En  mi artículo La Garantía de los electrodomésticos     hablaba de la Garantía Europea de dos años aplicable a los electrodomésticos. 
Decía que en principio las reparaciones del Servicio Técnico Oficial de Fabricante en estos dos primeros años parece que tengan que ser gratuítas en su totalidad para los usuarios. Pero no es así.
 
Vamos a analizar qué cubre realmente la “Garantía europea de dos años” en las intervenciones efectuadas en este período. Obsérvese que he dicho Intervenciones (del Servicio Técnico), NO Reparaciones
 
Lo primero será concretar que la Garantía cubre cualquier anomalía que pueda presentarse en el aparato. Según el artículo 4º de la Ley 23/2003, “El vendedor responderá ante el consumidor de cualquier falta de conformidad que exista en el momento de la entrega del aparato. Se reconoce al consumidor el derecho a la reparación del aparato…de manera gratuita.
 
Pero… ¿Todas las solicitudes de reparación al Servicio Técnico son averías?. Pues no. Una estadística realizada personalmente por el que esto escribe  sobre las intervenciones (demandas de Servicio) efectuadas en una gama de aparatos de marca propia vendidos por unos grandes almacenes en el año 2007, y sobre una muestra de más de 11.000 intervenciones, se demostraba que el 52 % de las intervenciones efectuadas por el Servicio Técnico en toda España no eran averías. Se llamaba al Servicio Técnico por no haber entendido bien las explicaciones dadas por el vendedor, que el personal que le llevó el aparato no le explicó su funcionamiento, que “pensaba” que el ruido que hacía podía ser una avería, que no había corriente en el enchufe, que usaba mal los programas, etc.
 
Lógicamente toda intervención solicitada que no resulte una avería del aparato, el Servicio Técnico está aobligado a cobrar, pues ni el Distribuidor ni la Marca le van a pagar la intervención (desplazamiento y tiempo invertido).
 
Otra posibilidad de que el Servicio tenga que cobrar la reparación es cuando el aparato se utiliza no como uso doméstico, sino comercial o industrial. Por ejemplo, para su uso en un bar o restaurante. En este caso se considera uso inadecuado del aparato y pierde toda la Garantía.
 
Qeda claro pues cuándo debe pagarse al Servicio Técnico: siempre que no haya avería o por uso indebido del aparato.
 
Esto era así hasta hace tres años, que una de las primeras marcas mundiales, implantada en España,  puso en práctica el cobro del desplazamiento en garantía a partir del 7º mes. O sea, la garantía total solo quedó en los seis primeros meses. El motivo? Pues el siguiente: La Ley dice que si la “falta de conformidad” se manifiesta durante los seis primeros meses desde le entrega del aparato, el defecto ya existía en el momento de la entrega. Por consiguiente, la responsabilidad de solucionarlo sin ningún cargo es del Distribuidor (vendedor), que puede trasladarse, como de hecho se hace siempre, al Fabricante, a través del Servicio Técnico). 


En este caso, la “carga de la prueba” de demostrar que no es avería le corresponde al Distribuidor/Fabricante. Pero en cambio, si la avería se presenta pasados los seis primeros meses, el consumidor deberá demostrar que la falta de conformidad existía en el momento de la venta. O sea, la “carga de la prueba” le corresponde en este caso al comprador. ¿Cómo lo puede demostrar el usuario? Pues “pidiéndole” al Servicio Técnico que se desplace a su domicilio para averiguar si es una avería o no del electrodoméstico. Si nos basamos en este criterio, el usuario debe pagar el desplazamiento.
 
Esta interpretación de la Ley 23/2003 ha sido recogida por varios Fabricantes y Marcas de electrodomésticos, que la han incorporado a su garantía, por lo que es interesante preguntar, en el momento de la compra del electrodoméstico, si la marca a comnprar incluye la garantía total durante dos años o debe pagarse el desplazamiento a partir de 7º  mes de uso.