Un lector del blog, Fernando Royo, me hace una pregunta interesante cuya respuesta no solo resolverla sus dudas, sino que puede ser útil para muchos lectores que tengan dudas sobre los radiadores de calefacción eléctrica y, en general, sobre la potencia y el consumo de estos aparatos. Concretamente le preocupa qué potencia deben tener cada uno de los tres radiadores y cuál debe ser su ubicación en su apartamento del Pirineo.

Aún cuando estas explicaciones sobre los radiadores eléctricos de calefacción han ocupado muchos artículos de este blog, no tengo ningún inconveniente en volver a explicar este tema que es difícil de entender por los no expertos en el tema. Por eso, y como tengo por costumbre, iré exp0licando con detalle y de la manera más sencilla, todos los puntos a considerar para que cualesquiera de vosotros pueda resolver dudas similares. Veamos primero la tabla de contenidos de este artículo:

1.- Ubicación y descripción de la vivienda

2.- ¿Qué radiadores había en la vivienda?

3.- Las búsquedas de  Fernando Royo para resolver sus dudas

4.- Plano de ubicación de los radiadores existentes

5.- Las dudas de Fernando son las potencias que debe tener cada uno de los radiadores.

6.- ¿Por qué digo que es igual la potencia que tengan los radiadores?

7.- Aclaraciones sobre la potencia de los radiadores, su tiempo de funcionamiento y su consumo.

8.- ¿Que sucede con la potencia eléctrica total del apartamento?

9.- ¿No serán más eficientes unos radiadores nuevos que ahorren electricidad?

Comencemos ya el análisis y las explicaciones necesarias para entender bien este articulo, las dudas de Fernando y los consejos que en él se dan para que pueda serviros en casos similares.

En invierno, es mejor calentar adecuadamente los hogares.

En invierno, es mejor calentar adecuadamente los hogares.

1.- Ubicación y descripción de la vivienda

La descripción de Fernando es la siguiente:

“La vivienda en cuestión se trata de un pequeño apartamento (segunda vivienda) en el Pirineo, con vestíbulo (3 m2), baño (3,4 m2), sala-cocina-comedor (18 m2) y un dormitorio (10 m2).

Es un tercero, con orientación este-oeste (todas las ventanas dan al este), y el muro norte da a la calle sin ventanas. Es un entrepiso que en invierno no suele tener vecinos en los pisos que tiene arriba, abajo y a un lado.”

2.- ¿Qué radiadores había en la vivienda?

“Venía don 3 radiadores antiguos (ni idea de su potencia), uno pequeño en vestíbulo frente a la puerta de entrada, otro muy próximo a este nada más hacer esquina en el salón, y otro en el dormitorio bajo la ventanas. En el baño nada, y así lo querríamos seguir manteniendo con un pequeño calefactor, sin radiador en el baño.”

3.- Las búsquedas de  Fernando Royo para resolver sus dudas

“Vistas varias webs que aconsejan potencia, con uno de 500 w para el vestíbulo, y uno de 1000 w para el dormitorio es potencia suficiente.

Para el salón recomiendan los simuladores 2 de 950 w. Irían uno ubicado nada más entrar al salón (donde había uno originalmente), que estaría muy cerca del que está en el vestíbulo. No hay puerta de separación entre ambas habitaciones. El otro en el muro norte que da al a calle cerca de la salida a la galería.”

Dice haber consultado varios blogs y que no le han contestado. Concretamente cita https://www.todoexpertos.com/preguntas/84no4bflo9whrqpk/duda-potencia-ubicacion-radiadores-en-apto-del-pirineo

4.- Plano de ubicación de los radiadores existentes

Adjunto plano casero donde se ve todo lo descrito. 

“Mi duda es si, mejor que la opción de 2 de 950w. Sería:

– Opción A: en el salón, uno de 1250 w (Z-3), cerca de la salida a la galería, y uno de 750 w (z-2) cerca del vestíbulo. En el vestíbulo habría uno de 500 w (Z-1)

– Opción B: uno de 1250 w (z-3), y los otros dos de 500 w (z-1, y z-2) ya que uno está muy cerca del otro.

Acepto otras sugerencias, muchísimas gracias por vuestro tiempo y consejos.

5.- Las dudas de Fernando son las potencias que debe tener cada uno de los radiadores.

Supongo que  Fernando se asombrará cuando le diga que la potencia de los radiadores es lo que menos debe preocuparle. Es más: yo en su lugar dejaría los mismos “antiguos” radiadores existentes si funcionan. Para eso lo que puede hacer escomprobar si calientan y si es así, y no tardan mucho tiempo en alcanzar la temperatura deseada en las zonas, dejarlos como están. Tengamos en cuenta que el apartamento es relativamente pequeño, y cuando se calienta es todo él, no por partes, puesse pone en su totalidad a la misma temperatura.

6.- ¿Por qué digo que es igual la potencia que tengan los radiadores?

De lo que se trata es de que en un tiempo prudencial desde la llegada al apartamento y la puesta en marcha de los radiadoresEXISTENTES, se vaya alcanzando la temperatura deseada (entre una y tres horas) y que luego se mantenga.

Esta afirmación que parece tan rara es por el desconocimiento de lo más básico: Cómo y en cuanto tiempo se alcanza la temperatura deseada. Porque si esa temperatura se alcanza en un tiempo aceptable, los actuales radiadores pueden funcionar perfectamente sin necesidad de cambiarlos. Yo estoy convencido que quienes pusieron los radiadores actuales sabían muy bien lo que se necesitaba en esa zona del Pirineo. Por eso, repito, si los radiadores funcionan, no habría que modificar nada. Doy por supuesto que cada radiador tiene un termostato que lo desconecta cuando se alcanza la temperatura programada y se vuelve a conectar si la temperatura desciende.

7.- Aclaraciones sobre la potencia de los radiadores, su tiempo de funcionamiento y su consumo.

Es importante saber que cuando se habla de potencia de los radiadores como es el caso que nos ocupa, debe ligarse siempre al tiempo de funcionamiento. Porque el calor que producen los radiadores eléctricos depende de su POTENCIA y de su TIEMPO de funcionamiento. Todos sabemos que el consumo de los aparatos eléctricos, como es este caso, se calcula en vatios. Y los vatios a su vez se calculan mediante la formula   Amperios x Voltios = vatios

En la práctica el consumo de un radiador y de cualquier otro sistema de calefacción eléctrica se obtiene multiplicando la potencia del aparato por el tiempo ded funcionamiento. Esa fórmula quiere decir que si disponemos de un calefactor, radiador, o lo que sea, tiene una potencia de 1.500 vatios (1,5 Kilovatios) y está funcionando 2 horas, el aparato habrá consumido 1,5 KWh x 2 horas = 3 kWh y como cada Kwh produce 860 kilocalorías, en este caso los 3 Kwh producirán 2.580 Kilocalorías.

Ahora supongamos que el aparato tiene una potencia de 3 kWh y está funcionando durante una hora. El consumo habrá sido de3 kW X1 hora = 3 Kwh, como en el caso anterior. Eso demuestra que la producción de calor por un radiador (o de cualquier aparato eléctrico de resistencia) es proporcional a la potencia del aparato y su tiempo de funcionamiento.

En el caso de Fernando si coge un aparato de 1.500 W y está funcionando 3 horas consumirá lo mismo que otro aparato de 3 Kilovatios funcionando 1,5 horas. Con esto queda claro que el calor obtenido es siempre el producto entre la potencia en vatios y el tiempo de funcionamiento. Por consiguiente a mayor potencia, menos tiempo se necesita para alcanzar la temperatura, e igualmente a la inversa.

Esto es algo que debemos tener muy en cuenta, pues como todos sabemos en nuestra casa hay un cuadro eléctrico y contador de la luz que soporta y controla el consumo de electricidad que luego pagamos con la factura de la suministradora y es importanteadaptarse a lo que esa instalación permita de potencia. Si en nuestra casa tenemos contratados, por ejemplo, 6 kW, si cargamos al sistema más consumo instantáneo, se produce lo que vulgarmente se llama “saltan los fusibles”, lo que hace que se produzca un corte general de la electricidad en nuestra casa.

Por eso, en el caso de Fernando, es importante verificar la potencia admitida en la instalación de su apartamento, que viene indicada en la factura de la luz. Si tiene contratados los 6 kW del ejemplo, y carga al mismo tiempo 3 radiadores de 1.500 W (4,5 kW),  y el pequeño calefactor del baño, de otros 1.000 vatios y además enciende la plancha de la cocina de otros 1.500 vatios, se alcanza la potencia total de 7.000 vatios (7 kW), por lo que saltarán los fusibles del cuadro eléctrico.

Este hecho determina la potencia máxima que podemos cargar al sistema en cada caso. Si Fernando pone radiadores muy potentes para que se alcance antes la temperatura del apartamento, puede pasarse con esa potencia y no ser admitida por su cuadro eléctrico. Por consiguiente, debería bajar la potencia de los aparatos de calefacción para que no ocurra ese caso. Ya sabemos que eso puede resolverse incrementando la potencia actual del cuadro eléctrico, pero eso hace aumentar la potencia contratada con la compañía, lo que significa aumentar automáticamente el coste de la factura de la luz incluso si no se consume, pues aumentan los costes fijos de la factura y, en su caso, cada mes pagaría el incremento de potencia que solo necesita ocasionalmente en invierno, cuando va a su apartamento.

Por todo lo explicado, lo que parece más sensato es no pasarse de potencia, y si es posible y los viejos y actuales aparatos funcionan bien, NO CAMBIARLOS.

Ahorrar en electricidad es esencial en invierno.

Ahorrar en electricidad es esencial en invierno.

9.- ¿No serán más eficientes unos radiadores nuevos que ahorren electricidad?

Pues NO. Ese es el gran error de mucha gente: cree que si los aparatos son nuevos o modernos, serán más eficientes, o sea que con la misma potencia dañan más calor. Y eso NO ES CIERTO, pues el calor producido será siempre el mismo a igualdad de potencia consumida.

Ya sé que muchos piensan que siendo un aparato más moderno, sucederá como con las lavadoras, lavavajillas, secadoras, etc. etc,que las más modernas llegan a consumir solo la cuarta parte de lo que consumían hace pocos años esos aparatos, y eso lo vemos en los electrodomésticos cuando vamos a comprar uno nuevo, que verificamos su Eficiencia Energética, buscando la más alta: A+++.

Pero eso que vale para todos los electrodomésticos NO VALE para los aparatos calefactores eléctricos por resistencia, como son los radiadores eléctricos, cuyo calor se produce haciendo pasar la corriente eléctrica por una resistencia que convierte ese consumo eléctrico en calor, como ya expliqué. Por consiguiente, en este tipo de aparatos no busquéis la eficiencia energética, pues no existen grados: todo el calor se produce transformando la electricidad consumida en calor. El 100 por 100. Por lo tanto, no se puede pedir que dé más calor, pues no hay posibilidades de superar ese máximo del 100 por 100 de eficiencia.

Espero, amigo Fernando, que te haya servido de algo esta larga exposición. Y de paso, creo que la lectura de este artículo puede ser de interés para el conocimiento general de estos aparatos de calefacción eléctrica, y que muchos no conocen, pensando que cuanto más nuevos, gastaran menos, que, como hemos visto, NO ES ASÍ.

Espero, amigos lectores, que os haya interesado este artículo. Y si queréis,  os espero el próximo lunes dia 15 de Enero de 2.018 que publicaré otro nuevo, como vengo haciendo cada semana. Hasta entonces gracias por vuestra fidelidad.

Antonio Sánchez