Al comprar un electrodoméstico (hoy hablaremos de la compra de un lavavajillas) es muy importante elegir la Eficiencia Energética del aparato, así como otras características, como consumo energético anual, consumo de agua anual, nivel de ruido, capacidades (número de cubiertos), eficacia del lavado, etc. Para la mejor información del consumidor, la Unión Europea creó una nueva Etiqueta Energética para estos aparatos, que nos permite, de manera sencilla y visual, comparar los diferentes tipos de lavavajillas para seleccionar el que más se ajuste a nuestras necesidades y posibilidades. Las nuevas Etiquetas Energéticas fueron creadas mediante la Directiva Marco 2010/30/UE de 19 de mayo de 2010, que entró en vigor el 30.11.2011. Veamos su contenido:

 

  • Las nuevas Etiquetas son obligatorias en todos los países de la Unión y facilitan tolda la información necesaria para elegir el aparato más adecuado a las necesidades y posibilidades de cada usuario.
  • Las nuevas Etiquetas fueron obligatorias en todos los aparatos vendidos a partir del 30 de Noviembre de 2.011.
  • Las nuevas Etiquetas son uniformes en los 28 estados miembros de la Unión Europea.
  • Las nuevas Etiquetas son independientes del idioma ya que los textos se han sustituido por pictogramas que informan a los consumidores sobre las características de un determinado producto. (pictograma: es “un signo claro y esquemático que sintetiza un mensaje sobrepasando la barrera del lenguaje con el objetivo de informar y/o señalizar”).
  • Cada producto individual se suministrará siempre con la nueva Etiqueta completa, que además debe ser visible en los aparatos de exposición y en toda la publicidad sobre el producto. La práctica anterior en muchos países de proporcionar la base y la tira de datos por separado se ha abandonado.
Veamos, en este artículo, la Etiqueta Energética para LAVAVAJILLAS
  • Etiqueta uniforme en los 28 Estados Miembros de la Unión Europea
  • Máximo de 7 clases desde la A+++ hasta la
  • Se utilizan flechas de color para diferenciar productos eficientes en energía de productos con baja eficiencia: el verde oscuro indica un producto altamente eficiente y el rojo un producto de baja eficiencia.
Los pictogramas destacan características seleccionadas:
  • La flecha negra señala la clasificación energética del aparato
  • El primer recuadro XYZ indica el consumo de energía anual en kWh
Los tres recuadros inferiores indican:
  • El izquierdo, Consumo de agua anual en litros (ya no se indica como antes, el consumo de agua en un ciclo de lavado, sino el cálculo anual)
  • El siguiente indica la Clase de Eficacia del secado de la vajilla
  • A continuación la Capacidad del lavavajillas (número de cubiertos)
  • El derecho, Emisión de ruido en decibelios (dB)
· La clase energética se mide a partir de:
  • El consumo de energía anual de los ciclos de lavado normalizados, cuando se carga con la capacidad de cubiertos declarada
  • La potencia y el tiempo de duración en el modo sin apagar
  • La potencia y el tiempo de duración en el modo apagado
  • La información de ciclo en la etiqueta se basa en el programa normalizado que
  •  es adecuado para limpiar vajilla que se ha ensuciado de manera normal
  • es el más eficiente en términos de consumos combinados de energía y agua
  • Todos los lavavajillas deben tener ahora una eficacia de lavado clase A. La eficacia de lavado por lo tanto ya no se indica en la etiqueta.
Quien desee información más amplia y detallada puede obtenerla en ANFEL (Asociación Nacional de Fabricantes de Electrodomésticos),, de donde se han seleccionado los datos anteriores.
Con estos datos comparativos podemos elegir el aparato que por sus características comparadas con otros aparatos del mismo tipo y capacidad, sean las mejores. Insisto que los aparatos deben ser del mismo tipo, por ejemplo, de iguales medidas y capacidad en número de cubiertos. No pueden compararse datos entre lavavajillas de diferentes tipos y medidas, aunque los dos aparatos tuvieran la misma eficiencia energética.
Insisto en que habrás observado que en los lavavajillas actuales es obligatorio que su eficacia de lavado sea Clase A, por lo que ese dato ya no es comparativo, porque todos deben ser iguales en este punto.
Con los datos aportados por estas Etiquetas y teniendo en cuenta el precio de los aparatos, ya tenemos la base para decidir qué modelo y marca nos interesa comprar. No obstante, mi consejo es considerar también los siguientes puntos:
  • Elegir una marca seria y que tenga continuidad de seguir fabricándose en el futuro.
  • Averiguar la calidad del Servicio Técnico Oficial de Fabricante, así como las condiciones de la garantía. Además de los dos años obligatorios en la Unión Europea, hay que ver si durante estos dos años esa marca no cobra el desplazamiento, ya que algunas sí lo cobran después del 6º mes.
  • Es preferible la compra en un establecimiento que nos dé seguridad y continuidad de funcionamiento, ya que en caso de problemas con el aparato (por ejemplo, exigir un cambio por problemas durante la garantía) el responsable de hacer el cambio no es el Servicio Técnico sino el VENDEDOR quien debe hacerlo según la Ley de Garantías de los bienes de consumo duradero.
Este artículo es el tercero dedicado a esta serie sobre las Etiquetas Energéticas de los electrodomésticos al que seguirán más adelante y con el mismo formato, nuevos artículos destinados a otros aparatos.