JOAN, un lector del blog, me ha dejado un comentario en mi artículo ¿Qué marca de electrodomesticos me interesa más comprar? preguntando mi opinión sobre BEKO. Puedo dar mi opinión basada en los nueve años que mi empresa atendió la Asistencia Técnica de esta marca en toda España. 

Comenzaré diciendo que la marca BEKO es propiedad del grupo turco ARÇÉLIK, situado entre los 5 mayores fabricantes de electrodomésticos de Europa. 
En el año 1.999, al iniciar su actividad de venta de electrodomésticos de línea blanca en España, fui contratado para cubrir la Asistencia Técnica a nivel nacional. Iba a comenzar la comercialización de los aparatos de esta marca partiendo de cero pues hasta ese momento ni se conocía en nuestro país.
El Director General de BEKO Electronics España era Namik Koçer, turco como la propia empresa. Namik era (y es) una de las personas más inteligentes que he conocido y con experiencia, rápido, serio, justo y muy humano. Contrató a un Director Comercial español con mucha experiencia así como a un pequeño equipo entusiasta, y comenzó la andadura de BEKO. 
Mi empresa fué seleccionada para atender el Servicio Técnico. Por eso tuve ocasión de vivir desde el primer día hasta 9 años después, toda la historia de esta marca en España.
Reconozco que al principio, me preocupó que la tecnología y las fábricas estuvieran en Turquía, pero Namik me dijo: “no te preocupes, Antonio, ¿Conoces los electrodomésticos alemanes? Pues estos son como si lo fueran, ya lo verás”. Y así fue. Namik tenía razón. Realmente tenía razón, como pude comprobar, eran lo más parecido a los electrodomésticos alemanes que yo había visto. La experiencia técnica posterior me fue confirmando la excelente calidad de esas fábricas de BEKO.
Las ventas iban ascendiendo despacio, pero sin pausa. En años sucesivos comenzaron a comprar, además de la mayoría de Distribución de Electrodom en España, firmas como: CARREFOUR, para su marca blanca BLUESKY, EROSKI, para su propia marca blanca ECRON, la Cadena de tiendas EXPERT, con su marca blanca BRU, y finalmente, EL CORTE INGLES e HIPERCOR con sus marcas blancas respectivas SAIVOD y ANSONIC respectivamente.
Conforme iban incorporando marcas en BEKO, iba mi empresa ampliando el trabajo de la posventa de todos estos aparatos, bajo la cesión de BEKO, pues los acaparaos que vendía a estas marcas eran con la ASISTENCIA TECNICA INCLUÍDA facilitada por mi empresa, que facturaba a BEKO los costes. Eso fue así hasta llegar EL CORTE INGLES, que decidió contratar a mi empresa directamente, pagando la posventa ellos. (Ya habíamos trabajado para estos almacenes hacía unos años)
Las ventas de BEKO fueron creciendo, igual que avanzando sus modelos de aparatos. A la calidad inicial se fue añadiendo progresivamente la eficiencia energética, la actualización de funciones, la “electronificación” de los modelos… Tanto es así que el binomio calidad-precio era el mejor del mercado español. Así llegó a vender, en unos años, más de 400.000 aparatos anuales (entre lavadoras, frigoríficos y secadoras) Incluidas, claro está, las marcas blancas citadas. Todo iba viento en popa cuando en Turquía se les ocurrió presionar a Namik para vender muchísimo más…a costa de incrementar plantillas… Namik no estaba de acuerdo con ese crecimiento que no hubiera mantenido la rentabilidad. Y desde Turquía, de un plumazo, lo destituyeron. 
Siguiendo con la idea de la Central, enviaron a un joven vendedor que había hecho buenas ventas en Polonia. Pero ese país entonces era (y todavía lo es) un mercado de demanda, pues no había muchos hogares con electrodomésticos y todo el mundo deseaba adquirirlos.
Llegó el nuevo Director General “de cuyo nombre no quiero acordarme” y que llamaré Atila por lo que os explicaré. Namik había sido eliminado por Turquía al no avenirse a la gran ampliación por considerarla inviable y con pérdidas económicas. Llegó Atila y haciendo honor al histórico personaje, despidió a todo el personal de más edad que él -fuera quien fuese- y a mí me mandó un escrito de rescisión de contrato con mi empresa, quedándose él con mi red de Servicios Técnicos que yo había formado y organizado con muchos años de trabajo, y dejó de abonarme los trabajos efectuados por los Servicios (en total seis meses, unos 600.000 euros).
No me quedó más remedio que acudir a la justicia por el incumplimiento de contrato sin motivos y por quedarse con mi red de Servicios para continuar con ellos directamente desde BEKO. Tras la oportuna denuncia por mi parte, fuimos a juicio de medidas cautelares y el juez me dio la razón, ordenando paralizar cualquier actividad de mis Servicios por parte de BEKO. Había que llegar a un acuerdo, o el juicio definitivo podría tardar años. Mientras BEKO no podía atender la posventa con mis Servicios por orden del juez. Lógicamente Atila tuvo que ponerse a negociar, pues sin poder tratar con mis Servicios no podía seguir vendiendo ni atendiendo los aparatos ya vendidos. Tras una semana se vio que era imposible. Yo poco más tenía que perder, por lo que me resigné a esperar. Entonces me llamó un buen amigo y me dijo que el Sr. X de BEKO Turquía tenía interés en “negociar” conmigo. Vino a Barcelona y fuimos a cenar a un restaurante. Empezamos a las diez de la noche y a la una de la madrugada habíamos llegado a un acuerdo que se firmó y pagó al día siguiente. Me pagaron todo lo que se me debía, más una indemnización por incumplimiento de contrato por su parte.
En todos estos meses, el Servicio se había deteriorado entre otras cosas por la estupidez de Atila, que impidió que se nos enviaran desde Turquía piezas de recambio para los Servicios, lo que no hizo sino perjudicar a BEKO, que perdió a gran parte de sus clientes y estuvo a punto de perder también a EL CORTE INGLES (A CARREFOIR y a EROSKI YA LOS HABÍA PERDIDO). Así pues BEKO empezaba de nuevo y con un desprestigio enorme en el mercado. A los pocos meses, la situación era tan mala que Turquía defenestró a Atila, del que nunca más se supo. En su lugar mandaron a su superior en Europa y tuvo que trabajar muy duro, según me dijeron pues el prestigio de BEKO, después del paso de Atila, no se pudo recuperar. Hace unos meses leí que BEKO había nombrado un nuevo Director General en España, esta vez el nombrado era español. No he vuelto a hablar con personas relacionadas con BEKO desde hace más de tres años, por lo que no sé –ni me importa- su trayectoria en España.
Pero JOAN me preguntó qué me parecía el producto BEKO pues estaba interesado en comprar un aparato ya que “su precio era muy bueno”. Pues cómpralo, JOAN, porque lo cortés no quita lo valiente. He dicho en mis explicaciones que la calidad de BEKO es buena y aunque su comportamiento conmigo fue, nunca mejor dicho, “de juzgado de guardia”, la realidad de su producto es que era muy bueno, de calidad y moderno, y esto no lo va a cambiar el penoso comportamiento de algunos de sus dirigentes.
Hoy precisamente he leído en la revista de electrodomésticos MARRON Y BLANCO que BEKO ha ido a la feria de Berlín (IFA), la más importante feria del electrodoméstico del mundo, con muchas novedades en sus aparatos. Aquí tenéis el enlace del artículo.