Con las primeras lluvias otoñales la gente se prepara ya para afrontar el invierno. Piensa en qué tipo de calefacción le interesa más, cuál debe ser su potencia, qué características debe tener y, como dice ANDRÉS, un lector de la región de Murcia, ¿Qué Eficiencia Energética tienen los emisores térmicos? Como estas mismas preguntas estoy seguro que se las harban muchos lectores, y aún cuando lo he explicado ya docenas de veces, aprovechando el inicio de la temporada voy a aclararos bien estos puntos para que compréis lo que realmente necesitéis, y a un precio justo. No lo que os quieran vender, sea con engaño o con desconocimiento de la realidad. Veamos el comentario completo de ANDRÉS.

Andrés Winfo3 de octubre de 2014, 11:19

Buenos dias Antonio, espero que te hayas recuperado completamente y tengas mucha fuerza para ayudarnos puesto que lo consigues.

Vivo en un piso en la costa de la región de murcia y como supongo que sabes aquí no hace mucho frio en invierno pero si es cierto que la humedad es alta y debemos usar algún tipo de calefacción cuando cae la tarde noche a partir de las 20:00 hasta las 08:00

Me han ofrecido 2 emisores térmicos Saivod ETD-4 de 500w me salen muy bien de precio aparte que es lo que buscaba porque es un calor seco que quita humedad a las habitaciones. Constan de 4 elementos fluido térmico, resistencias eléctricas, tipo de emisor digital, tipo de indicador display pero no consigo saber que eficiencia energetica tiene y si me lo aconsejas para unos dormitorios de 10m2 y 12 m2 para una temperatura confort de 22º. ¿Seria suficiente?. O me aconsejas otro tipo de calefacción, a tu servicio para cualquier cosa.

Un cordial saludo,
Andrés

PD. No conocia tu blog pero despues de leerlo y ver que tambien publicas en otras paginas web que te he visto, tengo claro que contrastas la información y hablas de la realidad por lo que da mucha confianza a gente como yo que estamos muy perdidos en este mundo. Gracias sigue asi. Un abrazo.”

Muchas gracias, ANDRÉS, por tus deseos de mi pronta recuperación. Puedo decirte que lo llevo muy avanzado y prueba de ello es que mi dedicación al blog empieza a estar dentro de la normalidad anterior. Por eso no te preocupes, me tendréis aquí explicando y comentando lo que sea con tal de que no os engañen al elegir un electrodoméstico.
Comenzaré por explicar, una vez más, que los emisores térmicos, así como cualquier tipo de calefactor eléctrico de resistencia (convector, radiador, placa, etc.), sean con aceite, sin aceite, con o sin ventilador, calor radiante, azul, amarillo o verde esmeralda, TODOS. Repito TODOS consumen igual a igualdad de potencia y TODOS, TODOS, DAN LA MISMA CANTIDAD DE CALOR. No hay un solo aparato de este tipo que caliente más o menos que otro ni que consuma más o menos que otro. ’Y quien diga lo contrario os está mintiendo u os está transmitiendo el CUENTO que le ha contado el fabricante.
Algunos de vosotros os extrañaréis de lo que digo, pero es muy fácil de demostrar. La Física no miente, ni tampoco las Leyes de la Electricidad. Pongamos un aparato de esos cualquiera, el que queráis, que tenga una potencia de 1.000 W, o sea, 1 kW. Si está funcionando durante una hora, gastará 1 kWh (recuérdese que la Energía = Potencia x Tiempo). Y la Física nos dice que el calor producido por 1 kWh son 860 Kilocalorías. Cualquier aparato eléctrico de resistencia transforma TODA la energía en CALOR. El 100 por 100 de la energía eléctrica que consume la transforma en calor. Por consiguiente NO HAY PÉRDIDAS. Toda se convierte en calor. En 860 kilocalorías por cada kWh consumido. Y este comportamiento, repito una vez más, es igual para cualquier aparato calefactor eléctrico de resistencias.
Los motores, por ejemplo, tienen pérdidas de rendimiento por rozamiento, en los cojinetes y pérdidas en los devanados. Esas pérdidas se convierten en calor, por lo que nunca alcanzan el 100 % de efectividad, para su función, que es generar una fuerza de giro, aunque pueden superar el 90 %. El resto, ese 10 %, se convierte en calor, no deseado en ese caso.
Volviendo a la calefacción por resistencias: ¿Habéis visto alguna vez entre mis artículos referidos a la Eficiencia Energética de las lavadoras, secadoras, lavavajillas, frigoríficos, etc. alguna referencia a la Eficiencia Energética de los Emisores Térmicos? No. Nunca. Por la sencilla razón de que no existe escala de eficiencia en estos aparatos, como lo demuestran las directivas de la Unión Europea sobre la eficiencia energética de los electrodomésticos, el aire acondicionad, las casas, los coches, etc. Y es que no puede haber clasificaciones de eficiencia emergentica en la calefacción por resistencia eléctri8ca ya que, como he dicho antes, TODOS los aparatos de una misma potencia consumen lo mismo y dan la misma cantidad de calor, que es del 100 % de su consumo. No puede ser mayor el rendimiento ni más bajo. Es del 100 %.
Los “gurús” (pesados) que pontifican con la mentira de que los emisores térmicos ahorran energía o dan más calor que los otros aparatos eléctricos de calefacción, dicen tonterías como ésta:
“los emisores térmicos con aceite tienen la ventaja de que ahorran energía, pues siguen dando calor después de haberlos desconectado, al contrario de los radiadores “secos” (sin aceite) que cuando los apagas cesan de emitir calor de inmediato” Lo que ignora esta gente (o se guarda de decirlo) es que un emisor seco, sin aceite, en cuanto se pone en marcha la totalidad del calor generado pasa directamente al ambiente de la habitación. Y cuando se apaga, se termina el calor emitido. En cambio, los emisores con aceite, o piedras, o lo que sea, cuando los conectas, no va todo el calor producido por la resistencia al ambiente de la habitación, ya que una parte lo absorbe el aceite o las piedras o cerámicas para elevar su temperatura. Esa es la parte que “toma prestado ese calor” al principio del funcionamiento y que al apagarlo, sigue cediendo ese calor “prestado” al ambiente, ya que las piedras, o el aceite, que se calentaron, están a elevada temperatura y van cediendo lentamente el calor que al principio “robaron” del que debía ir al ambiente.. O sea que lo que se produce es un desfase en el tiempo de esa parte del calor, que se toma al principio para soltarlo al final. Eso ni ahorra ni pierde energía, que siempre en total, es la mioma cantidad. Pero el calor generado por uno u otro aparato, de la misma potencia ES EL MISMO. Lo demás son historias.
Lo que sí es cierto es que según el tipo de aparato, la percepción del calor es diferente, aunque sea la misma cantidad. Si en una habitación fría ponemos un radiador, tardaremos un tiempo en sentir el calor, ya que debe ambientar la habitación por radiación y algo por convección. En cambio si ese radiador es un convector, o sea que lleva un ventilador interno que empuja el aire caliente, notaremos más rápidamente, si estamos cerca, el calor producido.
Cuando se trata de placas radiantes, que calientan fundamentalmente por radiación (como la luz solar), si estamos de cara mirando la placa, sentiremos el calor, pero nuestra espalda estará fría, pues no recibe directamente la radiación de calor.
Lo cierto es que si una habitación tarda en caldearse y llegar a una temperatura seleccionada en todo su ambiente, cualquier aparato de calefacción eléctrica, sea el que sea, conseguirá ambientarla en la misma cantidad de tiempo y con la misma cantidad de calor y de consumo eléctrico, siempre a igualdad de potencia.
Dicho todo esto vamos al caso que plantea ANDRÉS. Ya hemos visto que su primera pregunta está contestada: no existe una escala de eficiencias energéticas porque todos los aparatos consumen lo mismo y dan el mismo calor a igualdad de potencia. El lector habla de “2 emisores térmicos Saivod ETD-4 de 500w me salen muy bien de precio aparte que es lo que buscaba porque es un calor seco que quita humedad a las habitaciones”. ANDRÉS tiene toda la razón en lo segundo que dice: el emisor térmico quita humedad, reseca el ambiente en las habitaciones…COMO HACEN TODOS LOA APARATOS ELÉCTRICOS DE CALEFACCIÓN POR RESISTENCIA.
Si la consulta sobre ssos radiadores me la hubiera planteado antes del año 2.011, te habría contestado que adelante, pues conozco bien esos aparatos fabricados por la empresa asturiana Ingeniería Asturiana Termoelectrónica, S.L. 
(I.A.T.) La misma que fabricaba los emisores térmicos ACESOL, llamados de “calor azul”. Como decíaconozco su buena calidad. Pero la pregunta me la haces hoy, en 2.014, después de que en 2.011, dicha empresa entrara en Concurso de Acreedores y en Liquidación, por lo que hace años que no existe.
Desconozco si EL CORTE INGLÉS ha comercializado este tipo de aparatos procedentes de otro fabricante. Pero ante la duda, yo me pensaría las posibles consecuencias de la compra. Estos aparatos tenían dos clases de averías: placa de control estropeada. Lo que significaba sustitución directa de la placa electrónica, y pérdidas de aceite, lo que obligaba al Servicio Técnico a recoger el aparato y enviarlo a fábrica, para su desmontaje, ajuste nueva recarga de aceite y vuelta a montar y verificar. Devolviéndolo al Servicio Técnico y éste, a su vez, al usuario. Si eso ocurría en período de garantía, no había problemas, pero si sucedía después de los dos años de garantía, era mejor tirarlo y comprar otro, pues salía más barato.
Supongo que queda explícitamente claro que no habiendo recambios ni fabricante, el riesgo (si el aparato es de IAT) es mayúsculo.
Otra observación: hay radiadores y convectores de hasta 2.000 vatios que no cuestan más allá de 20 ó 30 euros. Gastan lo mismo y dan la misma cantidad de calor. Solo es necesario que tengan termostato, para controlar la temperatura y un programador en el mismo aparato o auxiliar, para programar los tiempos de funcionamiento.
Otro punto que expone ANDRÉS es si con la potencia de 500 W tendrá suficiente para calentar una habitación de 10 m2. Pues depende de la temperatura de partida y del tiempo de funcionamiento. Yo en tu lugar pondría un aparato de 1.000 W (1 kW) pues te tardara exactamente la mitad de tiempo en alcanzar la temperatura prevista y te consumirá lo mismo, pues en el primer caso, de 0,5 kW la energía eléctrica consumida podría ser, por ejemplo de dos horas de funcionamiento. El consumo sería:
Energía consumida = 0,5 kW de potencia X 2 horas = 1 kWh
Y en el caso de un calefactor de 1 kW:
Energía consumida = 1 kW de potencia X 1 hora = 1 kWh 
Por cierto, ANDRÉS, he de decirte quien yo no escribo en ningún otro blog ni web. Quizá te refieras a haber visto artículos mío en RED FACILÍSIMO, pero eso no es escribir para ellos, sino que están autorizados por mí, (de momento) a publicar mis artículos. En su blog.
Finalmente, mi último interrogante del título de este artículo: ¿Cuánto ahorran (los emisores térmicos) respecto a un calefactor eléctrico normal? La respuesta es: NADA. Quizá la pregunta que deberíamos plantearnos sería ¿Cuánto ahorraré si en lugar de comprarme un Emisor Térmico me compro cualquier otro aparato eléctrico de resistencia? Pues teniendo en cuenta qiue puedes encontrar un convector eléctrico por menos de 20 euros y un emisor térmico puede costarte entre 200 y 350 euros, haz números….y multiplícalos por el número de aparatos que necesitas…