Curiosa pregunta la de MAXI, que me ha dejado el siguiente comentario en este artículo: “le hago una pregunta qué consume más corriente eléctrica una bomba de calor o un radiador eléctrico?”. La respuesta, pensarán muchos, es bien fácil: lo que menos consume es la bomba de calor. Otros, más cautos, dirán que depende de la potencia de cada aparato. Y los más enterados dirán: a igualdad de potencia consumen lo mismo. 

Entonces, ¿Dónde está la confusión?, ¿Cuál es la respuesta correcta? Voy a aprovechar esta elemental pregunta para repasar algunos conceptos que quizá algunos no conocen bien y otros los tienen un poco olvidados. Creo que a los que duden les servirá para entender bien y deducir las respuestas para aplicarlas en otros casos.
Hablamos de consumo eléctrico, pero se confunde muchas veces con la potencia. Por ejemplo: un radiador que tenga una potencia de 1.000 W, consumirá más que uno de 500 W EN EL MISMO TIEMPO. Resulta que la potencia de un aparato eléctrico no indica más que su capacidad de producir o consumir energía. Pero eso, el producir o consumir la energía ya no se llama potencia, sino ENERGÍA CONSUMIDA.
Veamos el radiador de 1.000 W, que es la información que dice la plaquita de características. Los 1.000 W no son energía sino POTENCIA. Para consumir energía debemos tenerlo un tiempo funcionando. Si ponemos el radiador de 1.000 W, o lo que es lo mismo, 1 KW, y lo tenemos funcionando durante 1 hora, el consumo será 1 KW por hora, expresándose así: 1 KWh, que será la ENERGÍA consumida. O sea, lo que pagamos a la compañía eléctrica.
Si peinemos el radiador de 500 W, o sea, 0,5 KW y lo tenemos funcionando durante 1 hora, consumiremos una energía de 0,5 KWh, o sea, la mitad del anterior.
Pero si ese mismo radiador de 0,5 KW lo tenemos funcionando 2 horas, su consumo eléctrico, (energía consumida) será de 0,5 x 2 = 1 KWh. ¿Está claro? La conclusión es que la potencia por sí sola no consume energía. Pero en cuanto empieza a funcionar, cada segundo va consumiendo y dependiendo de la duración de la conexión, consumirla más o menos energía.
Volvamos a la pregunta de MAXI: ¿Qué consume más, una bomba de calor o un radiador? Pongamos dos ejemplos. La bomba de calor tiene una potencia de 2 KW. Y el radiador de 1 KW. La bomba de calor consumirla el doble en una hora que el radiador. Pero el versado en estos temas dirá: la bomba de calor consume mucho menos energía que los radiadores eléctricos. Cierto, a IGUALDAD DE POTENCIA, .
Pero la cosa no queda aquí. He dicho antes quien el entendido contestará: consume mucho menos una bomba de calor que un radiador eléctrico. Pues no es así. Consume igual una bomba de calor que tenga una potencia de 1 KW que un radiador que tenga una potencia también de 1 KW. Ambos si funcionan durante 1 hora, consumirán 1 KWh. Exactamente igual…
Entonces os preguntaréis por qué afirmo siempre que la bomba de calor es el sistema de calefacción más económico, cosa que es absolutamente cierta. Pues se trata de conceptos diferentes. Me explicaré. Un radiador eléctrico de resistencia (cualquier tipo) produce una cantidad de calor de 860 Kilocalorías por cada KWh consumido de electricidad. Ese calor va al ambiente para ir elevando la temperatura.
Pero la bomba de calor es un aparato que aprovecha el calor del exterior de la vivienda para “bombearlo” por medio del compresor y “meterlo” dentro de la casa. O sea, el calor lo TOMA gratis del exterior y lo mete en el interior con la ayuda dell compresor. El consumo del compresor es el consumo del aparato. Si la potencia de esa bomba de calor es de 1 KW, en 1 hora consumirla 1 KWh. Pero… ¿Cuánto calor habrá introducido en el interior de la casa? Pues depende de un factor que se llama COP. Si el COP de esa bomba de calor es de 4, por ejemplo, significa que por cada KWh consumido por el aparato, vierte en la habitación el equivalente a 4 veces la energía que consume. En este caso, producirá 4 KWh de calor, o sea, 4 KWh x 860 Kcal. Sería 3,440 Kilocalorías. Por consiguiente, la energía calorífica producida es cuatro veces más que LA ENERGÍA ELÉCTRICA CONSUMIDA.
Espero os hayan quedado claros estos conceptos, pues además de elementales, son absolutamente necesarios para valorar los consumos eléctricos. Y el consumo eléctrico, como ya sabéis, se calcula multiplicando la potencia en KW por el tiempo de funcionamiento expresado en horas. O sea, la energía consumida es E = potencia en KW x horas de funcionamiento = KWh, que es lo que se paga a la compañía eléctrica.