos, o sea las rutas menos rentables para los Servicios. Y encima, solo los avisos en garantía. Le pregunté el precio por reparaciónñon: Me lo dijo y mi respuesta fue: Ese precio que me das es inferior a lo que yo estoy pagando a mis Servicios. ¿Cómo puedes ofrecerme un negocio que tú sabes que sería una pérdida directa para mí?. Su respuesta: “yo pensaba que te gustaría trabajar más…” Y mi contestación “Me gusta hacer negocios cuando puedo ganar algo, y aquí el único que gana es WHIRPOOL. No me interesa en absoluto trabajar para WHIRPOL. Y es que, amigos lectores, de espabilados está el mundo lleno….
Que nadie piense que esta última anécdota del negocio es la que me lleva a no considerar esa marca como puntera. No lo es porque de un comglomerado heterogéneo de fábricas es imposible que salga una política común de calidad, innovación y tecnología. Solo es posible, como siempre han demostrado, que se puede ganar más dinero a costa de los demás. Esa es su filosofía de empresa: ganar dinero, sea como sea y pague quien pague, mientras no sean ellos…