Anteayer escribí mi último artículo sobre la cantidad de detergente que debe usarse en el lavado der lavavajillas. Y el día antes había publicado otro hablando de la cantidad de detergente necesaria en la lavadora. 
 
Estoy seguro que más de un lector y lectora habrá pensado que debía haber citado las marcas que en mi opinión fueran las más aconsejables para ambos aparatos. 
 
Siento decepcionaros, amigos, pero no lo voy a hacer. Me explicaré. 
 
Los fabricantes de detergentes (multinacionales todas) no me merecen la más mínima confianza, y aunque yo dispusiera de un laboratorio donde ensayar el resultados de los detergentes, no me atrevería a señalar mejores y peores, pues lo que hoy lava más blanco, o más brillante, o más diamantino, o más platinino…o yo que sé, mañana puede ser al revés. 
 
Lamentablemente la “calidad” del lavado de los detergentes es algo que cuesta medir en la práctica y mucho menos por el usuario de los aparatos. Yo he probado los diferentes detergentes (pastillas) en mi lavavajillas, de todas las marcas actuales, con precios completamente distintos y con grandes diferencias, y la verdad, no he podido encontrar ventaja de ninguno de ellos apreciable en el resultado del lavado y secado. Y lo mismo sucede con los detergentes de lavadoras. 
 
De otra parte, como decía antes, lo que hoy puede ser muy bueno, mañana puede ser menos bueno, pues amigos lectores, las compañías que fabrican estos detergentes no son de fiar. ¿Por qué? Pues sencillamente, porque van exclusivamente a obtener los mayores beneficios con el mínimo coste. Como un descenso de calidad, por ejemplo, no se nota a simple vista, al menos en bastante tiempo, hacen de su capa un sayo y solo buscan ganar más. Y para éso, hacen lo que sea.
 
No. No estoy exagerando ni un ápice. Recuerdo el bochornoso acuerdo entre las multinacionales que venden en España, Henkel (Dixan, Wipp Expres, Micolor, Neutrex, Perlan y Vernel); Unilever ( Skip, Omo, Mimosin, Cif) y Procter & Gamble, (Ariel, Dash, Fairy). Estos fabricantes se pusieron de acuerdo desde Enero de 2.002 hasta Marzo de 2.005 (al menos, que se sepa) para establecer sus precios de común acuerdo y repartirse los mercados europeos
 
La Comisión Europea les impuso una multa por prácticas restrictivas de la competencia, a los tres, de 315 millones de euros en Abril del pasado año 2.011. Pero perdonó la multa que le correspondía pagar a Henkel por haber colaborado en la investigación del cártel y multado con 211 millones a Procter & Gamble y con 104 millones a Unilever. Henkel, por “chivata”, se fué de rositas. Cosa que no me parece correcta en absoluto. Si la hizo, debió de pagarla. ¡Vaya manera de impartir justicia!… 
 
Como podéis ver, amigos míos, no voy a recomendaros ninguna marca. Probadlas todas, incluso las MARCAS BLANCAS, si no estáis contentos con la que usáis o es muy cara, y quedaros con la que os parece correcta y tenga menos precio, o esté de oferta. Eso es lo que mi esposa decidió (en la lavadora) y yo en el lavavajillas.