Si tu hogar no venía preparado con algún tipo de instalación de calefacción fijo, deberás ver qué sistema de equipamiento  te interesa más:
  • Caldera de gas y radiadores de agua
  • Radiadores eléctricos
  • Suelo radiante
  • Bomba de calor (aire acondicionado)
  • Estufas de butano
  • Braseros
  • Chimeneas-hogar
  • Estufas de leña o similares
Voy a ir describiendo los diferentes tipos  y las  ventajas e inconvenientes de cada uno, en sucesivos artículos. Sin embargo, comenzaré con unos comentarios generales sobre el tema, aplicables a todos los sistemas de calefacción.
 
La calefacción, junto con el agua caliente sanitaria, suponen una media de consumo energético para los hogares de nuestro país, del 65 % del total por hogar. Evidentemente hablamos de medias, pues no es lo mismo calentar un hogar en Cuenca que en Málaga, por citar extremos.
 
Es necesario pues elegir bien el sistema que más nos convenga, no solo para calefacción, sino también, en su caso, para el enfriamiento en verano. Igualmente puede cambiar el sistema a elegir dependiendo si se necesita el mismo equipo también para calentar el agua sanitaria o este capítulo lo tenemos ya resuelto.
 
Un elemento a tener muy en cuenta para la elección del sistema de calefacción es que nuestro hogar no está siempre habitado de de la misma menera, ya que unas veces hay más personas, otras menos, en unos casos se usan más unas habitaciones que otras y entre habitaciones también hay que distinguir, pues no necesita la misma temperatiurta un salón, que una cocina o un dormitorio. 
 
Por eso es imprescindible que podamos regular la temperatura en cada zona y también por horas, lo que nos lleva a la conveniencia, si es posible por el sistema elegido, de poder regular cada aparato independientemente del resto. Este es un tema que trataré de forma monográfica, independientemente de cada sistema.
 
También trataré de forma monográfica la posible mejora del aislamiento, para evitar fugas de calor que nos bajarían el rendimiento energético.
 
Y finalmente, dedicaré un capítulo a los consejos generales de utilización y temperaturas ideales, destinados ambos a rebajar la factura energética. Redordemos el título de este blog: “Ahorrar cada día con….la calefacción”.