MIGUEL, un lector del blog, me ha dejado un comentario donde hace las siguientes preguntas: ¿Qué conviene más, para calentar mi salón de 24 m2: un radiador de 2.000 W de tres potencias, mínima. media y máxima o dos radiadores?.¿Cuánto consumen en cada marcha?. Como tienen programador, quiero que se conecten una hora antes de llegar a casa…La preguntas me parecen muy interesantes por lo que voy a contestar a MIGUEL y de paso servirá para aclarar las dudas que otros lectores puedan tener en situaciones parecidas. Veamos primero el comentario completo de MIGUEL, que dice así:

“Miguel A. García19 de octubre de 2015, 10:09

Buenas tengo una duda, en cuanto a calefacción. Despues de leer muchos he desistido del “calor azul” voy a comprar un radiador de aceite de la marca delonghi dragon4. Ya que poseo uno del año pasado y me gusta como funciona. Pero tengo algunas dudas y no se si me podrá ayudar.

Tengo un salón de unos 24 metros cuadrados. Y había pensado poner dos radiadores programados para que empezarán a calentar una hora antes de llegar a casa. Pero tengo una duda. Si el radiador es de 2000w, como se cuanto esta consumiendo a las diferentes potencias mínima, media y máxima. Supongo que los 2000w los consumirá cuando esta en la máxima potencia, pero habría alguna forma de saber cuanto consume en mínima y media potencia? 

Es preferible dejar un sólo radiador a máxima potencia o dos uno en cada lado del salón a mínima o media potencia?
Un saludo”.

Veamos, MIGUEL, la potencia de las tres marchas debe decirla en la plaquita de características del aparato, o en el folleto de instrucciones. Dudo que tengas en casa un amperímetro para ver el consumo en amperios en cada caso, que multiplicado por 230 V, te daría la potencia en vatios.
No obstante, si tienes programador y termostato en el aparato, ¿Para qué necesitas saber cuánto consume, a efectos prácticos? Porque supongo que el aparato tiene termostato, ¿No? Y si no lo tiene, adapta uno en el enchufe, por ejemplo, que desconecte el aparato al llegar a la temperatura que programes para el salón.
Yo creo que el consumo no te debe preocupar, puesto que lo que te interesa es calentar la habitación a una temperatura determinada, para que esté ambientada cuando llegues, y que si baja, la vaya compensando hasta que los desconectes porque te vas del salón. Por eso, el consumo siempre será igual en estas condiciones. Si pones al máximo, o sea, 2.000 W de potencia y te tarda dos horas, por ejemplo, en calentar a una determinada temperatura, el consumo sería 2 kW x 2 horas = 4 kWh. Si pones la potencia media, y es de, por ejemplo, 1.000 W, para darte la misma cantidad de calor necesitarás 1 kW x 4 horas = 4 kWh. O sea, el mismo consumo. Si además quieres saber la cantidad de calor que originan estos 4 kWh, se multiplican por 860 kilocalorías que producen cada kWh, y te da 3.440 kilocalorías. Siempre las mismas, pues el consumo es la potencia multiplicada por el tiempo que está consumiendo.
Por esas razones yo lo que haría es poner dos aparatos, a tope, que conecten 1 hora antes de llegar a casa. Ves qué temperatura tienes en casa al llegar y si te has quedado corto, dales más tiempo al día siguiente y al contrario, menos tiempo se te has pasado. Luego, cuando estés en casa puedes optar por bajar la potencia de los dos, de uno solo o de mantenerlos al máximo. Serán los termostatos los que determinaran el tiempo, puesto que el CONSUMO siempre será el mismo para alcanzar y mantener la temperatura deseada.
Siendo así, lo mejor es poner los dos radiadores que distribuirán mejor el calor en la habitación, pero como hemos visto, el calor aportado será siempre el mismo, o sea el necesario para calentar primero el salón y el de mantenerlo después.
Espero, MIGUEL y demás lectores que quede claro el concepto: la potencia de un aparato (en vatios) no determina su consumo, pues éste se obtiene multiplicando la potencia en kW por el tiempo de funcionamiento en horas. Obtenida esa potencia consumida, si se quiere saber el coste de ese consumo, se multiplican los kWh consumidos por el coste del kWh. Por ejemplo, si consumen cada día 7 kWh, se multiplica por el precio medio del coste del kWh (unos 0,19 €), y te da el coste diario de esa calefacción, o sea 1,33 €.