PEDRO, un lector del blog, ha dejado un comentario en mi artículo sobre los radiadores NEWATT, explicando su experiencia con 6 radiadores que compró de esa marca. En dicho artículo quise demostrar que la publicidad de esa marca al inducir a creer que esos radiadores consumen 4 veces menos que otros radiadores eléctricos era engañosa. Unos usuarios han comentado que les va muy bien (supongo que hasta que reciban la primera factura de la luz) y otros, como PEDRO, que está preocupado por no haber leído bien dicho artículo o no haberlo entendido, pues compró 6 aparatos de esa marca y ha tendió problemas. Veamos cuales han sido esos peoblemas (hasta ahora)

 
Primero transcribiré el comentario íntegro del lector. Dice así:
Hola a todos, 
Después de tanta discusión, hace unos días me compré 6 radiadores de este fabricante, concretamente el modelo de 300 W para mi casa y me los ha instalado la empresa que habitualmente confio en temas de calefacción, es decir, gente que entiende.
Al cabo de tener los equipos durante bastante tiempo en marcha, si se conseguia una sensación de confort y calor, pero me he percatado que los equipos parece ser que estén siempre en marcha, es como si no parasen, no se si esto es bueno o malo, en fin, Antonio, que opinas?
Por otro lado, ayer detecte que uno de ellos no funcionaba y se oye un ruido raro dentro como de chisporroteos hasta que escuche más tarde un estruendo que me asustó bastante y me alarmó, de este equipo salia un humo muy raro y olia muy mal, me saltaron los plomos y la fuerza de casa, llame al instalador y me dijo que era no se que fusible, en fin, no se, un lio.
Voy a ver si se puede hacer cargo Leroy de este asunto. ¿Alguna persona le ha pasado lo mismo?
Pedro Lopez”
Vamos a ir comentando los párrafos de lo explicado por PEDRO.
Naturalmente que “Al cabo de tener los equipos durante bastante tiempo en marcha, si se conseguía una sensación de confort y calor” Es que para eso están hechos: para calentar, aunque como tú dices, se nota “al cabo de bastante tiempo”. Luego añades “es como si no parasen”. Pues claro que no paran hasta llegar a la temperatura que hayas programado. Te preguntas si eso es bueno o es malo. Pues como diría el castizo, ni es bueno ni es malo, sino todo lo contrario. En serio: pero… ¿Has leído lo que he escrito en mi artículo? Creo que no, porque digo, en el ejemplo comparativo que pongo, de un emisor térmico de una potencia de 1.200 vatiosEl emisor térmico (de 1.200 vatios) tardaba 2 horas en alcanzar la temperatura ambiente en la habitación, con un consumo eléctrico de 1,2 kW x 2 horas = 2,4 kWh. Y el nuevo invento de la placa NEWATT tardará 8 horas para calentar lo mismo. ¡Sorprendente!. Pues no es sorprendente es lo lógico. Si la potencia del emisor es de 1,2 kW y la potencia del invento es de 0,3 kW, la placa es 4 veces menos potente que el emisor y por lo tanto, para conseguir el mismo calor, necesita 4 veces más tiempo, o sea las 8 horas que hemos calculado. Esto es física, matemáticas y…sentido común.”
Mi opinión está ya dicha: el consumo de energía, para alcanzar la misma temperatura en la misma habitación, es idéntico, pues la energía consumida es igual a la potencia del aparato multiplicada por el tiempo que tarda en alcanzar dicha temperatura. En el caso del emisor es 1,2 kw X 2 horas = 2,4 kwh de consumo eléctrico para alcanzar la temperatura. En el caso de esas placas NEWATT, de 300 vatios cada una (0,3 kW de potencia) el cálculo es 0,3 kW de potencia x 8 horas = 2,4 kWh. Como se ve, es el mismo consumo. En el emisor, que es 4 veces más potente que la placa, se tardaba 2 horas y en la placa, 4 veces menos potente, se tarda 8 horas. Pero la ENERGÍA CONSUMIDA, que es lo que pagamos de electricidad, en ambos casos, ES LA MISMA. ¿Dónde est´ña el ahorro? ¿Dónde está el mayor coste de las placas?’ ¿Cómo se justifica?
Para más inri, resulta que a los pocos días de instalados (cuatro o cinco), uno de ellos se ha estropeado. Dices que oíste un ruido, luego salió humo y un estruendo y que saltaron los fusibles, y que la placa ya no funciona. ¿Dónde está la tan cacareada calidad de esos aparatos que a poco de funcionar se produce un cortocircuito y se estropea uno de los aparatos? Seguro que con un emisor de esos de 20 €, que calienta y consume lo mismo, no te hubiera sucedido…Pero claro, no son tan bonitos y decorativos como esas innovadoras y “eficientes” placas.
Ya puedes presentarte de inmediato en LEROY MERLIN y exigir el cambio del aparato. No te conformes con una reparación, pues seguro que algo se ha dañado en la placa, que has pagado como buena y te ha durado cuatro días.
Cuando pagues el primer recibo de la luz te darás cuenta de si estos aparatos “ahorran 4 veces más” que los emisores térmicos normales y corrientes. Creo que PEDRO no ha leído bien el artículo y se fue a comprar estos aparatos creyendo en su publicidad engañosa, Por eso, amigos lectores, no me duelen prendas en repetir y repetir lo mismo: todos los aparatos de calefacción por resistencia eléctrica consumen lo mismo y dan la misma cantidad de calor. Y quien no se lo crea (que los hay) ya se enterarán al pagar el recibo de la luz . Y creer que compró una joya ahorradora cuando el rendimiento de estos aparatos es equivalente a un convector de 20 €. ¿Cuánto le ha costado a PEDRO el engaño de la mayor eficiencia energética? 
Me consuela saber que muchos lectores entienden bien mis argumentos y se dan cuenta de los engaños de fabricantes y vendedores. Y quien no quiera (o no sepa) verlo, peor para él.