La Web de REPSOL contiene la información sobre “Electrodomésticos para ahorrar y lograr un mundo sostenible” donde entre otras lindezas augura que en el futuro la eficiencia energética de los electrodomésticos llegará a ser de hasta A+++, que se eliminarán las clases poco eficientes E, F y G. Y entre otros consejos, da el de utilizar para lavadoras y lavavajillas, agua caliente procedente del calentador  a gas para “ahorrar tiempo y dinero”. Por lo que parece, el tiempo no pasa `para REPSOL, ya que las Etiquetas con eficiencia energética A+++ llevan ya muchos meses en el mercado, las letras E, F y G ya no figuran en las nuevas etiquetas, y por último, el supuesto ahorro de tiempo y dinero con las lavadoras y lavavajillas “bitérmicos” es una falsedad técnica. 

 

Podéis leer el contenido completo en su Web, cuyo enlace he puesto al principio. Voy a reproducir solo los elementos más destacados, para rebatirlos. 

Veamos primero lo que dice respecto del “futuro” de la Eficiencia Energética de los electrodomésticos: “…los científicos se afanan por lograr mayores cotas de eficiencia y sostenibilidad en el consumo doméstico. Basta con pasarse por una tienda de electrodomésticos para comprobar la evolución: la Etiqueta Energética clasifica de la A a la G los aparatos con tecnologías más eficientes. De hecho, algunos como los frigoríficos han superado esa barrera, con modelos A+ y A++. Y, encontraremos tamen el futuro, bién modelos A+++. Poco a poco, irán despareciendo las clases inferiores.” 


O sea que REPSOL no se ha enterado todavía de que lo que augura para el futuro lleva bastante tiempo funcionando. Deben andar todos muy preocupados con lo que sucedió en Argentina para que nadie haya reparado en los anacronismos de su Web. Veamos ahora la situación de las nuevas etiquetas Energéticas y las fechas de su puesta en marcha. (Ver nueva etiqueta a la izquierda, donde figuran hasta las clasificaciones A+++, y se han eliminado las categorías E,F,G, y no solo en frigoríficos, sino también en lasvadoras y lavavajillas.)

Noviembre de 2010.- Se publican los Reglamentos en el Diario Oficial de la Unión Europea con la ampliación de hasta A+++ en lavadoras, lavavajillas y frigoríficos. 
 
Diciembre de 2010.- Se autoriza a los fabricantes para que, de forma voluntaria, puedan utilizar ya las nuevas Etiquetas. 
Diciembre de 2011.- Suministrar ya, de forma obligatoria, la nueva etiqueta en los aparatos. La antigua Etiqueta ya no puede utilizarse más. 
Abril de 2012.- Mencionar la Nueva Etiqueta de forma obligatoria en todo el material de comunicación donde se incluya información relacionada con energía, precio o datos técnicos. Además obliga a pegar la nueva Etiqueta, de forma bien visible, en la parte frontal o superior de los aparatos expuestos en las tiendas.
Y REPSOL sin enterarse. Esperando que llegue el futuro con las nuevas etiquetas…Publicitando para el futuro lo que se anunció en Noviembre de 2.010, fue voluntaria en diciembre de 2.010 y obligatoria desde Diciembre de 2.011. 
Si este asunto se tratara de un artículo, por ejemplo, publicado en una fecha determinada, no debería actualizarse obligatoriamente. Pero cuando se trata de la página Web descriptiva de temas de interés para los ciudadanos, no se puede uno dormir en los laureles. Yo mismo acabo de verificar en la Web citada, que las trasnochadas explicaciones siguen ahí.
El otro punto a destacar es la manía persecutoria de las compañías de gas como REPSOL y GAS NATURAL, que en los años 60 se inventaron aquello de los lavavajillas y lavadoras “bitérmicos”, con una doble entrada de agua: para fría (prelavados y aclarados) y caliente para el lavado. Era una obsesión de GAS NATURAL el “meterse “ en los domiciliaos de sus usuarios no solo con el calentador a gas, sino también buscar “aparatos” que obligaran al usuario a mantener el gas, para que no se pasaran al calentador eléctrico y se quedaran sin el usuario. De ahí nacieron loa aparatos “bitérmicos”, cuando las lavadoras consumían cerca de 100 litros de agua por lavado y los lavavajillas unos 50 litros. Hoy en día, las primeras consumen menos de 50 litros en ciclo completo (unos 10 litros en el lavado, a calentar), y en el caso del lavavajillas en el lavado y aclarado calientes, gastan 2,5 + 2,5 litros, en total 5 litros, y su consumo de agua total es de 10 litros.
Con estos consumos actuales, si se trae el agua de un a calentador o caldera a gas, se pueden meter en el aparato varios litros de agua fría, de las tuberías, hasta que llega caliente, con lo que no hemos hecho nada; la máquina calentará el agua pues detectará que ha entrado casi fría. Si queréis más información sobre este tema ver mis artículos  Lavavajillas “bitérmico”, ¿cuánto ahorra realmente…
Otro punto que “mete” en el contexto REPSOL, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, es que con los aparatos bitérmicos, al meter la supuesta “agua caliente, “se ahorra tiempo y dinero”. Eso también es falso. Ni ahorra tiempo (siempre habrá que calentar toda o una gran parte del agua “caliente” que sí consume el calentador, pero que no llega caliente al aparato, con lo que el supuesto ahorro al calentar con gas en lugar de con electricidad, desaparece. Aparte de que en las lavadoras, habrá que “explicarle” al aparato que no pase de 40ºC en el lavado de prendas delicadas. Y eso, todavía no se ha inventado. Y en cuanto a tiempo, tanto las lavadoras como los lavavajillas van funcionando con el motor, se caliente o no el agua. O sea que menos consejos interesados (para su interés, claro), señores de REPSOL. Dedíquense a reducir sus costes abusivos del gas y dejen la eficiencia energética para la Unión Europea que nos dá la garantía de preocuparse por el consumo energético de sus ciudadanos.