ANDREU, un lector del blog, me ha dejado un comentario en mi artículo donde explicaba que en un principio las lavadoras automáticas llevaban un motor asíncrono de corriente alterna que permitía una velocidad de lavado y una o dos en el centrifugado. Luego apareció el de corriente contínua, donde se podía regular la velocidad a cualquier valor, iniciando lentamente el giro hasta acabar en más de 1.000 rpm en el caso del centrifugado. Hoy ANDREU nos informa del “motor sin escobillas” como el último, el mejor, que ha incorporado SAMSUNG en sus lavadoras, en la nueva serie de ECOBUBLE (lavadora con burbujas). Toca pues informar sobre ese nuevo elemento de la lavadora y también de la publicidad exagerada, manipulada y errónea elaborada por SAMSUNG sobre este motor y su incorporación a sus lavadoras. Veamos primero el comentario completo de ANDREU. Dice así:

 

Andreu Ares Martin3 de junio de 2014, 17:39

Que te parecen los nuevos motores de Samsung:
http://www.samsung.com/es/article/que-es-un-motor-digital-inverter

Por lo que entiendo, los motores actuales de las lavadoras ya son todos DC, pero ¿con escobillas o sin?

A mi si me gusta el tema de vehiculos de radiocontrol electrico y a dia de hoy todos los buenos, igual que la mayoria de helicopteros, ya usan estos motores sin escobillas o brushless, que apenas tienen desgaste, solo el de los rodamientos.

Y tu articulo muy bueno, supongo que las primeras lavadoras cuando empezaban a centrifugar se enteraria hasta el vecino del otro bloque jeje”

Esta gran “novedad” como pretenden los publicistas de SAMSUNG no es tal. Van a cumplirse cuatro años en Octubre, que el motor “sin escobillas” fue montado por primera vez en sus lavadoras por BOSCH y BALAY. Lo que no he conseguido encontrar todavía es cuándo los ha incorporado SAMSUNG, y la única pista que puedo deducir de su Web es que ha sido en la nueva generación de las lavadoras ECOBUBLE.
Para entrar en situación aconsejo leer, en primer lugar, mi artículo del 31.10.2010 que titulaba “Lavadoras BOSCH Y BALAY: Novedad Mundial En Motores”  Iré echando mano de algún artículo mío anterior para ir explicando sobre la marcha en qué consiste ese “nuevo motor” pero antes explicaré que se trata de la tercera generación de motores de lavadoras automáticas. En la primera generación eran, como ya trengo dicho, los asíncronos de corriente alterna, de dos o tres velocidades, (ver mi artículo)
La segunda generación de motores fue la de los de corriente contínua, que podían regular su velocidad desde cero hasta más de 1.000 rpm en el centrifugado.
En el primer caso, ANDREU dice “…supongo que las primeras lavadoras cuando empezaban a centrifugar se enteraría hasta el vecino del otro bloque jeje”. Pues no solo el ruido, ANDREU, sino que algunas salían “andando “ por el pasillo cuando empezaban a centrifugar y bruscamente pasaban de velocidad cero a 500 u 800 rpm. Los saltos de las lavadoras eran habituales y se aconsejaba apoyarlas en suelos rugosos, pues si eran muy finos se “iban” del sitio”. Con los motores de corriente contínua, se va acelerando la velocidad de centrifugado progresivamente para que la ropa se vaya redistribuyendo por la superficie del tambor y los movimientos sean mucho más suaves.
En esta tercera generación se ha rizado el rizo: También son de corriente contínua, como los anteriores, pero ya no hay que facilitar corriente eléctrica al inducido para crear el campo magnético necesario para conseguir el giro de éste. Permitidme que me copie yo mismo en la parte de aquél ‘artículo citado de los motores de BOSCH y BALAY. Decía:

“…Pero el motor de corriente continua tiene un inconveniente importante: hay que alimentar eléctricamente al bobinado del estator (parte exterior envolvente del motor) y también al rotor (parte central, interior, que es la que gira y acciona las poleas). Para llevar la corriente a esa parte giratoria o rotor, hay que hacerlo desde la parte fija, a través de dos escobillas de grafito que rozan sobre el colector del rotor o inducido.

“Las escobillas de grafito tienen algunos problemas:

· Ofrecen una resistencia eléctrica por el roce con el colector (o sea, calor, que no se aprovecha para el giro del tambor).
· Tienen un desgaste por su roce continuo sobre el rotor, por lo que con el tiempo hay que desmontar el motor y cambiarle las escobillas o cambiar el motor por uno nuevo. Operación muy costosa, que debe hacer el Servicio Técnico Oficial del fabricante
· El roce de las escobillas produce ruido.

Si el motor no tuviera escobillas, todos esos inconvenientes desaparecerían…

Pues exactamente eso es lo que han hecho las marcas BOSCH y BALAY, colocar en sus lavadoras el nuevo motor EcoSilence Drive sin escobillas. De esta manera se mantienen todas las ventajas del motor de corriente continua (regulación y progresividad de la velocidad) y ninguno de sus inconvenientes: ruido, pérdidas de eficiencia por la fricción de las escobillas sobre el colector del inducido y mayor duración, por no existir el problema de cambiar escobillas (o cambiar el motor).

Esto se ha podido hacer eliminando el bobinado del rotor o inducido que creaba el campo magnético necesario, sustituyéndolo por potentes imanes que crean el mismo campo magnético que el bobinado. De esta manera, no hay que llevar corriente al rotor a través de las escobillas, pues el rotor, en este caso, no consume corriente.”

Este es el gran avance del motor de corriente contínua “sin escobillas”, como era y es el llamado EcoSilence Drive en el caso de BOSCH y BALAY y el llamado Digital Inverter” en al caso de SAMSUNG.
La respuesta para ANDREU ya la sabemos: el motor sin escobillas lo tiene SAMSUNG y antes ya lo teñían BOSCH y BALAY. Desconozco si otros fabricantes lo ha incorporado, pero en aquel mi artículo de 2.010 decía “algún día todos los motores serán así”
Para contestar a ANDREU, he debido entrar en la Web de SAMSUNG para ver qué es lo que se dice de su nuevo y revolucionario motor. No me ha sorprendido encontrar una serie de explicaciones arbitrarias, erróneas o falsas, que suponen un desprecio a la inteligencia de sus clientes.
Hago un inciso: soy el primer convencido de la calidad de los electrodomésticos de SAMSUNG, un admirador de su avanzada tecnología y un seguidor de su excelente trayectoria empresarial que ha llevado a este grupo coreano a situarse entre los primeros fabricantes del mundo eN sus especialidades. Por eso me decepciona especialmente su escasa habilidad, o mejor dicho, su habilidad negativa en cuanto a las comunicaciones publicitarias a sus clientes. No puedo entender cómo esta marca, con tanta calidad en todo lo que hace, pierda la batalla de informar correctamente a los consumidores.
Ya critiqué en su día lo de las burbujas de las lavadoras ECOBUBLE, que, según su publicidad engañosa, ahorraba hasta un 70 % de energía al permitir “lavar a menor temperatura la ropa”, con lo que se conseguía ese ahorro, gracias a las dichosas burbujas. Eso es falso, como así dije en aquel artículo del 19 de Octubre de 2.011.
En efecto, cualquier lavadora actualmente puede lavar a mucho menos temperatura consiguiendo buenos resultados, simplemente porque ha avanzado la tecnología de la mecánica del lavado mediante innovaciones en el bombo de la lavadora, en los arrastradores, en los taladros, etc, y muy especialmente porque los detergentes actuales son muchísimo más eficaces que los de hace unos años y efectivos a poca temperatura. Es por esas razones que no solo la lavadora ECOBUBLE de SAMSUNG puede lavar en frío y ahorrar energía, sino que CUALQUIER OTRA LAVADORA, TENGA O NO BURBUJAS ahorra la misma cantidad de energía. Todo lo demás es publicidad barata y mentirosa.
Hoy, de nuevo, he de meterme con SAMSUNG, por esa misma manía publicitaria de esta marca en decir lo que no es. Veamos las lindezas que dice sobre sus maravillosos motores sin escobillas, que son tan maravillosos como cualesquiera otros sin escobillas, como ya se ha dicho. Veamos contenido de la Web de SAMSUNG.

1.- “…El elemento más importante que marca la diferencia entre una lavadora y otra es, claramente, su motor…

No es cierto. Lo que diferencia a una lavadora de otra es la calidad de sus componentes, su rendimiento, sus avances tecnológicos, su eficiencia energética y su programación. El motor es un elemento más, como el tambor, la placa electrónica, la bomba de vaciado, etc.

2.- “Sin embargo, algunas características del motor y determinadas piezas son las que delimitan la calidad de una lavadora y, muy importante, el tiempo de vida del que disfrutará el electrodoméstico”

Falso. Ni las características del motor ni de determinadas piezas son lo que “delimitan” la calidad de las lavadoras. Pueden ser magníficos el motor y determinadas piezas, pero si el resto de piezas y componentes son de inferior calidad, la duración de la lavadora, “el tiempo de vida” como le llaman”, siempre dependerá del tiempo que aguanten las piezas más débiles o de menos calidad. Ya pueden poner el mejor motor del mundo mundial, que esta regla es la que rige.

3.-“Las lavadoras ECOBUBLE de Samsung llevan integrado un motor Digital Inverter, para los que el fabricante coreano ofrece una garantía de 10 años*. La mayoría de marcas de lavado no ofrecen más de 5 ó 6 años de garantía por un motor, por lo que algo deben de tener los sistemas de Samsung como para que hayan alargado su confianza en ellos tantos años.

Hay otras marcas que dan garantía de 7 y 10 años total, no solo del motor. Este tipo de motor es, en efecto, más fiable y en principio de menos averías por la ausencia de escobillas, que se desgastan con el uso y que a veces hay que cambiar, pero ello no implica necesariamente una reducción o aumento de sus años de duración. En cuanto a la garantía SAMSUNG de este motor, convendría aclarar que en la letra pequeña de la garantía se dice que se cubre solo el coste del motor, corriendo de parte del usuario la mano de obra y desplazamientos del técnico (después de los dos primeros años de garantía total). Por cierto, ¿Cómo se “integra” un motor en una lavadora? ¿No sería más apropiado decir se instala, se monta, se coloca, se incorpora...?

4.- “Digital Inverter es un innovador y potente sistema que Samsung ha desarrollado para su nueva generación de lavadoras ECOBUBLE que destaca, sobre todo, por tres aspectos: ayuda a ahorrar energía, alarga la vida de la lavadora y hace una colada mucho más silenciosa”

El motor sin escobillas no lo ha desarrollado SAMSUNG, como tampoco lo hizo en su día BOSCH, sino el fabricante especializado en motores, pues estos elementos no los fabrican nunca las marcas sino empresas especializadas en la fabricación de motores.
Despejada la incógnita del principio: Dicen que este motor se ha desarrollado para su “nueva generación” de lavadoras ECOBUBLE, lo que significa que su incorporación es más reciente, y presumo que mucho después de BOSCH y BALAY, que fueron los primeros.en hacerlo En cuanto a la afirmación “ahorra energía, alarga la vida de la lavadora y hace una colada mucho más silenciosa” estoy de acuerdo. Pero eso no es exclusivo del motor DIGITAL INVERTER de SAMSUNG, sino del tipo de motor, por lo que esas mismas características no son una exclusiva de SAMSUNG, sino de cualquier otro fabricante que incorpore este tipo de motores.
Para finalizar, resumiré lo que ya afirmaba en aquel otro artículo donde hablaba de la introducción de este tipo de motores en Octubre de 2.010 por BOSCH y BALAY, que hago extensivo a todos los motores sin escobillas, los lleve la marca que sea: estos motores son:
· Más eficientes (ahorro energético)
· Más duraderos
· Más silenciosos
Sin embargo añado: No hacen milagros. Y todos los de este tipo tienen las mismas características, los instale la marca que sea, ya que no son una exclusiva de BOSCH/BALAY/SAMSUNG.
A SAMSUNG le diría que no necesita exagerar ni hacer el ridículo con su publicidad. No sé si se trata de un error de traducción del inglés o del coreano, o si los publicistas españoles han metido mano en el tema, como lo hicieron en el caso de las burbujas y de su falso ahorro energético debido a ellas. Sería recomendable que antes de lanzar al mercado esa publicidad “arreglada” sobre la documentación técnica del aparato, revisarían nuevamente los técnicos ese bodrio equívoco, exagerado y absurdo que resulta la “adecuación” de los datos técnicos a las prácticas publicitarias de la empresa.